¿Cómo recuperar el deseo sexual después del parto?

La pérdida de deseo sexual después del parto es normal, habitual y natural pero ¿cuándo «debería» de volver a sentir deseo?, ¿cuándo tengo que comenzar a preocuparme?, ¿por qué no tengo el mismo deseo que antes? o ¿por qué ya no me gustan las mismas cosas? Son muchas las preguntas a las que se enfrenta cada mujer antes, durante y después del embarazo, vamos a intentar resolver las más acuciantes.

El nacimiento de un hijo hace que todo cambie por completo. La dinámica de pareja cambia, hay que hacerle hueco a una tercera personita que depende por completo de un otro para poder sobrevivir. Se producen cambios en los horarios, en las rutinas, en el descanso, en las idas y venidas. Todo se detiene de golpe y comienza en una nueva onda, ni mejor ni peor, distinta. Lo mismo sucede con la vida sexual, se detiene el deseo y éste aparece ubicado en otro lugar, el bebé, pero esto solo sucederá de forma temporal.

No tengo deseo sexual

La recomendación médica es que entre los 30 y 40 días después del parto hay que evitar mantener relaciones que impliquen penetración para evitar posibles infecciones. Son semanas en las que el cuello del útero se cierra y se ha de finalizar el sangrado, que indica que las heridas del canal de parto ya se han cerrado.

Biológicamente es de lo más habitual que el deseo sexual haya disminuido o desaparecido. Las hormonas han cambiado, se produce un aumento de la prolactina, que es la que favorece la lactancia, y una reducción de los estrógenos, que puede producir una reducción de la libido y falta de lubricación.

A nivel emocional son muchas las razones que pueden hacer que una mujer pierda el deseo sexual de forma temporal tras el parto. Muchas mamás hablan de estar muy cansadas y que, en los ratitos en los que pueden descansar, lo único que quieren es dormir. Es importante tener en cuenta que esto no es una excusa ni nada por el estilo, cuidar de un bebé las 24 horas del día puede ser agotador tanto a nivel físico como a nivel emocional.

También hay mujeres que dejan de sentirse atractivas. El cuerpo ha cambiado durante y tras el embarazo, pueden sentir que no se reconocen ante el espejo o les puede costar mirarse, ni qué decir tocarse o que su pareja las mire o las toque. Es un tiempo de duelo y de reencuentro, de volver a conocerse.

Otras mujeres hablan del miedo al dolor que puede venir con la penetración. A veces, ese miedo al dolor no está conectado con algo físico (la matrona y la ginecóloga dicen que todo está bien pero ella sigue pensando que va a doler mucho o que a la hora de intentarlo le duele y le impide mantener una relación) y otras veces tiene que ver, por ejemplo, con una episiotomía que no ha cicatrizado bien o con una distensión de la vagina. Para este último caso, comprar juguetes eróticos como unas bolas chinas con las que trabajar el suelo pélvico y recuperar la elasticidad de la vagina pueden ser una opción de lo más interesante, al igual que los ejercicios de Kegel.

«Soy una teta con piernas«, «parece que lo único que hago es dar el pecho», «ya no me ducho hasta que llega mi pareja a casa y lo hago corriendo», «no tengo tiempo ni para ir al baño tranquila». La maternidad es una experiencia arrolladora para muchas mujeres, se produce un cambio de lugar en su mundo, hay otras angustias y deseos, hay otras exigencias y satisfacciones, hay otra identidad también. «Ahora me conocen como la madre de … ¿y yo qué?».

«Solo me llaman para preguntarme por mi hijo ¿y yo?». También, después del parto, se puede sentir que una ha perdido algo importante aunque no se sabe qué. Otras veces tiene que ver con haber sido el centro de atención y de mimos durante nueve meses y, de repente, una deja de sentirse importante, invisible, cuando además es un tiempo de gran vulnerabilidad para muchas mujeres. Este aspecto emocional, también va a afectar a cómo una se sienta consigo misma y las ganas de tener un encuentro sexual.

¿Cómo recuperar el deseo sexual después del parto?

Lo primero y lo más importante es que tengas en cuenta de que no hay unos tiempos exactos ni concretos en los que has de volver a tener deseo sexual. Cada mujer es un mundo y se relaciona con su maternidad como puede, no como quiere. Es un tiempo de hacer duelos pues ser madre también es perder ciertas cosas y se ganan otras, hay renuncias y hay beneficios, son muchos cambios a nivel biológico y emocional que dejan una huella. Y, esa huella, se puede ver en lo sexual o se puede manifestar en otros aspectos de la vida individual, en pareja o con el bebé.

A nivel biológico, la llegada de la menstruación hará que los cambios hormonales anteriores vayan recuperándose a un estado anterior, lo que puede favorecer la apetencia sexual así como la lubricación.

El hecho de que no haya deseo sexual no quiere decir que no se puedan hacer otras cosas en pareja. Es más, se recomienda poder cuidar los espacios de pareja, aunque sean pequeños ratitos, pero donde pueda haber contacto, abrazos, mismos y descanso. Las muestras de cariño siempre son fundamentales y, en esta época, caricias que no implican exigencia erótica son la mejor herramienta que puede haber para mantener la cercanía e ir despertando, poco a poco, la piel hacia la excitación.

Los hombres también pueden sentirse afectados por su reciente paternidad. Como siempre, es ideal poder hablar de las preocupaciones y los temores que están surgiendo en la pareja, poder hablar de lo que cada uno está sintiendo y crear espacios donde se pueda dar el reencuentro, donde el tercero se quede fuera y, durante un ratito, se vuelva a ser dos.

¿De qué se puede hablar? Del miedo a no gustarle físicamente, de cómo una se está encontrando con su propio cuerpo, de las necesidades que ahora se tienen, de querer ir experimentando, pueden haber cambiado los punto de placer o la forma en la que una desea ser tocada, se puede jugar poco a poco para ir tratando el miedo al dolor, etcétera. Hablar, aunque a veces pueda ser difícil, siempre es un buen medio para acercarse y tratar las dificultades no solo sexuales, si no de la vida.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar