Escrito por Tendenzias

¿Cuál es el proceso de una terapia psicoanalítica?

¿Nada más llegar a una terapia analítica vas al diván? ¿Todas las terapias tienen la misma fundamentación teórica y por tanto, siguen el mismo procedimiento psicológico? En DePsicologia.com nos introducimos en un modelo de terapia psicoanalítica para ver cuáles son cada uno de los pasos del proceso paciente – analista.

divan-psicoanalisis

Imagen: clarin.com

A pesar de la orientación de cada psicólogo, cada profesional utiliza las técnicas y el método psicoanalítico que considera adecuado y, por tanto, puede realizarse una escucha psicoanalítica sin llegar a realizarse un análisis ortodoxo, como puede ser una psicoterapia psicoanalítica que es diferente de un análisis vero.

Cuando hablamos de una terapia psicoanalítica vamos diferenciar tres momentos fundamentales:

Entrevistas

En un primer momentos se lleva a cabo la recepción y acogida del paciente, una entrevista en la que se escucha al paciente narrar su motivo de consulta consciente como el latente. La primera entrevista es muy importante, tanto para el paciente como para el analista, ya que será el preludio de una relación, donde se van a asentar las bases de la misma.

Seguida de esta primera entrevista, las siguientes sesiones suelen ser entrevistas semidirigidas por el analista para poder obtener información del paciente de las diferentes áreas de su vida: pareja, familiar, amistades, trabajo… Esta información le permite al analista tener una pequeña imagen de la persona con la que va a trabajar, detallar su estructura psíquica y la forma de trabajo más idónea.

El número de sesiones necesarias para este primer momento varía en función del analista y del paciente con el que se esté trabajando, pero suele ser un máximo de 6 sesiones.

Una vez que se ha recogido toda la información a través de las entrevistas, hay analistas que suelen utilizar técnicas proyectivas para poder obtener otro tipo de datos, tanto conscientes como inconscientes. Dicho lo cual, también hay psicoanalistas que no utilizan ninguno de estos test y con una escucha analítica pueden comenzar a hacer las hipótesis pertinentes para el caso.

Las técnicas más utilizadas son una combinación de test proyectivos gráficos que dependerán de la edad del paciente como “HTP” (Test Casa, árbol, persona);  test temáticos como “Test de Relaciones Objetales” o el “Test Pata Negra”; otras técnicas de percepción visual como el Test de manchas o Rorscharch.

Una vez terminadas estas entrevistas hay una sesión de devolución de información en el que el analista devuelve al paciente la información recogida y las conclusiones obtenidas tanto del análisis como de las entrevistas, su opinión profesional y una orientación del diagnóstico.

En este punto puede derivarse el paciente a otro analista o psicólogo si se considera que no puede trabajarse con ese paciente ya sea por motivos personales del analista (si tiene sentimientos que contraindican la terapia, ya sean positivos o negativos; porque no se haya establecido la alianza terapéutica, porque no trabaja o no está especializado en el tipo de terapia necesaria, etc.) o porque el paciente desea cambiar o por otros motivos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Análisis

A continuación, comienza el tiempo del análisis en el que las entrevistas han finalizado y comienzan las sesiones analíticas.

En este proceso ya no va a haber indicaciones directivas del tipo “hábleme de su familia”, el proceso analítico que comienza es el discurso del paciente en toda su extensión.

Es el intento del paciente de dejarse llevar por su pensamiento y sus sentimientos, ponerlos en palabras para que el analista pueda seguir el hilo del inconsciente que va fluyendo a través de las asociaciones libres que el paciente realiza. Para ello, el paciente tendrá que evitar en lo posible su propia censura, hablando de cualquier ocurrencia que le venga a la mente.

El analista estará manteniendo su escucha en todo momento, prestando atención parejamente flotante y, de esta manera, podrá escuchar el inconsciente del paciente y hacer las intervenciones analíticas pertinentes (señalamientos, interpretaciones…).

El espacio analítico varía en función del analista y la escuela psicoanalítica a la que pertenezca. Durante las entrevistas iniciales el paciente y el analista suelen estar cara a cara; cuando se inicia el proceso analítico el analista cambia su posición colocándose tras el diván y el paciente puede recibir la invitación de tumbarse en el diván cuando esté preparado, pudiendo iniciar el análisis viendo a su analista si continúa sentado en la silla o iniciando un análisis vero si se tumba en el diván, por lo que su analista quedará tras él.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Hay pacientes que nunca pasan al diván dependiendo de las consideraciones que tome el analista conforme al diagnóstico que haya realizado y las necesidades mismas del paciente.

Cura psicoanalítica

El fin de una terapia analítica lo determinará el analista si es que está concluye correctamente y, sin duda alguna, es una nueva etapa para el paciente ya que hay una relación muy intensa, y en nada parecida a cualquier otra, que termina.

Antes de realizar un análisis, se debe de tener en cuenta este tipo de terapia no sólo conlleva un coste económico (como todas las demás) y temporal, si no que es un verdadero esfuerzo emocional porque se trabajan todas las etapas de la vida, a donde el inconsciente de cada uno le lleve.

Es una auténtica experiencia.

¿Qué otros modelos u orientaciones conocéis y cuál es vuestra experiencia?

Imágenes: psicologia.humanet.co, sinmordaza.com

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos