Escrito por Tendenzias

Transferencia en psicoanálisis: Qué es, cómo surge y tipos

La transferencia está presente en todos los ámbitos de nuestra vida pero hoy nos vamos a centrar sólo en lo referente al espacio de una terapia. Os contamos qué es la transferencia, cómo surge y qué tipos de transferencia hay.

transferencia_psicoanalisis

Concepto de transferencia en psicoanálisis

La transferencia psicoanalítica es un fenómeno específico del dominio del inconsciente, es diferente a la transferencia que surge en las relaciones interpersonales (vida familiar, laboral, de pareja…) porque tiene unas características muy particulares:

  • Surge en un espacio muy concreto, en el espacio psíquico del paciente y no en el espacio en el que se produce la relación concreta.
  • El analista se convierte en una figura intercambiable que puede desempeñar diferentes papeles en función de la situación en la que esté actuada la transferencia. Puede transferirse a su figura la idea de una madre amorosa, una madre juiciosa y punitiva, etc.
  • Se desarrolla en una relación que es asimétrica porque psicoanalista y paciente tienen dos roles muy diferentes y es una relación en la que la comunicación no es complementaria.

Freud describió la transferencia como de desplazamiento de afecto de una representación a otra que podría convertirse en un impedimento para el trabajo terapéutico. Tiempo después, descubre que en la transferencia el paciente está reviviendo su relación con las figuras parentales y revive sentimientos ambiguos de amor y de odio que terminarán por convertirse en una transferencia positiva o negativa hacia el analista.

De esta manera, la transferencia se convierte en una herramienta imprescindible de la terapia para poder alcanzar la cura psicoanalítica pues se llega a hablar de que “la cura psicoanalítica es una cura por amor“.

transferencia

¿Cómo surge la transferencia?

Para entender cómo surge la transferencia tenemos que entender cómo es el diálogo psicoanalítico que se mantiene durante las sesiones. Como antes señalábamos, la relación entre analista y paciente se define por no ser simétrica ni complementaria, lo que viene a ser que el paciente habla pero el analista no siempre contesta, lo que no significa que éste no se mantenga en escucha y atención flotante.

Esta situación genera un lugar vacío que pone en juego los fantasmas del paciente (concepto psicoanalítico) y que promueve la transferencia de diferentes personajes hacia la figura del analista.

El hecho de que el analista no le conteste y se vea confrontado con el silencio psicoanalítico generará que el paciente comience a cuestionarse qué es lo que dice, a quién lo dice y finalmente llegarán las preguntas sobre su propia identidad. Esto puede generar cierta angustia por lo que el paciente intentará reorganizarse así mismo a través de identificaciones mediante la transferencia que le dará soporte a su identidad.

transferencia humor

Tipos de transferencia

A grandes rasgos, nos encontramos con dos tipos de transferencia: transferencia positiva y transferencia negativa.

  • La transferencia positiva es aquella que permite que el trabajo terapéutico pueda realizarse, se desplaza hacia el analista sentimientos afectuosos débiles.
  • La transferencia negativa puede hacer que sea imposible el trabajo psicoanalítico con el paciente ya que se desplazan hacia el analista sentimientos hostiles o se puede dar una transferencia erotizada que es símbolo de resistencia hacia el proceso e impide la asociación libre.

El amor de transferencia hará que el paciente coloque al analista en un lugar del Ideal del yo del paciente, por lo que el paciente tratará de mostrar ante el analista la imagen ideal de sí mismo, lo que puede provocar que se repriman aquellos deseos que no formen parte de esta imagen.

“Amando al analista se busca satisfacer sus expectativas de ser amado, de ser alguien y se preguntará qué es lo que desea el analista; por amor, el paciente intenta personificar al analista como alguien del que obtener una respuesta que le dé una definición de ser”.

Por otra parte, también nos encontramos con la neurosis de transferencia que ha sido descrita como la repetición de la neurosis infantil, la relación de amor odio con las figuras parentales, en el analista. Es fundamental que se establezca esta neurosis en la sesión para poder trabajar de forma óptima.

depsicologia.com

Newsletter