Escrito por

¿Niños traviesos o niños enfermos?

El trastorno de conducta y el déficit de atención son cada vez más diagnosticados entre los niños de todo el mundo. Según se publica hoy en BBC Mundo, un reciente estudio afirma que estos casos se han triplicado desde 1993.

La investigación fue realizada en la Universidad de Berkeley, California, EE.UU.. Allí analizaron el uso de medicamentos para tratar el déficit de atención en pacientes de cinco a 19 años de más de 70 paises, y descubrieron que es en Estados Unidos donde más se recetan drogas para ese problema, y lo siguen Canadá y Australia.

Según los investigadores la cifra de trastorno de conducta y el déficit de atención aumentó en un 274% entre 1993 y 2003. Y no sólo en los países mencionados, sino que se ha visto también un aumento más que notable en casi todo el mundo.

“Si comparamos la situación en Argentina con las cifras que arroja Estados Unidos, se puede decir que hay muchos chicos que no están diagnosticados aún”, dijo a BBC Mundo la doctora Alexia Rattazzi jefa de Psiquiatria Infantil del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) en Argentina. “Aquí hay un subdiagnóstico bastante grande de niños con déficit de atención y hay muchos que podrían beneficiarse bastante con una medicación”, señala.

Y con estas afirmaciones de la psiquiatra argentina se llega a un punto en discusión que o bien podría hacernos ver que los casos serían muchísimos más, o que se está exagerando. Porque hay expertos que dicen que lo que se conoce actualmente es sólo la punta del iceberg y que podría haber muchos más niños en el mundo a quienes no se ha diagnosticado. Pero por otro lado están quienes dicen que se está abusando de los diagnósticos y que muchos de los niños diagnosticados con trastorno de conducta y el déficit de atención podrían solamente ser traviesos.

Los niños con déficit de atención se muestran impulsivos, hiperactivos, y con problemas para fijar su atención en algo. Estos síntomas les impiden interactuar socialmente, y tienen problemas de comportamiento y mal rendimiento escolar. Es más frecuente en los niños que en las niñas

Según los expertos para hacer un diagnóstico esos síntomas tienen que ser persistentes y estar presentes en todos los ambientes en el que se mueve el niño, es decir, la casa, la escuela, etc. “El diagnóstico”, afirma la doctora Rattazzi, “depende de la intensidad, de la gravedad y de cuánto esto interfiera en el funcionamiento del niño”.

Hasta la fecha no se conocen las causas de este trastorno pero se sabe que es genético y no está relacionado con problemas familiares o sociales.

“El ADD ha sido siempre un tema muy polémico porque hay distintas teorías entre psicoanalistas y psiquiatras”, afirma la doctora Rattazi. Los críticos afirman que la mala conducta infantil se está sobremedicando y que se están utilizando etiquetas médicas para disculpar la rebeldía infantil. El problema es que no hay una prueba para el trastorno y se le diagnostica basándose en un cuestionario subjetivo. “No es lo mismo que tener una imagen de cerebro o un resultado de laboratorio que dan el diagnóstico de certeza”, dice Alexia Rattazzi.

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos