Escrito por Tendenzias

Claves para reconocer a un psicópata

Claves para reconocer a un psicópata y desmitificar la idea de que todos los psicópatas son asesinos o todos los asesinos son psicópatas. Quién sabe, a lo mejor te sientes identificado con alguno de los rasgos que definen la psicopatía y descubres algo nuevo de ti mismo.

Antes de comenzar a hablaros de cuáles son los rasgos más característicos de la psicopatía, permitidme deciros que no todos los psicópatas son asesinos, ni todos los asesinos son psicópatas.

En el mundo del cine y en algunos blogs hablan de la psicopatía asociada a la violencia pero, los estudios e investigaciones realizadas sobre el mismo, afirman que uno puede tener una personalidad psicopática y no tiene por qué hacer conductas antisociales.

Dicho esto, es más fácil que uno pueda tener una personalidad psicopática o se sienta reflejado con algunos criterios de la misma sin que nunca haya pensado en qué tipo de personalidad tendría.

Claves para reconocer a un psicópata

Las claves que os vamos a dar a continuación son los criterios que se utilizan para el diagnóstico de psicopatía. Esto quiere decir que para que uno sea etiquetado con dicho nombre debe cumplir muchos de los criterios que vamos a citar y no uno solo.

Recordad que estas claves sólo son una aproximación, después hay que evaluar a cada sujeto de manera personalidad, respetando su subjetividad.

Falta de empatía

La falta de empatía es uno de los rasgos más conocidos de la psicopatía. Se entiende la falta de empatía como una incapacidad para ponerse en el lugar del otro, de no poder identificarse con lo que siente la otra persona y compartir sus sentimientos. En la psicopatía la empatía es cero.

Pueden hacer un como sí, es decir, fingir o o dar una respuesta social positiva que sea similar a la empatía pero no hay un sentimiento ni una identificación real, es un teatro. Es una simulación de las emociones.

Falta de remordimientos

La falta de culpabilidad o remordimientos es otra de las características más conocidas o llamativas de la psicopatía.

No es capaz de prever las consecuencias que pueden provocar sus conductas en los demás, aunque tampoco es algo que vaya con él. Su mundo únicamente es él mismo y se siente por encima de los demás, entonces ¿cómo va a sentir culpabilidad alguna?

Irresponsabilidad

La falta de culpa y sus dotes de manipulación lo convierten en una persona que vive sin ningún tipo de remordimiento ni sentimiento de responsabilidad. Es más, si uno tiene una disputa con ellos, su entereza o certeza ante “no es mi culpa” puede hacer que uno se acabe planteando que la culpa la tiene uno mismo y que ha exagerado la situación.

Ante todo, la culpa siempre la tienen los demás y no él.

Encanto superficial

Al sentirse superiores en todo momento y como dioses de cualquier lugar, no manifiestan ningún tipo de ansiedad o temor. Suelen tener una personalidad que arrolla con los demás, que seduce por muy superficial que sea pues saben qué es lo que atrae a los demás y cómo conseguir ser aceptado entre los seres inferiores.

Extrovertidos, poderosos, encantadores, decididos… suelen ser descritos con características de personalidad muy atractivas para los demás, por lo que suele interpretarse como personas que gozan de una muy buena autoestima aunque, simplemente, estamos hablando de psicopatía y de su sentimiento de superioridad junto con la degradación del otro.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Manipulación

Los psicópatas saben qué tienen que decir y cómo decirlo para conseguir un efecto determinado. A veces, puede parecer que la empatía es la que está entrando en juego, pero nada más lejos de la realidad, es un cascarón vacío que sabe qué hilos debe de mover para poder llegar al fin que desea.

Por supuesto, no importa cuáles sean los medios a utilizar para llegar hasta el objetivo final deseado y qué consecuencias pueda tener en las personas que utiliza, no hay empatía ni hay sentimiento de culpa que pueda diezmar su interés.

Grandiosidad del yo

Un psicópata se ve así mismo como una persona grandiosa, elevada y por encima de todos los demás. Siente que el mundo gira entorno a él y sus necesidades, por lo que no importa a quién tenga que utilizar para poder obtener lo que desea.

Éste es otro de los rasgos más potentes de la psicopatía, su elevado narcisismo. Es una persona egocéntrica, pues e mundo sólo es lo que tenga que ver con él y nada más; se siente el más inteligente, el más poderoso y el más de todo, los demás son peones en su tablero.

Mentirosos patológicos

Dicen que de un psicópata uno no se puede fiar, puesto que son más mentiras las que salen de su boca que verdades.

Pueden mentir de una forma descarada y, como ya antes mencionábamos, sin sentimiento de culpa ni remordimiento, sólo usa las palabras necesarias para conseguir cuanto desea. Esas mentiras pueden ser muy difíciles de descubrir pues no muestran ningún signo de ansiedad ni de duda cuando lo hacen, además que con ese encanto de saber qué decir y cuándo decirlo, es más fácil que uno caiga rendido ante su falso carisma en lugar de hacerse preguntas.

google_ad_client = 'ca-pub-2343544197275744';google_ad_slot = '7261601681';google_ad_width = 640;google_ad_height = 300;

Incapaces de tener relaciones duraderas

Con mayor frecuencia, los lazos afectivos que establecen son de corta duración pues no tienen las mismas emociones que los demás, son conscientes de esa falta de empatía y comprensión, pueden ser deseantes de ese amor pero no pueden ofrecerlo de la misma manera.

Eso no implica que haya psicópatas que puedan intentar llevar una vida normalizada socialmente y que tengan a su pareja o hijos, pero no saben manejarse con sus emociones y suelen ser descritos como fríos emocionalmente.

También se describen las relaciones que él establece como basadas en el utilitarismo, toda persona tiene fecha de caducidad en cuanto ha conseguido lo que ha querido de ellas.

Conductas antisociales

Una vertiente de la psicología, tal y como os comentábamos en el artículo “Psicopatía: Definición, origen y síntomas“, entiende que la psicopatía está formada por una personalidad psicopática que puede cursar o no con conductas antisociales.

Dicho esto, esas conductas antisociales están clasificadas como: Tendencia al aburrimiento, problemas de autocontrol y una fuerte necesidad de controlar todo lo demás, suelen ser impulsivos, aparecen problemas de conducta a edades tempranas que pueden derivar en delincuencia juvenil, pueden tener un estilo de vida parásito en el que se aprovechan de los demás y tienen dificultades para establecer metas realistas a largo plazo.

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos