Escrito por Tendenzias

Vigorexia, la obsesión por tener un cuerpo musculoso

¿Qué es la vigorexia?, ¿A quiénes afecta más estadísticamente y qué factores hay que tener en cuenta para detectarlo?, ¿Tiene tratamiento? Os lo contamos.

vigorexia-obsesion-cuerpo

Cuando hablamos de vigorexia hacemos referencia al hecho de que una persona tenga una imagen distorsionada de su físico y esté obsesionado con su cuerpo. Si os fijáis. tiene unas características similares a los trastornos de la conducta alimentaria ya que uno se obsesiona con el cuerpo y recibe del espejo una imagen distorsionada de su propio cuerpo, aunque estadísticamente afecta más a los varones de entre los 18 y 35 años, que a las mujeres, aunque comienza a haber casos en este género.

En este caso, la imagen distorsionada que tienen de sí mismos tiene que ver con la excesiva delgadez y una falta de músculos torneados, se ven enclenques y débiles por lo que comienzan a preocuparse de forma obsesiva por su cuerpo.

Esto les lleva a cambiar dos hábitos en su vida: por una parte, el deporte será un motor de cambio y cada vez se aumentarán más las horas en el gimnasio, ejercitándose de forma continuada y exagerada con el fin de aumentar la musculatura; por otra parte, también se cambia la dieta alimenticia y aumentan el número de proteínas e hidratos de carbono, rechazando cualquier alimento graso.

vigorexia

A su vez, también hay un mayor riesgo de que consuman sustancias (hormonas y esteroides) que les ayuden a conseguir a corto plazo ese cuerpo deseado sin darse cuenta de las consecuencias que tienen a nivel físico y para la salud. Por ejemplo, pueden derivar en problemas sexuales, aumento de las mamas, acné, cambios en las voz, retención de líquidos, etcétera.

Este trastorno puede derivar en un cuadro obsesivo en el que se hace una comprobación constante de su cuerpo, invirtiendo cualquier momento del día en realizar ejercicios físicos. Esto implica que compare su físico con otros hombres como los culturistas, que se sientan muy inseguros de sí mismos y sus relaciones sociales disminuyan considerablemente.

No podemos olvidarnos de que este tipo de trastornos relacionados con la imagen física tiene mucho que ver con la sociedad en la que nos encontramos. La presión social, la educación y la cultura está relacionada con la falta de autoestima que padecen muchas personas, esa sensación constante de no ser perfecto ni estar dentro de los cánones de belleza pueden derivar en casos como la vigorexia o los trastornos de la conducta alimentaria.

vigorexia-anabolizantes

Por ello, el tratamiento más recomendado es acudir a una terapia psicológica para poder trabajar en la base de lo que ha originado la vigorexia, poder hacer un cambio a nivel interno para encontrarnos con un cambio a nivel externo.

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos