Desempleo | efectos psicológicos
1 voto

Desempleo | efectos psicológicos

El desempleo tiene efectos psicológicos en las personas.

Las cifras del paro han descendido en el mes de mayo, aún así son mas de 4.000.000 de desempleados los que registra España, una de las tasas más altas de la Unión Europea. El desempleo afecta a la persona y a su entorno. Quedarse en paro tiene efectos psicológicos, el profesor de Psicopatología de la Universidad de Murcia José Buendía refleja este tema en su libro “El impacto psicológico del desempleo” en Depsicología te los contamos.

desempleo

José Buendía comenta que el desempleo supone un impacto más allá del subsidio, de la cola del paro. El primer gran impacto para el desempleado es el llamado “síndrome de invisibilidad”

¿Qué es el síndrome de invisibilidad?

Cuando una persona tiene este síndrome siente “que no lo ven, que no cuenta”. En una sociedad competitiva parece solo cuenta lo que se tiene o lo que se aparenta tener. Un parado que esté paseando por las calles mire los escaparates, vea en la televisión productos que no puede comprar, se sentirá mal. Como si ya no formar parte de esa sociedad de consumo.

El mundo sigue, pero cada vez son más las personas en paro que día a día sufren los efectos psicológicos. Hay personas en paro que se atreven a pedir ayuda, recurren a familiares o instituciones como Cáritas, pero hay personas que por temor o vergüenza no piden ayuda.desempleo efectos psicologicos

El trabajo es fuete de bienestar psicológico y social y es un derecho de la persona.

Quejarse del exceso de trabajo, del jefe o del sueldo son temas frecuentes en todas las empresas. Aún así el trabajo ocupa gran parte de nuestras vidas

  • El empleo impone una estructura del tiempo.
  • Implica experiencias compartidas.
  • contacto con personas ajenas al núcleo familiar.
  • vincula al individuo en metas y proyectos que le hacen crece.
  • Proporciona un estatus social.
  • Crea hábitos y rutinas diarios.

Los efectos psicológicos son diferentes según la edad de las personas desempleadas

  • Una perdida de autoestima se da en todos los grupos. En los jóvenes: Mayor estado de agresividad y rebelión, que poco a poco deriva en otro de marginalidad. El paro se vive como un fracaso que puede predisponer a la depresión, reducir su círculo social y aumentar su pasividad.
  • Suelen recluirse en casa, ver la tele, tienen vergüenza ante la familia y amigos. Irritabilidad, trastornos psicofisiolóticos, problemas digestivos, dermatológicos. Piensan que ellos son los culpables de estar en paro.

desempleo efectos psicologicos

Las personas más adultas

  • Pasan por varias fases. Una primera de shock, donde se experimenta desorientación, confusión ante lo sucedido y  miedo.
  • Pueden pasar una fase de incredulidad, en que piensen que están de vacaciones, se pueden dedicar a hacer reparaciones en casa, pero en cuanto comienzan a buscar trabajo y experimentan fracasos puede aparecer la irritabilidad.
  • Cuando realmente asumen el desempleo lo viven como un fracaso personal y social, al igual que los jóvenes tienden a quedarse en casa ante la tele o duermen más de lo habitual con una gran sensación de vacío..
  • Se ha demostrado que una irritabilidad desproporcionada y un sentimiento de estar desmoralizado junto con la hostilidad son factores clave que pueden llevar a trastornos cardiovasculares.

Luego una persona que está en paro y cada vez está más desmoralizado, irritable le cuesta dormir es conveniente acuda al médico para  que pueda orientarle y si fuera necesario recibir el tratamiento más adecuado.

En Depsicología nos interesa tu opinión, si tienes sugerencias o ideas déjanos tu comentario, gracias por leer Depsicología.

Fuente|.consumer.es/

Fotos|siempreenmedio.wordpress.com,nuttre.wordpress.com

depresioncausas.com/

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

10 Comentarios

  1. Miguel dijo...

    Hola, estoy de acuerdo con el articulo “efectos psicológicos del desempleo”
    Hace año y medio que lo sufro y no solo son estas las consecuencias hay muchas más, la perdida de amistades, o que creías que eran amigos, el acoso de tus acreedores, en mi caso ya me han colocado en ASNEF, las inútiles esperanzas en empresas donde sabes que no te van a llamar después de hora y media de entrevista, aguantar la clásica e insoportable pregunta”¿i que vas a hacer? o la típica frase “no te preocupes hombre que algo saldrá”. Todo esto te hunde muy deprisa y si te encierras en ti mismo alcanzas el síndrome de la soledad, donde te sientes inútil y rechazado en una sociedad donde desde pequeñito te enseñan que tienes que ser una persona de provecho, en mi caso particular, autónomo durante 23 años sin prestaciones por desempleo, después de haberlo perdido todo camión, tarjeta de transportes etc… Y estar hundido en la más pura de las miserias, si a esto le sumamos la situación de España que se traduce en: no voy a encontrar trabajo, porque no hay trabajo, muchas veces al cabo del día se te pasa por la cabeza el quitarte de en medio.
    Voy a pegar este articulo en mi blog, si hay algún inconveniente lo retirare a la mayor brevedad, un saludo desde Zaragoza

  2. Ángel dijo...

    A todo ello hay que sumar el efecto sobre las relaciones más cercanas. Si es a nivel familiar, el matrimonio entra inmediatamente en crisis, sobre todo, si sucede como en mi caso en el que ni mi esposa ni yo ganamos lo suficiente como para convivir y todo ello nos ha conducido a un proceso de divorcio. Aparecen pues otras figuras como los parientes a los que acudes para poder sobrevivir mientras se resuelve el conflicto; esta dependencia económica activa los problemas pre-existentes, tales como reproches, degradación del pariente que no genera ingresos, utilización de la comida y el escaso dinero que te dan para tus gastos como excusa para maltratarte psicológicamente echándotelo en cara, etc…Todo ello mientras ves como la relación con la persona de la que dependes se va deteriorando día a tras día ya que le llega el hartazgo, sobre todo si tienes edad avanzada como es mi caso. En otras palabras, la falta de dinero, lamentablemente, deteriora las relaciones sociales y obliga al que no aporta a hacerlo, sometiéndole a un presión de la que no sabe responder pues no cuenta con los recursos para solucionar el problema. Y todo ello recae además en los hijos, expuestos a un futuro de lo más incierto y con el temor de no saber hacerte cargo de ellos en el plano económico. He aquí otra retahíla de resultados, nada insignificantes, que provocan aún más estrés y hasta cuadros depresivos, los mismos que supone el mero proceso de duelo por no ser autosuficiente. Todo un bucle que sólo se rompe de una manera: regresando al mundo laboral y si ello no ocurre a aguantar la tentación de volverse un ser negativo y fracasado gracias a la visión positiva de uno mismo, eso sí, con altibajos garantizados.

  3. Marga dijo...

    todo eso es cierto, y cuando ya has superado el desempleo, te quedan las heridas del recuerdo de la humillación, de los reproches, de las facturas, de los “consejos” que solo duelen….quiero perdonar y olvidar!

  4. FRED dijo...

    Estoy muy de acuerdo con lo expuesto anteriormente sobre el desempleo, quisiera acotar ademas, la frase de la biblia que dice mas o menos asi, “te proveeras de alimento con el sudor de tu frente”, lo cual me parece sarcastico y cruel, si bien cometimos el pecado orginal de comer el fruto del arbol del bien y del mal y fuimos castigados por dios a trabajar duro sobre la tierra para comer. Sin embargo parece irrisorio que no podamos siquiera sudar por no tener trabajo.

    Entonces, pienso que el peor castigo de Dios, no fue el expulsarnos del paraiso, fue el no decirnos que no encontrariamos trabajo para alimentarnos, supongo que fue debido a que no existia mucha competencia en esa epoca y habian los suficientes puestos de trabajo.

  5. juan dijo...

    hay que estar ocupado todo el dia.leer.hacer deporte,estar con los amigos,har que tener fe y esperanza que estar en paro acabara algun dia,se pierden amistades ,pero se gana otras

  6. Esposa deprimida dijo...

    Hola…

    Mi esposo esta desempleado y esto a despertado en mi muchísimos temores y angustias. Yo trabajo y siento que le mantengo, no soporto llegar a la casa y ver que solo ha pasado en la televisión o jugando en la compu:( lo peor es que le he pedido que estudie un masterado que ya esta mas de la mitad pagado y no quiere hacerlo!!! Me molesta muchísimo que yo trate de idear otras formas de ingreso y el no.

    Lo que mas miedo me da es que en su familia ( tanto su padre como Tio paterno) no trabajan y la esposa le mantiene…. No quiero eso en mi vida! Nose que hacer! No quiero caer en peleas ( aunque pasamos molestos casi todo el tiempo) quiere seguir con mi matrimonio! Nose que hacer! Alguien me ayuda?

  7. Acuario82 dijo...

    Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Mi marido está en paro desde hace 2 años y no hay forma de que le salga un trabajo, tenemos dos hijos ( una niña de 8 y un bebé de 18m ), los gastos como todo el mundo y mi sueldo no llega a los 1000 euros. Cuando trabajaba ganaba bien y como estaba con contrato indefinido pues me compré mi coche, nos metimos en 2 créditos…pero nadie sabia lo que se nos vendria,ahora mi coche no podemos pagarlo, un crédito tampoco y el otro lo pagamos porque mi suegra está de aval y no queremos que vayan a por ella. Me cuesta horrores pasar el mes, el dia 2 ya estamos sin blanca , mi padre tiene que ayudarme con la compra , no puedo hacer nada extra , ni comprar ropa, nada de nada, te sientes impotente. Mi marido estuvo mirando, sin que yo lo supiera , la forma de quitarse la vida porque está muy mal se siente culpable de no poder aportar nada en casa , solo los 426 euros miserables que dan de ayuda. Ahora va a un psicólogo porque se estava volviendo agresivo cuando él no es así, pero su dolor y su impotencia podian con él. Es agobiante estar así y además los bancos andan detrás de ti todo el dia y no entienden que no podemos pagar, que no sabemos de donde sacar el dinero, no es que no queramos es que no podemos. Que no voy a quitarles la comida a mis hijos por ellos y encima de ayudarnos a poder sacar la cabeza nos hunden más.
    Luego está el tema de Asnef que si te ponen ya no puedes hacer nada, yo estoy en la lista y no puedo ni cambiar el móvil, me siento fatal es que no te dejar subir, como te ahogues ahí te quedas. Que asco todo…

  8. Mª Carmen Camacho Gil dijo...

    En mi opinión personal (por experiencia propia de desempleada) y profesional (por lo que he observado en mi trabajo con desempleados), hay varios sentimientos asociados al desempleo: culpabilidad, culpabilización, ansiedad, tristeza, vergüenza, aislamiento, apatía… Saber que la búsqueda de empleo es una carrera de fondo y no de velocidad, y prepararse para esa carrera como hacen los deportistas olimpicos (con el éxito como meta), me parece fundamental.

    Quizás te ayude:

    - No pensar demasiado en el pasado, sino en el “de aquí en adelante”
    - Centrarte en lo que depende de tí para cambiar tu situación y poder pasar a la acción
    - Valorar como normal la preocupación y ansiedad experimentada y no darle mayor importancia para no alimentarla más.
    - Continuar con las rutinas del día a día. No solo eres desempleado, también eres turista, estudiante, padre/madre, amigo.
    – Darte permiso para sentirte bien y divertirte, eso no es irresponsabilidad.
    - Fomentar tus hábitos saludables y cuídarte: aseo, alimentación, deporte, hidratación, actividad mental, …
    - Sentir que creces cada día a pesar de las circunstancias. Alimenta tu amor propio y tu autoestima: lee, aprende nuevas habilidades, vive experiencias nuevas, sé agradecido, valora más tus éxitos que tus fracasos, comparte con los demás, evita estar de mal humor, …
    - Y además de utilizar toda esta teoría, pasar a la acción (investiga, planifica, déjate asesorar por profesionales en la búsqueda de empleo, se constante y evalúa de forma continua qué es lo que te está funcionando de todo lo que haces, arriésgate a probar cosas nuevas…)
    - Y por si acaso las fuerzas fallan, anímarte con buenas compañías, gente positiva, música y colores alegres, entornos agradables y cariñosos.

    Hay una frase que escuché hace poco: “Quien siembra llorando, recogerá la cosecha cantando” (o algo parecido). No hay porqué sembrar llorando, pero aunque así fuera, lo que no hay nunca que olvidar es que hay que sembrar aunque no siempre se den las condiciones más optimas (luz, suelo, temperatura, humedad…), porque hasta en las zonas más inhóspitas encontramos seres vivos. Si ellos pueden, tú también.

  9. Gustavo dijo...

    O hay un revolución en positivo o nos espera un genocidio como solución final al paro. No es ser negativo, es lo que demuestra la historia. Hace seis años que no tengo trabajo, tengo un discapacidad y no tengo ni una pensión no contributiva. Estoy ya harto de la ideologia empresarial, de raices calvinistas, del “pensamiento positivo” que nos culpa a los desempleados de nuestra situación, se ve que su sistema es perfecto (lo llaman “desajuste” y no “estructura”). O salimos a la calle sin tratar de ser buenos o nos matarán.