UP

-     Escrito por angeles

Los celos ¿son una consecuencia del amor?

¿Sentir celos quiere decir que uno está amando a alguien?, ¿Los celos son un símbolo de amor? Hablemos de qué son los celos, qué es el amor y qué pasa cuando ese sentimiento se va de las manos.

celos-no-es-amor

Sentir celos no es amor

Una de las grandes dificultades que vemos hoy día en la clínica, y fuera de ella, es la dificultad para establecer una relación sana y equilibrada con otra persona. Claramente, los celos pueden darse en cualquier relación y no sólo en el ámbito del amor pero, en la mayoría de las ocasiones, es en esta relación íntima y estrecha donde afloran con toda su plenitud.

Se han relacionado a los celos y el amor de manera íntima, directa e incluso quien lo ha tildado de romántico. Han sido muchísimas veces asociados pero nunca se ha dicho que sentir celos sea algo bello o que hable del verdadero amor.

Shakespeare lo describió como el “monstruo de los ojos verdes” o Vicente Aleixandre describió a la persona celosa como “Ni si quiera la prueba de lo absurdo de sus sospechas podrá consolar al celoso, porque los celos son la enfermedad de la imaginación” o citando a Dostoyevski “¿Qué valor tiene un amor que obliga a una vigilancia incesante? Ninguno. Pero esto no lo comprenderá jamás el típico celoso”.

evitar-celos

Qué son los celos: inseguridad, patología y posesión

Los celos son un sentimiento que asola a la persona, que la convierte en un ser irracional aunque sea por unos breves instantes en los que las inseguridades y los miedos reaparecen con toda su fuerza, perdiendo la objetividad del momento. Ni qué decir cuando hablamos de celos patológicos o cuando se confunde el amor con el sentimiento de posesión.

Cuando hablamos de celos patológicos hacemos mención a las personas que sienten celos por miedos infundados, de manera irracional y que va más allá de un breve momento, puesto que destrozan sus hábitos diarios y toda la energía se pone en saber qué hace la otra persona en cada momento, con quién y por qué.

Aún así, ese “atar en corto a la otra persona” no va a suponer un alivio pues siempre se mantendrá una duda de la que jamás podrá escapar, ya que el celoso no sufre por lo que ve, si no por lo que imagina. Es un sentimiento insoportable que genera muchísimo sufrimiento, pudiendo llegar a ser un claro motivo de ruptura de pareja.

celos

Los celos también hablan de las propias inseguridades y miedos, en la medida en la que uno pueda enfrentarse a ellos estaremos hablando de un tipo de celos u otro. Cuando hablamos de una persona dependiente emocionalmente de su pareja, el temor a la pérdida del otro se va a convertir en una demanda tan desorbitada de atención, en una exigencia tan intensa que hace que el otro deba permanecer de manera constante demostrando que es la única persona, sin la cual no puede estar, para poder sentirse válido.

Paremos un momento y reflexionemos sobre este funcionamiento de pareja. Por desgracia, muchos siguen buscando la media naranja, sin darse cuenta de que han de ser una naranja completa para encontrar otra naranja completa con la que compartir vivencias. Ser con uno mismo, poder disfrutar de la vida y estar en equilibrio sin ponerle la carga a otra persona de ser quien le llene, quien le haga ser feliz. Son muchos aspectos de la vida y muchas personas las que pueden hacer que uno se sienta válido pero, en el caso de que todo se ponga sobre una sola persona, cuánta responsabilidad sobre los hombros ¿no os parece?

Una persona que sufre de celos patológicos o de una necesidad de poseer a la otra persona como si fuera un objeto, desarraigándola de toda necesidad individual, es muy probable que termine pidiendo o intentando que la pareja vaya cortando los lazos con todas las personas de su entorno, incluida la familia o el sector profesional.

celos-patologicos

Es llegar al punto de conmigo o con nadie. Es el momento en el que uno vuelve a plantearse si realmente los celos pueden ser un símbolo de amor, de ser amado o de estar amando inmensamente a una persona porque, entonces, me surge una nueva pregunta ¿qué es el amor? o ¿cómo se entiende desde esta perspectiva el amor?

El amor sano parte del respeto al otro, de no querer cortar sus alas sino ayudarle a desplegarlas y volar. Ese tipo de amor que a uno le invita a soñar y no a temer, a querer compartir momentos y no restringir la libertad del otro. De ser tolerante con sus opiniones, de escuchar lo que tenga que decir, de conversar. Un amor que quiere la felicidad del otro, que puede respetar sus deseos individuales como persona que es. Un amor que anime a vivir libre junto a alguien, no encerrado en una jaula de falso amor.

depsicologia.com

Newsletter