-    Escrito por

Las mejores películas de terror evitan el gore

Estados Unidos ha logrado colar el 31 de octubre, su Haloween, como una fecha en la que la gente se reúne a ver películas de terror. Aprovechamos aquí entonces para ver qué tipo de película es la que más miedo produce en los espectadores. Y según los estudios que se han realizado, la conclusión es que las típicas películas actuales que tienen tanta sangre y escenas desagradables, pueden ser taquilleras, y atraer mucho público, pero no dan miedo.

image Si quieren tener miedo tendrán que recurrir a los viejos clásicos, o al horror japonés, por ejemplo.

Delia Konzett, investigadora de la Universidad de New Hampshire, ha realizado diversos estudios en la materia, y según sus conclusiones, a menor cantidad de gore más miedo. 

Según parece la gente siente más miedo cuanto menos le muestran en pantalla. Los grandes clásicos, las películas más aterradoras, son las que menos tienen momentos en los que lo terrorífico ocurre fuera de pantalla. Las que muestran sangre a chorros no dan miedo a la gente, al parecer.

Konzett dice que los clásicos de terror se centran en la imaginación del espectador. El cine de terror Hollywoodense actual subestima al espectador, y le da todo servido en bandeja, todo pasa frente a sus ojos, nada es dejado a la imaginación, y por ende no hay miedo… tal vez asco, pero sin miedo.

El cine japonés produjo una inyección de miedo supremo en el cine de terror mundial, justamente por dejar mucho a al imaginación, y mostrar poco. Hay también ejemplos en el cine español, como REC.

Un ejemplo magistral es Psicosis de Hitchcock. Tiene una de las escenas más famosas, cuando el asesino apuñala a la chica en la bañera. Es terrible, sin embargo nunca vemos al cuchillo penetrar la carne de la mujer. En el cine actual, veríamos hasta sus venas desangrándose.

El buen cine de miedo, se vale de juegos de cámaras, de sonidos, música, incluso de mostrar sin mostrar, como por ejemplo en vez de mostrar al horripilante monstruo, se muestra el rostro aterrado del protagonista.

Ya habíamos visto por aquí un estudio que nos mostraba el por qué de nuestro disfrute de tener miedo en el cine. Es la adrenalina, nos encanta. Así que si quieren disfrutar de esa sensación, no acudan a ver el baño de sangre o la tortura más viseral, sino que alquilen un DVD de algún clásico del terror, como por ejemplo Tiburón, Psicosis, El Exorcista, El resplandor, El Silencio de los Corderos, incluso La masacre de Texas, pero la original de 1977, que no muestra tanto como la remake actual.

Fuente: Livescience