Escrito por

Qué es la lateralidad cruzada

La lateralidad cruzada es una función en la que nuestra lateralidad, es decir, la tendencia para decantarnos más hacia el uso de la derecha o de la izquierda se cruza de manera que las personas que la sufren escriben con una mano, pero realizan la mayoría de las acciones con la otra. Veamos a continuación, con todo detalle, qué es la lateralidad cruzada así como sus síntomas, los tipos que existen, que diagnóstico se revela y cómo se trata.

Qué es la lateralidad cruzada

Escribir con la mano derecha o izquierda se debe principalmente a factores genéticos y hereditarios, aunque también puede determinarse por factores ambientales y educativos. Aunque ser zurdo ocasionalmente puede crear algunos problemas de aprendizaje, no hay evidencia científica que demuestre una mayor dificultad de aprendizaje para las personas zurdas que las diestras.

Si la mano dominante no está en el mismo lado del pie, el ojo y el oído dominante, se denomina lateralidad cruzada. De hecho, sin embargo, esto no constituye un problema y no conduce a ninguna perturbación del aprendizaje, ya que la presencia de una lateralidad cruzada homogénea (por ejemplo, ser dextrosa, pero tener el ojo izquierdo como ojo dominante) es un evento evolutivo normal.

Habitualmente, no es hasta los cinco años cuando un niño comienza a desarrollar por completo su lateralidad, es decir, qué tendencia o hemisferio del cerebro domina en sus acciones o para entenderlo fácilmente, si será diestro o zurdo, o quizás ambidiestro, siendo a la edad de 8 cuando ya debería haber desarrollado un lado preferido del funcionamiento (unilateralidad). Esto significa que si un niño es diestro, el ojo derecho debe actuar como el ojo delantero tanto a distancia lejana como cercana, la oreja derecha, el pie, etc. y viceversa si es zurdo (con la posible excepción de la preferencia del oído derecho para mayoría de la población).

Pero existen casos en los que se produce la llamada lateralidad cruzada, es decir que el niño comparte la lateralidad de manera que por ejemplo, utiliza la mano derecha para escribir o ve mejor con el ojo derecho, pero camina antes con el pie izquierdo o utiliza la parte izquierda de su cuerpo para la mayoría de sus acciones.

Podemos decir entonces que la lateralidad cruzada es una manifestación de las habilidades motoras donde se mezcla la dominancia, y los diferentes lados de cada parte del cuerpo son más fuertes que los otros (por ejemplo dominio del ojo izquierdo siendo diestro).

Alguien con dominancia cruzada puede incluso preferir realizar diferentes tareas en diferentes lados con la misma parte del cuerpo, como preferir escribir con la mano derecha pero comer con la mano izquierda.

Podemos decir que este tipo de lateralidad es mucho más frecuente de lo que parece, y de hecho muchos niños que tienen dificultades de aprendizaje quizás no saben que tienen lateralidad cruzada, que es a menudo un factor adicional para dichas dificultades a la hora de aprender.

Síntomas de la lateralidad cruzada

Es importante desde la infancia estar atentos para comprobar si la lateralidad de los niños es o no cruzada. Podemos buscar entonces algunos síntomas concretos, como por ejemplo:

  • Pueden surgir dificultades perceptivas, motoras y relacionales: un sujeto que percibe de forma distorsionada su cuerpo debid a una lateralidad cruzada, tampoco podrá percibir correctamente los objetos; y si no puede usar correctamente las relaciones espacio-temporales sobre sí mismo, tampoco podrá establecer relaciones espaciales y temporales correctas entre él y el mundo.
  • El plan de aprendizaje se ve afectado. De hecho, la lectura y la escritura requieren no solo una buena coordinación de la vista y la mano, sino también una orientación precisa del tiempo y el espacio: las palabras se distribuyen en el pentagrama con una secuencia precisa, con orientación de izquierda a derecha y con un cierto ritmo.
  • También los procesos de aprendizaje numérico y de cálculo están condicionados por los trastornos del esquema corporal, ya que los primeros conceptos numéricos están vinculados al cuerpo: un niño aprende que tiene dos ojos, dos manos, muchos dedos, etc…si existe lateralidad cruzada no acabará de entender el concepto de razonamiento y aprendizaje matemático.
  • En el nivel del motor hay torpeza: con alteraciones en la coordinación e imprecisión de los movimientos que condicionan la formación de los patrones del motor.
  • Todo esto produce en un sujeto frustración e inseguridad que puede provocar inhibición, sentimientos de baja autoestima o incluso agresión.
  • Y no es infrecuente encontrar niños que nieguen la enfermedad oponiéndose y desordenándose a cualquier forma de manipulación de la parte enferma o al uso de esa parte, tanto en las actividades de la vida cotidiana como en las pautas dadas en el campo terapéutico.

Tipos de la lateralidad cruzada

A lo explicado, cabe añadir además que junto a la lateralidad cruzada como tal, existe además la lateralidad de oposición.

Lateralidad cruzada

Como decimos, es la lateralidad en la que la persona es capaz de utilizar su cuerpo sin que exista dominancia por la derecha o la izquierda, de modo que también puede darse en aquellas personas que se conocen como ambidiestras.

Lateralidad de oposición

Este es un tipo de lateralidad cruzada que se desarrolla cuando un niño zurdo en edad de desarrollar su lateralidad, se ve forzado a utilizar la mano derecha para escribir y desarrollar así su lado diestro, también se da en casos en los que por una crisis de oposición, el niño utiliza adrede la otra mano.

Diagnóstico de la lateralidad cruzada

Para saber si un niño o una persona tiene lateralidad cruzada, el médico debe realizar un test de lateralidad, en el que evaluará sus manos, ojos, piernas (tanto en movimiento como quietas), su motricidad facial, el oído y sus cervicales para saber qué predominancia de cada lado del cuerpo existe en cada una de las partes que se hayan evaluado.

El test debe estar formado no solo de las preguntas pertinentes, sino que además se realizan diversos ejercicios, en los que el paciente debe por ejemplo coger un alimento o un cubierto, señalar con qué oído oye mejor o con qué ojo suele enfocar primero.

Tratamientos contra la lateralidad cruzada

Cuando se haya obtenido el diagnóstico de lateralidad cruzada, se lleva a cabo el tratamiento que consiste en una terapia neuropsicológica para poder “reorganizar” de alguna manera el sistema nervioso y que está formada por varios ejercicios que desarrollan la psicomotricidad y que además, sirven para poder estimular aquellas partes que de manera natural no se “activaron”.

Son una serie de ejercicios específicos y constantes que estimularán la sinapsis (la comunicación entre neuronas) y se activará el  lóbulo cerebral correspondiente a la lateralidad correcta, con un porcentaje de recuperación que está cifrado en torno al 80%.

Artículo de interés:

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos