Escrito por

La escucha activa

La importancia de la escucha es definitiva para que podamos relacionarnos con los que nos rodean en todos los niveles, por lo que debemos aumentar y desarrollar la que se conoce como escucha activa de la que te ofrecemos a continuación, todos los detalles.

¿Que es la escucha activa?

La escucha activa se entiende como la capacidad de saber escuchar con un alto grado de atención y participación comunicativa. En la práctica, difiere de la escucha entendida que comúnmente consiste simplemente en recibir información (escucha pasiva).

La escucha activa es una técnica de comunicación asertiva, basada en la aceptación y la empatía, útil no solo para promover la capacidad de expresar correcta y efectivamente sus emociones o argumentos, sino también para saber escuchar y percibir la razones y sentimientos de los demás, estableciendo ese contacto auténtico que puede convertirse en una base para relaciones enriquecedoras y efectivas. Escuchar de forma activa significa conectarse con el otro a través de la metacomunicación, captar todos los aspectos del mensaje, la postura, el tono de voz, las dudas y las emociones que se escapan de lo que se dice.

Poder observar bien al interlocutor, percibir también su lenguaje no verbal y su tono de voz, favorece nuestra concentración y, por lo tanto, nuestro sistema de escucha se activa con mayor efectividad, ya que tener un alto grado de atención favorece nuestra concentración y luego nos permite que entendamos mejor a quien nos habla. De este modo, la observación y la escucha se incorporarán a una espiral positiva que favorece no solo el desarrollo de la escucha activa, sino también la mejora de la competencia de la comunicación interpersonal. Estos elementos también son esenciales para el importante proceso de aprendizaje de adultos que se integra sobre todo con experiencia directa.

Una escucha activa entonces se obtiene mediante la integración de la capacidad de recepción, la comprensión y la asimilación con los de percibir y observar el interlocutor. Una vez implementado, favorece una escucha más efectiva , a partir de un supuesto amplio que supera el hábito de escuchar a los demás de manera superficial, a menudo automática y distraída. Otro elemento fundamental que favorece la capacidad de escuchar activamente es la gestión de los comentarios en la comunicación.; Esto se logra a través de la capacidad de hacer preguntas abiertas o alternativas o de verificar y aclarar. Esta capacidad favorece el logro de una competencia transversal importante que permite el establecimiento de relaciones interpersonales positivas, es decir, la empatía.

Beneficios de la escucha activa

La escucha activa tiene características particulares que requieren poner toda la sensibilidad, atención, comprensión, inteligencia, y la empatía de la que somos capaces de modo que a la larga nos aporta varios beneficios en función de los niveles de nuestras relaciones sociales.

Debido a su capacidad para fomentar la apertura al diálogo, la escucha activa es el principal instrumento de la psicoterapia y, en general, permite ayudar a las relaciones. Sin embargo, también puede convertirse en un aliado especial en las relaciones diarias de cada uno de nosotros, ya que nos permite establecer un contacto auténtico entre nosotros y comenzar con ello un tipo de comunicación más eficaz y rentable.

Aprender a escuchar activamente, de hecho, nos hace capaces de:

  • evitar errores muy comunes que contribuyen a formar ” barreras ” en la comunicación que llevan a esos malentendidos fáciles que cada uno de nosotros tiene experiencia;
  • volverse más sensible y atento a la experiencia emocional que acompaña a cada comunicación y se expresa a través del lenguaje paraverbal y no verbal, lo que nos permite ir más allá de lo que se expresa en palabras ;
  • dominar la técnica de reflejo empático que nos permite comunicar nuestra presencia en la relación con el otro y le dará la clara sensación de ser escuchado y comprendido .

Características de la escucha activa

La comunicación tiene lugar a lo largo de cuatro modalidades: hablar, escribir, escuchar y leer. Es común que los instructores enseñen habilidades para hablar, escribir y leer, y sin embargo, escuchar es, al mismo tiempo, la menos entendida pero la más importante de estas competencias.

Escuchar es una competencia de comunicación importante que incluye procesos cognitivos complejos como comprender e interpretar mensajes, procesos afectivos como estar motivado para prestar atención y procesos conductuales como responder con comentarios tanto verbales como no verbales. En otras palabras, para ser un oyente eficaz, el oyente debe tener en cuenta lo que está pensando acerca de la comunicación que se está recibiendo, lo que está sintiendo acerca de la comunicación y también el contexto de la conversación, y lo que él o ella Lo hará en el proceso y como resultado de la comunicación.

Las características de la escucha activa, por lo tanto, abarcan estos marcos cognitivos, afectivos y de comportamiento.

Características cognitivas de la escucha activa

  • Sondeo
  • Parafraseamiento
  • Resumen

Hacer preguntas para hacer un seguimiento o una aclaración, parafrasear las comunicaciones individuales y resumir la conversación son todas actividades que muestran el compromiso cognitivo del oyente en la conversación, lo que indica tus intentos de comprender e interpretar correctamente los mensajes que se transmiten.

Características afectivas de la escucha activa

  • Enfoque de la atención
  • Aceptación
  • Empatía

El oyente efectivo también puede señalar su compromiso afectivo en la conversación al convertirla en el único foco de atención y al recibir comunicaciones con aceptación y empatía. Recibir comunicaciones con empatía requiere que el oyente intente evitar proyectar sus propias opiniones, sentimientos o prejuicios sobre el hablante, y que el oyente acepte las comunicaciones del hablante sin tratar simultáneamente de elaborar una respuesta.

Características de comportamiento de la escucha activa

  • Comportamiento no verbal
  • Observación

La acción también es parte de la escucha efectiva. El oyente debe comunicar su atención a través de medios no verbales como contacto visual, postura erecta, asentimiento y lenguaje corporal positivo. El oyente también puede demostrar compromiso al ampliar el rango de la conversación, por ejemplo, preguntando o sugiriendo alternativas al tema o las conclusiones en cuestión.

Ejercicios y técnicas para activar la escucha activa

Existen varias técnicas clave o ejercicios de escucha activa que puedes utilizar para ayudarte a convertirse en un oyente más eficaz. Entre ellos:

1. Presta atención

Presta toda su atención al orador y reconoce el mensaje. Reconoce que la comunicación no verbal también “habla” en voz alta.

  • Mira el altavoz directamente.
  • Coloca a un lado los pensamientos que te distraen.
  • No prepares mentalmente una contestación.
  • Evita distraerte por factores ambientales. Por ejemplo, conversaciones paralelas.
  • Escucha el lenguaje corporal del hablante.

2. Demuestra que estás escuchando

Usa tu propio lenguaje corporal y gestos para demostrar que estás comprometido.

  • Asentimiento ocasionalmente.
  • Sonríe y usa otras expresiones faciales.
  • Asegúrate de que tu postura sea abierta e interesada.
  • Anima al orador a continuar con pequeños comentarios verbales.

3. Haz comentarios

Nuestros filtros personales, suposiciones, juicios y creencias pueden distorsionar lo que escuchamos. Como oyente, tu función es comprender lo que se dice. Esto puede requerir que reflexiones sobre lo que se está diciendo y que hagas preguntas.

  • Reflexiona sobre lo que se ha dicho parafraseando. “Lo que escucho es …”, y “Parece que estás diciendo …”, son excelentes maneras de reflexionar.
  • Haz preguntas para aclarar ciertos puntos. “¿Qué quieres decir cuando dices …?” “¿Es esto lo que quieres decir?”
  • Resumir periódicamente los comentarios del orador.

4. Evita hacer juicios

Interrumpir es una pérdida de tiempo. Frustra al orador y limita la comprensión total del mensaje.

  • Permite que el orador termine cada punto antes de hacer preguntas.
  • No interrumpas con argumentos en contra.

5. Responde adecuadamente

La escucha activa está diseñada para fomentar el respeto y la comprensión. Estás ganando información y perspectiva. No vas ganar nada al atacar al orador.

  • Se sincero, abierto y honesto en tu respuesta.
  • Afirma tus opiniones con respeto.
  • Trata a la otra persona de una manera que pienses que desearía ser tratada.

Otros artículos de interés en DePsicología:

En De psicología nos importa tu opinión. Si tienes ideas o sugerencias puedes dejar un comentario, gracias por leer De Psicología.com

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos