-    Escrito por gon

Llorar es bueno…a veces

Estudios recientes muestran que llorar puede llegar a ser una auténtica pérdida de tiempo. El reciente estudio ha sido llevado en comandita entre psicólogos de la Universidad del Sur de Florida y de la Universidad holandesa de Tilburg. La investigación recogió detalladamente más de 3.000 episodios de llanto de los sujetos experimentales. Los resultados han demostrado que el llanto es beneficioso dependiendo de la causa del mismo, del momento en que se produce y en que circunstancias se produce.

depsicologia28072009a

creativecommons

La mayor parte de los sujetos experimentales relataron que llorar tenía un efecto beneficiosos para ellos cuando se había repetido de un modo cíclico durante un periodo largo de tiempo. Esto puede ser así porque a las personas que están llorando normalmente se les da muestras de apoyo social, con lo cual cuantas más veces se llora aumentan las probabilidades de que en esos momentos la persona se encuentre acompañada. Otro de los descubrimientos ha sido que aquellas personas que sufren de ansiedad o de trastornos de estado de ánimo le dan menos valor terapéutico al hecho de llorar. Incluso se han dado casos que aquellas personas que sufren de alexitimia (imposibilidad de entender sus estados de ánimo) no reportan mejoras en su estado de ánimo después de haber llorado.

También desde un punto meramente fisiológico se ha intentado explicar porque el llanto puede ser beneficioso en atemperar el estado de ánimo de las personas. Cuando se llora se logra un control muy preciso de la propia respiración con lo cual es posible controlar los estados emocionales negativos de una manera bastante adecuada. La tensión y la excitación provocan en el organismo humano un aumento del ritmo cardiaco lo que provoca un aumento de la sudoración. Al mismo tiempo su respiración se hace más pausada lo que provoca un efecto calmante en el organismo. Siempre que el llanto se produce después de una situación desagradable o de estrés extremo el periodo de calma supera con mucho el tiempo en el que el sujeto ha estado expuesto a la situación estresante. Este efecto calmante hace que las personas recuerden con agrado el tiempo que han estado llorando.

Fuente: Live Science |  Imagen: pixietart