-    Escrito por

El 90% de los supuestos adictos a los videojuegos en realidad no lo son

El 90 por ciento de la gente joven que acude en busca de tratamiento pensando que puede tener una adicción a los videojuegos… no es adicta. Eso es lo que ven en la única clínica que hay en Europa que trata las adicciones a los juegos.

image

El centro está en Amsterdam, y trata a cientos de jóvenes desde el 2006, pero la clínica está cambiando su forma de tratamiento ya que jugar de forma compulsiva a los video juegos es un problema social más que psicológico.

También se ve en los medios una demonización de estas nuevas costumbres como pasar horas frente al video juego o navegando por internet.  Ya se ha visto que usar mucho internet, no es una adicción. Como tampoco lo es mirar mucha televisión, pero eso está más aceptado. Tampoco nadie acude en busca de ayuda por pasar una hora hablando por teléfono.

En cuanto a los videojuegos hasta se ha probado que para los ancianos puede ser beneficioso jugar, por ejemplo, y también que nos hacen más creativos.

Obviamente el uso de la tecnología se puede volver adictivo, pero no por ello un uso prolongado siempre debe ser visto como adicción.

En la clínica de Amsterdam se ve que quienes se vuelven realmente adictos a los videojuegos ya presentan la típica conducta adictiva, de ese tipo de personas que puede volverse adicta a cualquier cosa. Ya presentan un comportamiento adictivo, ya sea a drogas, alcohol, apuestas, sexo, etc.

Tan sólo el 10 por ciento de la gente que cree o les dicen que son adictas a los videojuegos realmente lo son. Para el 90 por ciento restante, que podrán pasar cuatro horas al día o más jugando, no se trata de una adicción, sino de un cambio en la conducta social.

En la sociedad actual está mal visto que una persona se pase horas en un mundo virtual jugando online, y en esta clínica incluso se dice que cuando los niños lo hacen los padres y maestros deben decirles que es mejor realizar otras actividades. Pero la verdad es que el mundo cambia. Antes se podía ver con malos ojos que una persona se pase horas frente al TV, pero ahora ya no. También se lo pensó de la lectura hace siglos, pero ahora se quiere lograr que los niños dejen el video juego para leer más.

La idea de la clínica es lograr que ese 90 por ciento que no es adicto, se vuelva a reunir con la sociedad, que no se aliene jugando al videojuego. Pero… tal vez el jóven o niño o adulto que pasa horas jugando con personas reales en un mundo virtual disfruta mucho de eso, más que si estuviese conversando en un café con amigos. ¿Quién dice qué está mal? ¿Quién decide eso?

Según los directores de esta clínica muchos de los jóvenes que se la pasan jugando han sido molestados en la escuela y por eso se aíslan. Según ellos con mejorar la comunicación se puede lograr que los niños no se la pasen jugando. Pero… ¿alguien les dijo a esos niños que está bien divertirse? No creo, seguro les dijeron que jugar por hora está mal.

Habrá que ver cómo este pensamiento va cambiando a medida que la sociedad acepte los mundos virtuales en los que a la gente le gusta pasar el tiempo.

Fuente: BBC