¿Cómo decirle a un mayor que necesita ayuda?

A lo largo del año es frecuente que me encuentre a varios pacientes que plantean esta pregunta de forma directa o indirecta, ya sea desde la preocupación o la frustración como hijos, o desde el dolor y la rabia cuando se trata de un paciente de avanzada edad. Sin duda, cumplir años hace que nos confrontemos con la pérdida y más cuando llega el momento de decirle a alguien a quien queremos que necesita ayuda externa.

Como decirle a una persona mayor que necesita ayuda

¿Qué pérdida? Os preguntaréis.

Nos pasamos la vida entre ganancias y pérdidas, desde el principio de los tiempos. Perdemos el lugar maravilloso y protector del útero, dejamos de ser hijos únicos para ser uno más (hermanos, primos, trabajos, amigos de los padres…), en la adolescencia perdemos la idolatrada infancia, en la vida adulta ya nos tenemos que hacer completamente cargo de nosotros mismos frente a «que me lo den todo hecho», hasta que llega la vejez y uno comienza a perder independencia para ganar dependencia. El cuerpo ya no funciona igual, la mente ya no funciona igual. Uno se defendía solo por el mundo, era el que criaba y cuidaba a los hijos, y ahora recibe la noticia de «papá -mamá- necesitas ayuda».

Como siempre, cuando hacemos un artículo de este tipo, hablamos en términos generales y habrá que valorar el caso por caso. Por supuesto, hay personas mayores que tienen asumido que ya no se manejan solas, son descritas como «fáciles de llevar» o de cuidar. Pero también hay muchísimas personas que pasan por una etapa en la que pueden escuchar la palabra ayuda como si fuera un ataque, por lo que pueden sentirse profundamente dolidos, incomprendidos o insultados.

Consejos para decirle a un mayor que necesita ayuda

Sabemos que no existe el momento perfecto para hablar de cosas que duelen pero, creo que todos tenemos clarísimo, que hay días que no son para hablar de ciertos temas. Buscad el mejor momento, en el que haya un ambiente tranquilo y sosegado, que sea un lugar en el que podáis hablar todo el tiempo que haga falta y que ambos os podáis expresar libremente. Escoged un día en el que estéis en calma para poder trasmitir vuestro mensaje con esa emoción.

Recordad que la paciencia, el cariño y la forma en la que se dicen las cosas son herramientas tremendamente útiles para poder conectar mejor con la otra persona. Decirle a alguien -quien probablemente os ha criado- que ya no se puede hacer cargo de sí mismo puede provocar emociones muy intensas, que deriven en un enfrentamiento. Ante esto manteneos serenos, permitid que exprese todo lo que tenga dentro de la manera en la que pueda y escuchad todo cuanto dice sin interrumpirle para poder captar cuáles son sus miedos, sus sensaciones y sentimientos.

Como decirle a un anciano que necesita ayuda

Por tanto, una vez que pase el maremágnum llega el momento de contener, calmar y devolverle las palabras que ha dicho con mimo. Pongamos un ejemplo: en muchas ocasiones suele haber un temor a sentirse inútil, lo pueden verbalizar tal cual aunque sea a través del enfado, lo ideal sería recoger esa emoción y devolvérsela. No se trata de ser inútil, es útil de muchísimas maneras y más de las que imagina, pero… Y ahí vuestro razonamiento.

Siempre puede haber puntos intermedios con los que puede ser más fácil tener acercamientos. Antes de ir a una residencia se puede ver como contratar la teleasistencia, de forma que no tenga que irse de su hogar y de su barrio.

La mejor recomendación que podemos haceros es evitad la discusión, pues aquí no hay ganadores o perdedores, no hay un punto de vista único ni válido, lo ideal es trabajar para que sea una decisión mutua o llegar a entendimientos que os dejen a ambos tranquilos.

Puede ser una conversación que os lleve más de un día, e incluso podéis marcaros un plazo juntos para poder reflexionarlo y valorarlo. Es importante que sienta que os tiene al lado, no que os ha de ocultar las dificultades con las que se vaya encontrando en su día a día.

Sé que puede ser frustrante y doloroso estar al otro lado de la línea, que hay miedo y angustia porque le pueda pasar algo y sentir que uno no ha puesto los medios suficientes, pero aunque sea una persona que comienza a ser dependiente no quiere decir que haya que anular e invalidar su forma de pensar o de sentir. Sigue siendo la misma persona que os ha criado y cuidado, solo que ahora quien necesita cuidados es ella.

Como decíamos antes, hablamos en términos generales y cada caso, cada persona, cada familia, necesita una escucha pormenorizada.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar