Tecnicas contra la ansiedad
0 votos

Tecnicas contra la ansiedad

En el artículo anterior hemos hablado de lo alarmantemente común que es la ansiedad y el trastorno de ansiedad y hemos mencionado una técnica para combatirlos. A continuación presentamos dos técnicas de relajación adicionales:

4257136773_5634a21fa2

Relajación aplicada: Este tipo de relajación se construye sobre la relajación progresiva. Primero aprendemos a relajar  nuestros grupos musculares en orden. A continuación nos deshacemos de la etapa de tensar cada músculo. Luego aprendemos a asociar el estado relajado a alguna frase, lo que nos ayudará a relajarnos muy rápidamente. Finalmente practicamos esta técnica en situaciones de la vida cotidiana que nos produzcan ansiedad.

Entrenamiento autogénico: Se trata de otra técnica para relajar progresivamente los músculos. Para ayudarnos a hacer esto repetimos una frase a medida que repasamos cada grupo muscular: “mi brazo derecho es muy pesado”, y así con todos estos grupos. Una segunda etapa incluye inducir una sensación de calor en los músculos. Una vez que sintamos el músculo pesado, introducimos una nueva frase: “mi brazo derecho está muy tibio” y así sucesivamente.

Etapas posteriores incluyen apaciguar el corazón y el abdomen, y refrescar la sien en una forma muy similar a la presentada.

Vía | PsyBlog

Foto | Flickr

Etiquetas : ,

Gracias por compartir :)

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 Comentario

  1. Mayte Leal dijo...

    La ansiedad es miedo. Cada cual tiene miedo a cosas distintas: miedo a ser visto por los demás como alguien débil, incompetente, torpe; miedo a “no dar la talla”, miedo a ser juzgado, miedo a no cumplir con las expectativas que uno mismo o los otros depositan en uno…en fin, los miedos pueden ser muchos, aunque todos tienen en común la visión crítica y poco amable de uno mismo. La ansiedad sólo es el síntoma que expresa el cuerpo, es el grito desgarrador de una amenaza por la propia supervivencia. Sólo la punta del iceberg. Considero, en mi práctica psicoterapéutica, que enfocarse sólo en los síntomas no hace que éstos desaparezcan, aunque puede mitigarlos durante un tiempo. El problema de base (el cuerpo del iceberg), es aquello que no emerge, que no se ve, pero que inquieta, preocupa y provoca gran sufrimiento. Explorar las relaciones personales y el modo de vivirse uno mismo, dará pistas acerca de los miedos que causan los síntomas ansiosos.