Escrito por Tendenzias

Amigos con derechos ¿puede salir bien para ambas partes?

Amigos con derecho a roce ¿Se puede sólo ser amigo de alguien con quien se tiene sexo sin acabar enamorándose?, ¿Dónde están los límites entre la amistad y el amor? ¿Cómo cuidarme en este tipo de relación? ¿Qué dicen las investigaciones?

Amigos con derechos: definamos relaciones

La forma en la que nos relacionamos ha ido cambiando con el paso de los años, los valores cambian y las necesidades afectivas también puesto que la posición del hombre y la mujer ha cambiado socialmente. Hoy día, la libertad prima por encima de muchos otros factores o necesidades, libertad que a veces puede estar ocultando un fuerte temor al compromiso o a la intimidad emocional, pero que habría que ver en el caso por caso.

Actualmente se pueden hablar de relaciones monógamas, relaciones abiertas, relaciones de poliamor, relaciones de una noche, amigos con derecho, encuentros…

Centrándonos únicamente en los amigos con derecho, ésta consiste en una relación de confianza con la otra persona a la que además se le suma el placer del encuentro físico:

  • No hay amor, puede haber cariño pero no es lo mismo que enamorarse o conjugar juntos el verbo amar.
  • No hay aspiraciones a enamorarse, una cuestión a tratar y delimitar antes de empezar este tipo de relación para que ambas partes sepan qué están iniciando y no haya falsas expectativas.
  • No hay compromiso ni fidelidad, puesto que no es una relación monógama.

Este tipo de relación suele resultar atractiva porque ambas partes mantienen una fuerte sensación de libertad, pues cada uno puede hacer lo que quiera sin tener en cuenta al otro, ni sus intereses ni aspiraciones.

Si a uno no le apetece quedar no pasa absolutamente nada puesto que no se juega nada de lo personal ni de la relación. Es una amistad donde se comparten los cuerpos durante momentos concretos, no hablamos de proyectos en común ni para el presente ni para el futuro.

Esto no implica que sólo haya encuentros físicos, cuando se habla de amigos con derecho a roce suele haber primero una amistad o se crea un ambiente amigable donde dos personas tienen muchos aspectos en común, donde se valora el tiempo juntos más allá del sexo y, por tanto, no suele centrarse todo en el físico, sino que se comparten momentos fuera de la cama.

Ciñéndonos al modelo de relación más habitual dentro de este aspecto, diríamos que están los amigos de siempre que dan un paso más y rompen la barrera sublimada de la amistad hacia un terreno físico y, por otra parte, aquellos que desde el principio sienten una fuerte atracción física y tienen muchas cosas en común, pero que no quieren ninguna relación de compromiso, por lo que inician una amistad con derechos y sin aspiraciones a más.

Amigos con derechos: Cuidados físicos y emocionales

Si estás de lleno en una relación de amigos con derechos es importante mantener unos cuidados físicos y también emocionales.

Prevención

Uno de los grandes peligros que conlleva una relación abierta, una relación tipo amigos con derechos o los encuentros de una noche es la mayor probabilidad a contraer algún tipo de enfermedad de transmisión sexual.

A pesar de que se supone que hay una mayor información sobre los métodos anticonceptivos para hombres y mujeres, que se sabe que los anticonceptivos hormonales no previenen este tipo de enfermedades sino que son necesarios los anticonceptivos de barrera (preservativo masculino o el preservativo femenino) y que la píldora del día después no es un anticonceptivo sino un tratamiento de emergencia, todavía son muy altas las estadísticas que hablan de relaciones de riesgo.

Si la relación de amigos con derecho va a ser abierta es fundamental cuidarse íntimamente para evitar sustos, enfermedades y embarazos no deseados.

Si esperas más

Antes de iniciar este tipo de relación lo mejor es sentarse a hablar fríamente sobre el asunto, poner los detalles sobre la mesa y dejar muy claro cuáles son los límites de la relación. Es fundamental no generar falsas expectativas y no permitírselas uno porque no es una relación romántica.

No vale agarrarse a la ilusión de que con el tiempo se conquistará el corazón de la otra persona o se acabará convenciendo de que es contigo con quien tiene que estar. Tampoco aceptes este tipo de relación si piensas que mejor esto, antes de no pasar nada de tiempo con la otra persona porque ya estás enamorado. Ambas situaciones van a dar lugar a un desencuentro en la amistad.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Si tienes una relación de amigos con derecho a roce y sientes que tú estás dando más o esperas más, es muy posible te estés implicando emocionalmente y acabes con el corazón roto.

En tus relaciones siempre pregúntate ¿esto que vivo es bueno para mi, me hace sentir bien, me tratan como merezco? Si la respuesta es “sí” perfecto, si es “no”, si sientes que necesitas más, que mereces más… tal vez tengas que reflexionar. Quizás estas en “un lugar equivocado”.

Amigos con derechos: Mujer y prejuicios sociales

Una cosa es la teoría, otra distinta la práctica. Es difícil poner fronteras a las emociones, ya que el cerebro y el corazón no siempre se ponen de acuerdo.

Muchos guiones de cine suelen basarse en momentos actuales de la sociedad, películas que van a atraer al público porque se pueden sentir reflejadas en ellas. Desde hace unos años nos encontramos con series y películas donde los Amigos con Derechos son una parte importante de la trama o el tema principal: Anatomía de Grey, Friends, Sin compromiso (Natalie Porman y Asthon Kutcher), Amigos con derecho a roce (Mila Kunis y Justin Timberlake).

Mientras los medios de comunicación, el cine, la televisión a menudo mandan un mensaje a la mujer sobre el efecto liberador de este tipo de relaciones, los efectos emocionales sobre la mujer rara vez se mencionan. Y tengamos claro que la sexualidad del hombre y la mujer son diferentes, desde el punto de vista biológico como psicológico, puesto que la mayoría de las mujeres tienden a establecer conexiones emotivas con más facilidad cuando el sexo está presente, que los hombres.

Si en el cine o la televisión nos presentan a una mujer que se despierta radiante después de una aventura de una noche, algunas investigaciones sugieren lo contrario.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Hay mujeres que después de una aventura de este tipo se siente avergonzadas y quisieran que no hubiera sucedido. Si para los hombres tener sexo casual, relaciones sin compromiso está recompensado socialmente, les hace más expertos sexualmente, todavía no ocurre lo mismo en el caso de la mujer.

En general muchas mujeres se avergüenzan de tener relaciones esporádicas o casuales, a raíz de esto pueden tener angustia. Si estas relaciones se repiten con la misma persona puede suceder que la mujer establezca vínculos emocionales para mitigar su desasosiego; algo así “como siento algo por él es normal que tenga sexo, pero tener sexo sólo por atracción física no está bien”.

Muchas mujeres han sido y siguen siendo educadas en el rol de novias, esposas y luego madres. De esta manera, las relaciones con hombres han de seguir unas fases como amistad, noviazgo, matrimonio, cuando estas fases no se dan o se alteran la mujer se puede llegar a sentir desconcertada.

Se educa en unos roles que implican que la sexualidad femenina siempre queda subyugada al amor y al vínculo emocional con un otro, donde el placer queda difuminado con otros aspectos que no tendrían por qué tener una relación directa.

La realidad es que los prejuicios y los juicios sociales, todavía, siguen señalando a las mujeres que disfrutan de su cuerpo como quieren con comentarios masculinos como “con ésta puedo acostarme unas cuantas veces y ésta podría ser la madre de mis hijos”, verídico en pleno siglo XXI y en edades jóvenes.

Las mujeres deberían de poder vivir plenamente su cuerpo y su vida de la manera en la que cada una lo considere. Eso sí, siempre es importante llamarle a las cosas por su nombre y no enmascarar una relación sexual pura con una historia de amor, pues estaría habiendo una negación del propio deseo sexual -habría que preguntarse por qué – y se estaría negando la posibilidad de continuar en este tipo de relación de amistad con beneficios o de un encuentro de una noche.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

El futuro de los amigos con derecho a roce

La Society for Scientific Study of Sexuality realizó una investigación donde demostraba que, en el momento en el que la amistad se convierte en algo más, el vínculo de la amistad va perdiendo fuerza con el tiempo y en la mayoría de los casos finaliza. Concretamente, sólo el 26% de las parejas de relaciones con derechos siguen siendo amigos superados los tres años.

La razón estaría asociada a que los sentimientos que puede provocar un encuentro íntimo en el plano físico no puede ir acompañada de una conversación demasiado íntima o profunda, debido a que puede generar la sensación en el otro de un deseo de mayor compromiso en la relación, lo que no resultaría aceptable según los términos descritos.

Por tanto, se estarían dejando de lado temas importantes a nivel individual y que antes se hablarían normalmente dentro de un concepto de amistad, o si surgen problemas entre ambos a veces tampoco se adentran en ellos.

Esto viene a mostrar cómo la comunicación sigue siendo un aspecto esencial y primordial dentro de todo tipo de relación. Así que, si en una relación de amigos con derecho a roce acaban deteriorándose los encuentros para hablar por temor a lo que el otro pueda pensar, se acaba deteriorando la relación misma.

La mejor relación nace de la libertad, no de depender el uno del otro, sino de tener la convicción de que si estamos juntos es porque lo deseamos los dos.

Continuar leyendo

A continuación, os dejamos otros artículos sobre relaciones de pareja que os pueden resultar interesantes para seguir reflexionando:

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos