Escrito por

¿Cuál es el secreto de una familia feliz?

Conseguir que todos los miembros de una familia sean felices es algo que muchos tildarían de utópico pero sí que se puede conseguir ese equilibrio familiar que facilite que todas las personas sean felices dentro del seno de la familia.

familia

“Los secretos de las familias felices” es el último ensayo que ha realizado Bruce Foile en el que narra que para que una persona sea feliz dentro del seno familiar necesita del resto de las personas que lo componen.

Uno de los grandes problemas que se encuentran los padres a la hora de empezar una vida familiar propia es cómo conseguir que todo marche bien, que sus hijos sean felices sin que ellos mismos pierdan su felicidad. Podría parecernos sencillo pero nada más lejos de la realidad porque no hablamos sólo de la infancia, ese momento idílico que todo el mundo señala como de absoluta belleza y felicidad, sino de las diferentes etapas por las que pasa una persona en su desarrollo físico y emocional.

Concretar en familia cuáles son los valores que la definen

La comunicación es uno de los pilares fundamentales dentro de toda relación, aprender a escuchar y a hablar, cómo dirigirse a los demás y poder poner en común los ideales propios. En una familia es exactamente lo mismo, no siempre los hijos son escuchados al igual que las opiniones de los padres no siempre son aceptadas.

Para este psicólogo, uno de los grandes secretos de las familias felices es el diálogo y la discusión familiar, es la búsqueda conjunta de unos valores que los definan como familia y que les guíen en la toma de decisiones conjuntas.

Hacer partícipe a los demás de la historia familiar

Contar al cónyuge y a los hijos la historia familiar hace que los lazos sean más fuertes porque no sólo es conocer una historia que también les pertenece, es ver en su padre/madre los momentos por los que ha tenido que pasar, cómo hizo para enfrentarlos y para aprender de ellos.

Los padres se pueden convertir en un ejemplo claro, pueden verlos con otros ojos y entenderlos mejor, por lo que la relación es más estrecha.

familia_thumb3.jpg

Una reunión familiar semanal

Escuchar y sentirse escuchado por los demás es algo extraordinario; en el seno de una familia ocurre exactamente lo mismo, los hijos quieren sentirse escuchados, formar parte de algo y los padres también desean saber y compartir sobre su vida o la de sus hijos.

Las reuniones semanales no tienen que ser de horas interminables, cada uno puede amoldarse a su forma de ver las cosas, simplemente hay que tener ese rato familiar especial en el que cada uno puede hablar de qué es lo que ha ido bien/mal esta semana, cuáles son los problemas a los que se ha enfrentado y cómo los ha solucionado, las dudas y los miedos, si ha podido cumplir los valores familiares que han definido, etc.

Hacer esto es pasar un tiempo real con los hijos, que se sientan importantes y acogidos.

Resolver los conflictos familiares al momento

Día a día pueden darse riñas familiares que hay que resolver, no se trata de que lo haga únicamente el padre, sino que como familia puedan saber qué es lo que ha ocurrido y los del conflicto también formen parte activa de la resolución.

Para ello, Bruce propone tres pasos: ser neutral ante los hijos y hablar con cada uno de ellos por separado, cada hijo deberá proponer tres alternativas como solución y tercero, juntar a ambos hijos para discutir qué es lo que ha ocurrido y las soluciones propuestas. El diálogo es la mejor herramienta, no sólo hay que decírselo a ellos sino mostrarles lo bien que puede funcionar.

familia_cena

Cenar siempre juntos

La cena en familia es un momento ideal para poder estrechar los vínculos porque es propicio poder hablar de cómo ha ido el día, qué han aprendido, sus dudas y sus anécdotas… Hay que intentar que hablen todos los miembros de la familia, todos tienen el mismo valor.

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos