Escrito por Tendenzias

¿Cómo hacer un buen encuadre en psicoterapia?

El encuadre es un elemento fundamental en la psicoterapia, es el momento en el que establecemos unos límites y normas necesarios para el paciente y el buen funcionamiento de la terapia. Os contamos con más detalle en qué consiste.

terapiadepareja9

¿Qué es el encuadre?

Cuando un terapeuta establece el encuadre o el marco analítico se está permitiendo la instauración de la cura psicoanalítica. Éste delimita y marca unas pautas que permiten que el paciente se encuentre contenido dentro de un tiempo y un lugar, permite que se produzca la transferencia del paciente hacia el analista así como la libre asociación entre otros aspectos del método psicoanalítico.

El analista o terapeuta se convertirá en la persona que debe hacer que el encuadre se cumpla y el paciente ser la persona que lo respeta una vez que lo ha aceptado. Esto también marca la asimetría que hay en esta relación pues cada uno de ellos cumplirá un papel diferente dentro de la terapia.

Siempre que se produzca una ruptura del encuadre por cada una de las partes, el analista debe de preguntarse qué es lo que está ocurriendo en la sesión para saber qué ha pasado; en el caso del terapeuta ¿es algo contratransferencial o algo de su propia historia que hay que trabajar?, en el caso del paciente ¿se ha producido un pasaje al acto y por qué?

Resumiendo, “el encuadre sería una serie de reglas que configuran el contexto analítico”.

psicoterapia_niños

¿Por qué es importante el encuadre?

Hacer un buen encuadre es fundamental para el desarrollo de la terapia porque se están poniendo las bases al comienzo de un trabajo analítico. El paciente necesita saberse contenido dentro de la terapia, necesita saber cómo es el funcionamiento y cuáles son las “reglas básicas” a las que adaptarse.

Por tanto, muchos psicólogos afirman que el encuadre debe hacerse en la primera entrevista, al final de ésta. Una vez que se ha escuchado el motivo de consulta, tanto el manifiesto como el latente (o al menos nos hemos acercado a él), al final de la sesión se le explica al paciente cuál sería el encuadre para que sepa cómo es el funcionamiento y qué es lo que se espera de él.

Cada profesional tiene su propio estilo pero vamos a señalaros algunos de los elementos que consideramos importantísimo señalar durante el encuadre para que podamos discernir las rupturas de encuadre futuras como una respuesta al momento de la terapia y no a una falla propia de la primera sesión.

psicoterapia

¿Qué elementos hay que tratar en el encuadre?

Horarios: En este primer momento también se debe cerrar con el paciente los días y horas a los que tiene que acudir a la sesión, lo ideal es que cada semana sean los mismos para que pueda establecerse un hábito, lo que va a favorecer mucho el trabajo en sesión.

A su vez, reseñar el respeto del horario pues las horas son fijas y si llega 5 minutos tarde él ha perdido ese tiempo y no se puede recuperar al final. El terapeuta tendrá que preguntarse qué es lo que está ocurriendo si el llegar tarde se convierte en una pauta, igualmente si llega temprano. Horas fijas en todos los sentidos, así podremos obtener más información sobre qué es lo que está ocurriendo y estaremos respetando nuestro propio encuadre.

Tiempo de sesión: Dependiendo de la orientación de cada uno, el tiempo puede ser variable o uniforme, sea como sea esto también hay que señalarlo. Para aquellos que trabajen con un tiempo uniforme en las sesiones, se debe señalar al paciente la duración ya sean 45 minutos, 50 minutos, una hora.

Forma de pago: El coste de la sesión es una preocupación habitual que suele estar en los pacientes y que se trata durante el encuadre. No sólo hay que informar al paciente de los propios honorarios, también hay que establecer con él un método de pago que puede ser realizar el pago de la sesión al final de ésta, realizar el pago de todas las sesiones a final de mes, etcétera.

También, en la actualidad, muchos profesionales están escuchando las dificultades económicas de sus pacientes por lo que muchos intentan adaptar sus honorarios a las posibilidades o buscan alternativas como es derivar a otro profesional con unos honorarios más bajos o asociaciones. Esto también se cierra en la primera sesión, es el momento en el que se establecen las bases para iniciar un trabajo terapéutico.

Faltar a la sesión: Esto también se debe tratar en la primera sesión pues es una información importante y que debe de quedar muy clara desde el primer momento porque pueden producirse actings a lo largo de la terapia. La mayoría de los profesionales cobran la sesión si el paciente no aparece en la consulta, es su hora de trabajo y el terapeuta la tiene reservada para él. También se debe de tratar qué pasa si anula una sesión con tiempo ¿se le puede buscar otro hueco a lo largo de la semana y recuperar esa hora?, ¿con cuánto tiempo debe anular la sesión?, etcétera.

Vacaciones: Si se tienen claras cómo van a ser las vacaciones del profesional es bueno que se comenten desde un primer momento para que el paciente pueda saber en qué momento se van a interrumpir las sesiones y porque es frecuente que días antes de vacaciones ocurran cosas a los pacientes que se deberán de trabajar e interpretar si es necesario.

Método de trabajo: En este momento también se puede explicar cómo es el método de trabajo del terapeuta, aspectos tan importantes y básicos como la confidencialidad, qué es lo que se espera del paciente… Cada profesional con su propio estilo y en función de su orientación.

depsicologia.com

Newsletter