Escrito por Tendenzias

10 inquietantes tratamientos psiquiátricos (Primera parte)

Si tu temor al psicólogo reside en que este conocerá todos tus secretos, o tus reservas frente a un psiquiatra es que te llene de pastillas, piensa que han existido tratamientos peores. Neatorama ha publicado una lista de los 10 tratamientos más inquietantes y temibles de la historia de la psiquiatría, he aquí los primeros cinco:

1 – Coma inducido por insulina

Este tipo de terapia fue descubierta por el médico vienés Manfred Sakel, en 1927. Sakel accidentalmente dio a una paciente con diabetes una sobredosis de insulina. Esto provoco que la mujer entrara en coma, pero lo que parecía un fracaso termino siendo un éxito.

Cuando la mujer, que era adicta a la morfina, despertó admitió sentirse completamente curada de su adicción. Sospechosamente Sakel cometió el mismo error con otro paciente que también resulto curado. Tras estas revelaciones Sakel comenzó a probar intencionalmente esta terapia en pacientes con distintas patologías, y según su propio testimonio consiguió un 90 % de recuperaciones, especialmente exitosas en pacientes esquizofrénicos. Hasta la fecha aún es un misterio la razón del éxito de Sakel y por suerte este tipo de terapia cayo rápidamente de desuso.

wiki2 – Trepanación

Es una de las formas más tempranas de tratamiento, usadas desde el Neolítico hasta principios del siglo 20 en casi todas las culturas del mundo. La técnica es sencilla, consiste en hacer un agujero en el cráneo, por supuesto de forma cuidadosa para que el paciente siga viviendo. Según las teorías a través del este agujero la enfermedad podía escapar del cuerpo y dejar sana a la persona. Anque la explicación real es que al agujerear el cráneo se aliviaba la presión del cerebro.

3 – Terapia rotacional

Erasmus Darwin, (1731–1802) abuelo de Charles Darwin, fue médico, filosofo y científico, aunque no tuvo mucho éxito en ninguna de estas disciplinas. Quizás una de las razones sea que sus teorías eran un poco bizarras, aún para la época.

Un ejemplo de tales teorías es el tratamiento del sillón giratorio. La lógica de Darwin era que dormir cura las enfermedades y que girar rápidamente induce el sueño. Así que de la combinación surge la terapia: Un sillón para dormir que da vueltas para que nos durmamos más rápido. Nadie prestó mucha atención al descubrimiento de Darwin hasta que el médico Benjamin Rush adaptó el tratamiento para propósitos psiquiátricos. Rush pensaba que girar rápidamente descongestionaba el cerebro aliviando la enfermedad mental. El tratamiento de Rush resultó ser un fracaso ya que sólo terminaba con pacientes igual de insanos pero ahora sumamente mareados.

4 – Hidroterapia

Si estáis pensando que se trata de mandar a la gente a un Spa de lujo para que haga uso del jacuzzi, te equivocas. La hidroterapia usada a principios del siglo 20 era un poco menos agradable. Los tratamientos con agua se usaban para los más variados casos. Lo más frecuentes era el uso de chorros de agua de alta presión para calmar a los pacientes agitados.

Un curioso tratamiento consistía en envolver a la persona en toallas heladas, otro en dejar a la persona reposando en una bañera por horas y hasta días. Médicos más amables prescribían baños de agua caliente para pacientes hiperactivos o duchas frías para pacientes letárgicos o deprimidos.

5 – Mesmerismo

Debe su nombre al médico austriaco Franz Mesmer, este médico tenía dos pilares teóricos: por un lado pensaba que existía una fuerza invisible que domina todo en la existencia y que cuando este fuerza se ve interrumpida o coartada produce dolor y sufrimiento.

Por el otro lado pensaba que los ciclos lunares afectaban los fluidos corporales de la misma forma que a las aguas marinas. Así algunas enfermedades van y vienen como las marea según las fases lunares. ¿Cómo luchar entonces contra la gravedad lunar? La respuesta de Mesmer: el magnetismo. Después de todo tanto la gravedad como el magnetismo hacen que los objetos se atraigan.

Así Mesmer comenzó a poner en el cuerpo de sus pacientes imanes para contrarrestar los efectos nocivos de la gravedad y estabilizar los fluidos. Muchos pacientes se sintieron curados con esta terapia pero la comunidad médica desacreditó los descubrimientos del médico vienés, adjudicando las mejorías de los pacientes al mero efecto placebo. Actualmente Mesmer es considerado el padre de la hipnosis moderna.

Abandonó los imanes por el magnetismo animal. El magnetismo animal no es más que la capacidad de las personas para curar a otras a través de su propio magnetismo o carisma, lo que hoy se conoce como sugestión.

Continuara…

Imagen gracias a Wikipedia

depsicologia.com

Newsletter