-    Escrito por angeles

El Test del Árbol

¿Alguna vez has utilizado o has hecho el Test del Árbol? Aunque para algunos pueda parecer obsoleto o carente de significado, el dibujo es una forma sencilla de obtener información acerca del paciente con el que vamos a trabajar, ya sea un niño o un adulto.

El test del árbol forma parte del Test Casa Árbol Persona, más conocido por HTP (siglas en inglés), pero hoy nos detendremos en él de forma individual.

Lo importante con estos test, es que no hace falta ser un gran dibujante porque todo dibujo aporta información acerca de su autor.

Test proyectivo: El árbol

El test del árbol es uno de los test proyectivos más sencillos de aplicar y se puede utilizar en todas las edades.

Normalmente, un dibujo es bien aceptado por los niños mientras que podemos encontrarnos con adultos con ciertas resistencias pero, sin duda alguna, un test proyectivo como éste puede ofrecernos mucha información para confrontar los datos que tenemos u obtener información que el paciente no ha verbalizado.

¿Qué información nos da el test del árbol?

Una de las ventajas de utilizar este test frente a otros test proyectivos como el test de la figura humana, es que genera menos asociaciones conscientes y más asociaciones preconscientes e inconscientes.

El dibujo del árbol representa la sensación de equilibrio que siente la persona consigo misma y sus recursos personales, a través de sus diferentes partes podemos conocer cómo se configura la estructura del “yo”.

Aunque el valor del dibujo puede subestimarse como test, un buen lector puede tener información directa sobre la relación del paciente con el ambiente. A su vez, puede obtener información relacionada con su desarrollo, cómo es el contacto con la realidad (si tiende a la fantasía o es realista, etc.), sentimientos de equilibrio o tensión.

Elementos de análisis

Son muchos los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de interpretar el test del árbol: la raíz y el suelo, el tronco, ramas y copa entre otros elementos que pueden aparecer.

  • Raíz y suelo: Muchos relacionan esta parte del dibujo con el “Ello” freudiano, es decir, lo más inconsciente del sujeto. Esto nos mostraría sus emociones más íntimas y cómo es su contacto con la realidad, ya que son las raíces quienes sostienen y simbolizan el nacimiento del árbol.
  • Tronco: Este elemento se identifica con el “Yo”. En esta parte, el dibujo nos muestra cuál es la percepción que el sujeto tiene de sí mismo: confianza, seguridad y cuáles son sus recursos para afrontar las adversidades.
  • Ramas y copa: Todos los elementos de la parte superior del árbol forman parte de éste que simboliza la calidad e intensidad de las relaciones que el sujeto tiene con el mundo que le rodea, sus aspiraciones personales y su estado de ánimo actual.

Dentro de cada una de estas secciones tendríamos que diferenciar cómo ha sido el trazado del dibujo, si ha borrado o no lo ha hecho, en qué lugar de la hoja lo ha dibujado, de qué manera está dibujado cada uno de los elementos para poder interpretar de forma correcta y personalizada el test del árbol.

Para ello, si soléis utilizar técnicas proyectivas lo mejor que podéis hacer es contar con manuales de apoyo:

  • Hammer, E. F.; “Test proyectivos gráficos”. Presentación y supervisión de Jaime Bernstein. México: Paidós, 1988.
  • Buck, J. N.; “H-T-P: Manual y guía de interpretación”, revisado por W.L. Warren; traducción y adaptación, Irene Fernández Pinto y Jaime Pereña Brand. Madrid: TEA, 2008.