Escrito por Tendenzias

¿Abstinencia durante toda la vida?

“El amor verdadero es posible sin el deseo” Una afirmación que ha generado toda una revolución en el mundo de la concepción del amor.

abstinencia

Razones de la proabstinencia

Gabrielle Brown, antigua profesora de psicología en Berkeley (California), afirmó hace ya algunos años que el amor verdadero es sólo posible sin el deseo. “La dedicación plena, libre de valores, no se realiza en el éxtasis del cuerpo, sino en un orgasmo del corazón“.

En el libro de Gabrielle Brown que se citó en un momento determinado tan a menudo, “Amor sin sexo: por qué cada vez más hombres y mujeres viven sin el sexo”, los fanáticos por la castidad, tanto hombres como mujeres, aportan los siguientes argumentos para fundamentar su abstinencia voluntaria:

  1. El deseo es una falacia. Le es impuesto al hombre por la variedad de forma inconsciente.
  2. Las relaciones íntimas agotan, por sus imposiciones mentales tanto como por sus exigencias físicas.
  3. Las relaciones íntimas son malas para el amor. Sólo en una pareja “pura” es posible la comprensión mutua y la ternura, lejos de desconfianzas y egoísmos.
  4. Las relaciones íntimas no hacen feliz. Para autorrealizarse es mejor prescindir de este tipo de relación que no lleva sino a sufrir confusiones.

Al que a pesar de todo le plantee problemas la abstinencia: la meditación y el yoga le enseña al hombre el camino “de un estado semianimal a una conciencia universal de Dios“.

Si todo esto no sirve de nada, la autora aconseja duchas frías y dormir sobre una tabla de madera, huyendo la compañía, hasta que se llegue a un estado de control sobre los deseos, tanto los originados en el cuerpo como los que surjan del instinto de posesión.

pareja-besandose

Razones contra la abstinencia

El doctor Werner Habermehr, antiguo profesor de sociología en la universidad de Bielsfeld, autor del ya clásico libro “El doble de Ralf. El comportamiento sexual de los alemanes”, criticó las tesis de la señora Brown de la siguiente manera:

  1. Si no existiese realmente la necesidad de las relaciones íntimas, resultaría muy difícil explicar el hecho de que en todo el mundo los hombres actúen guiados por su condición genital.
  2. Claro que las relaciones íntimas son agotadoras, ¡y eso es lo bonito! Pero más que agotador es relajante. Las personas poco activas en este tipo de relaciones llevan dentro mucha tensión y son mucho más irritables.
  3. Esto es una afirmación objetivamente errónea. Todas las investigaciones científicas han dado como resultado que las parejas que tienen una vida plena son mucho más felices. Las relaciones íntimas son casi una condición necesaria para una buena relación. Sólo las personas para las que desde siempre el amor ha significado más frustración que placer, llegan a estas conclusiones.
  4. Es exactamente al revés. Las relaciones íntimas son un elemento imprescindible de la autorrealización. Quien ignora una parte importante de la totalidad humana, lógicamente no se podrá realizar en su totalidad. Jamás provocar represiones puede dar lugar a sentirse más feliz y liberado.

depsicologia.com

Newsletter