Llorar es bueno…a veces
0 votos

Llorar es bueno…a veces

Estudios recientes muestran que llorar puede llegar a ser una auténtica pérdida de tiempo. El reciente estudio ha sido llevado en comandita entre psicólogos de la Universidad del Sur de Florida y de la Universidad holandesa de Tilburg. La investigación recogió detalladamente más de 3.000 episodios de llanto de los sujetos experimentales. Los resultados han demostrado que el llanto es beneficioso dependiendo de la causa del mismo, del momento en que se produce y en que circunstancias se produce.

depsicologia28072009a

creativecommons

La mayor parte de los sujetos experimentales relataron que llorar tenía un efecto beneficiosos para ellos cuando se había repetido de un modo cíclico durante un periodo largo de tiempo. Esto puede ser así porque a las personas que están llorando normalmente se les da muestras de apoyo social, con lo cual cuantas más veces se llora aumentan las probabilidades de que en esos momentos la persona se encuentre acompañada. Otro de los descubrimientos ha sido que aquellas personas que sufren de ansiedad o de trastornos de estado de ánimo le dan menos valor terapéutico al hecho de llorar. Incluso se han dado casos que aquellas personas que sufren de alexitimia (imposibilidad de entender sus estados de ánimo) no reportan mejoras en su estado de ánimo después de haber llorado.

También desde un punto meramente fisiológico se ha intentado explicar porque el llanto puede ser beneficioso en atemperar el estado de ánimo de las personas. Cuando se llora se logra un control muy preciso de la propia respiración con lo cual es posible controlar los estados emocionales negativos de una manera bastante adecuada. La tensión y la excitación provocan en el organismo humano un aumento del ritmo cardiaco lo que provoca un aumento de la sudoración. Al mismo tiempo su respiración se hace más pausada lo que provoca un efecto calmante en el organismo. Siempre que el llanto se produce después de una situación desagradable o de estrés extremo el periodo de calma supera con mucho el tiempo en el que el sujeto ha estado expuesto a la situación estresante. Este efecto calmante hace que las personas recuerden con agrado el tiempo que han estado llorando.

Fuente: Live Science |  Imagen: pixietart

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

3 Comentarios

  1. Eliceo dijo...

    Coincido en que llorar resulta positivo dependiendo del caso y la circunstancia. Muchas veces, el llorar ayuda, de alguna forma, a sacarnos esa horrible sensación del pecho. Sin embargo, en otros casos, definitivamente es una perdida de tiempo.
    Eliceo

  2. Karina dijo...

    El llorar en algunas ocasiones es solo cuestion
    de un desaburrimiento es la forma mas facil de
    tirar la flojera, pero cuando de verdad es necesario
    te evoca un gran alivio a tu autoestima por la gente
    que se preocupa en ti, por lo tanto, mi conclusion es
    que siempre y cuando no sea por tirar flojera el llanto
    es un metodo increible para regular tu estado de animo.

  3. Ana dijo...

    Bueno, creo que quizás las personas que sufren de ansiedad o de trastornos anímicos no se sienten mejor después de haber llorado no porque no necesitasen hacerlo, sino porque algunas de ellas lo asocian con un signo de debilidad. Sufrí de ansiedad en el pasado, de hecho todavía me ocurre a veces, y recuerdo que antes si me sentía muy mal y me permitía a mí misma llorar luego me sentía más débil. Esto era así porque yo intentaba dejar atrás mis problemas de ansiedad pero no lo conseguía y eso mermó en cierto modo mi autoestima, me veía a mí misma como una persona débil e incapaz de salir adelante. Luego si alguna vez no podía aguantar más y rompía a llorar sentía que eso no era una solución a mi problema, me daba cuenta de que estaba sufriendo mucho pero que lo único que sabía hacer era derramar lágrimas y eso me daba rabia. No obstante y desde la distancia reconozco que para mí era beneficioso porque descargaba la tensión y el dolor. Hoy en día he cambiado el concepto que tenía de llorar, ya no lo asocio a un signo de debilidad, sino como una actividad que a veces, cuando creo que no puedo más, me ayuda a destensarme y me siento mucho mejor que antes.

    Un saludo.