UP

-     Escrito por angeles

La metamorfosis de la adolescencia

La metamorfosis de la adolescencia puede resultar dolorosa, angustiante, confusa, exultante, cautivadora… Un proceso de cambio y descubrimiento, es el despertar de la latencia infantil a una nueva forma de entender la vida.

adolescencia-cuerpo

¿En qué consiste la adolescencia?

La adolescencia no tiene por qué estar ligada a un momento cronológico, más bien a una etapa en el desarrollo y la maduración, tanto física como emocional, de una persona. Hay quien añadiría que podemos prever cuándo comienza la adolescencia pero difícilmente saber cuándo termina, pues nos encontramos con adultos que siguen comportándose como “niños” y jóvenes que se han visto obligados a madurar antes de tiempo.

En esta etapa podemos ver cómo los cambios físicos van ligados a los cambios emocionales, cómo uno está íntimamente ligado con el otro.

Durante las fases psicosexuales de la infancia el niño ha ido construyéndose una imagen de sí mismo, una imagen que en un principio estaba fragmentada hasta construir una imagen completa de sí mismo. En la adolescencia podemos ver cómo esa imagen puede llegar a fragmentarse de nuevo, pues los grandes cambios físicos que se producen le van a llevar a cuestionarse a sí mismo de forma constante, en la búsqueda de redescubrir su propia imagen.

adolescencia-cuerpo

Cambios físicos que, como antes mencionábamos, están ligados íntimamente a lo emocional. No podemos quedarnos en la superficialidad de indicar que la adolescencia implica un cambio hormonal que provoca la aparición del vello, el crecimiento de las mamas o la primera excitación no intencionada. Todos estos nuevos cambios generan un sinfín de preguntas y una sensación de extrañeza con el propio cuerpo.

Reaparece la sexualidad con connotaciones completamente diferentes a las historias infantiles que pudo crear acerca del nacimiento, la reproducción y la relación parental. Es el despertar de la pubertad, despertar en el mismo cuerpo con confusión, sin poder entender qué es lo que ocurre y con muchísimas preguntas acerca de todo.

Es el momento en el que surge la pregunta qué soy, quién soy y, como se plantea desde el psicoanálisis, que ser adolescente es construir esa pregunta.

Además de estas nuevas respuestas y necesidades corporales, este nuevo descubrimiento del placer, también reaparece una necesidad emocional que antes se centraba únicamente en lo más familiar: el deseo de ser amado por el otro.

adolescencia-grupo

Puede que aún no haya palabras para poder definir lo que va sintiendo hacia el otro, que a veces no se pueda explicar ni comprender la atracción que surge y ante la que puede responder de maneras muy distintas, pero está la urgencia de sentirse amado y mirado por otro que le devuelva algo de sí mismo.

¿Por qué la adolescencia resulta traumática para los padres?

Hay muchos padres que parecen sufrir terriblemente con la adolescencia de los hijos y, podríamos aventurarnos a señalar algunos aspectos que pueden responder algunas preguntas o que pueden ser el motor ideal para generar nuevas preguntas.

Podríamos pensar que hay personas que han podido quedarse fijadas en determinados aspectos de su adolescencia, que recuerdan con nitidez lo bien o lo mal que lo han pasado, lo que les puede llevar a ser terriblemente permisivos ante las peticiones de límites que suelen hacer los adolescentes ante un mundo que les parece completamente distinto y necesitan algo que les sostenga, o padres que resultan aún más estrictos ante sus propios recuerdos.

adolescencia-padres

Más allá de esas hipótesis y aventuranzas, no nos olvidemos que habrá que escuchar la subjetividad de cada sujeto.

En la relación paterno filial, la adolescencia es un momento de ruptura y separación, es el momento en el que el hijo deja de ser niño y los padres se ven abocados a darles un nuevo lugar en su psiquismo, pues el nivel de dependencia es completamente diferente y ese hijo comienza a mirar hacia la vida con un renovado interés y curiosidad, dejando el tema familiar a un lado y apostando por lo social, por lo externo.

Como veis, la adolescencia no sólo es una etapa de grandes cambios para el adolescente, también para unos padres que tendrán que empezar a aceptar que su hijo ya no es un niño y que está luchando por encontrar su propio lugar, que busca tener sus ideas propias y empezar a soñar con volar.

depsicologia.com

Newsletter