Escrito por Tendenzias

El abordaje terapéutico de la ansiedad

La ansiedad, como estado temporal, es algo de lo cual nadie está libre y más en las sociedades avanzadas dónde normalmente nos exigimos más de lo que nuestro cuerpo puede aguantar: stress laboral, prisas, metas muy ambiciosas. Todo ello hace que en determinadas situaciones o momentos seamos presa fácil de la ansiedad e incluso en determinados casos el problema se llegue a hacer crónico.

depsicologia21052009

creativecommons

Normalmente la ansiedad, cuando aparece, es un síntoma que nos avisa que algo en nuestro interior no funciona bien. El autoanálisis de las causas raramente suele dar resultados a la hora de encontrar el problema que está provocando el síntoma ansioso. En esos casos es necesario recurrir a un terapeuta que se encargará de ir quitando capas, como si de una cebolla se tratase, para llegar al núcleo del problema que está provocando esa ansiedad.

La ansiedad y los ataques de pánico pueden llegar a provocar episodios en los cuales la persona es incapaz de concentrarse, dormir o interactuar con el medio que le rodea, ya sea este físico o social. Cuando se llega a esos extremos podemos estar rozando una categoría psicopatológica. Lo mejor en estos casos es ponerse en manos de un especialista y tener en cuenta que los diagnósticos que nos den son reversibles, esto es, que con la adecuada terapia esos síntomas de ansiedad pueden controlarse o incluso desaparecer.

Por otro lado durante el proceso terapéutico, que puede ser largo, el especialista tendrá que a partir del síntoma llegar a la causa del mismo. La ansiedad puede ser un síntoma de un problema que hemos ido larvando durante mucho tiempo y que de buenas a primeras se manifiesta de una manera virulenta. El no poner coto a los síntomas de ansiedad durante mucho tiempo puede traer como consecuencia que el problema se agrave e incluso que se convierta en crónico.

Fuente: Psycologhy  |  Imagen: Taylor Marie photography

depsicologia.com

Newsletter