Escrito por

Síndrome del quemado | 5 formas de prevenirlo

¿Conoces el Síndrome del quemado o te suena el término “burnout”? Os contamos cuáles son las señales para poder detectar si os ocurre y cinco formas de prevenirlo.

Síndrome del quemado ¿Qué es?

En el año 1974, el psicólogo Herber. J Freudemberger, acuñó el término Burnout o síndrome del quemado. Desde entonces, ha sido uno de los síndromes emocionales más estudiados debido a las consecuencias emocionales y físicas que provoca, ya que afecta a un gran número de personas.

Este síndrome del quemado hace referencia a aquellas personas que viven situaciones prolongadas de estrés emocional e interpersonal generadas por el trabajo. Los síntomas que suele provocar están asociados a fatiga crónica, sensación de ineficacia, desmotivación, despersonalización, entre otros, que afectarían tanto en su ámbito laboral, como social y personal.

Según la Organización Mundial de la Salud es una de las fuentes de problemas como el absentismo, incapacidad temporal, enfermedad, accidentabilidad, etc.

Estudio del síndrome del quemado

La psicóloga Cristina Maslash estudió el síndrome del quemado desde 1980 y creó el inventario “Maslach Burnout Inventory”. La psicóloga encontró que el síndrome del quemado se produce cuando en ciertas áreas de nuestra vida, como el trabajo, no recibimos lo que según nuestro sistema de creencias pensamos que nos merecemos.

Por ejemplo: solo la carga de trabajo no es suficiente para provocar el agotamiento, la persona puede estar hasta arriba pero satisfecha con lo que realiza. Sin embargo, si se suma a la alta carga de trabajo la sensación de que tu jefe te está tratando injustamente, entonces ese trabajo que realizas si será una carga y, en lugar de fuente de satisfacción, puede provocar agotamiento y hastío.

¿Sufro síndrome del quemado?

Teniendo en cuenta que cada persona puede manifestar un malestar emocional de múltiples formas, nos encontramos con que cada uno puede tener unos síntomas u otros y que, según lo explicado anteriormente, pueden aparecer tanto en el trabajo como fuera del mismo. Algunos de los más frecuentes los podríamos dividir en estas tres categorías:

  1. Los síntomas físicos suelen estar relacionados con dificultades para dormir bien, dolores recurrentes de cabeza o migrañas, taquicardias, alteraciones gastrointestinales, alteraciones en la libido, contracturas musculares, entre otros.
  2. Las manifestaciones o síntomas conductuales suelen relacionarse con un consumo abusivo de sustancias como el tabaco, el alcohol o las drogas. También puede producirse un aumento de la ingesta de comida, no tanto por placer sino por ansia. Se pueden producir salidas de tono que pueden llegar a conductas violentas o, por el contrario, personas que tienden hacia conductas más depresivas. Tal y como mencionábamos antes, también puede derivar en absentismo laboral o un deterioro de la productividad.
  3. Los síntomas emocionales pueden ser la sensación de haber perdido la ilusión, de sentirse alicaído, más irritable, cansado, decae la autoestima, soledad, tristeza, vacío. En cuanto a nivel cognitivo, aparece una dificultad para concentrarse y mantener la atención.

Según Christine Louise Hohlbaum, autora de The Power of Slow: 101 Ways to Save Time in Our 24/7 World,
“El agotamiento es una enfermedad silenciosa inducida por el estrés crónico que se caracteriza por lo emocional, el agotamiento físico, el cinismo y la falta de eficacia profesional”. Ella propone algunas preguntas que pueden servir como señales para saber si uno está sufriendo burnout:

  • ¿Estás empezando a despreocuparte de aspectos relacionados con el trabajo?
  • ¿Te resulta difícil mantener la motivación?
  • ¿Sientes tu lugar de trabajo como un lugar odioso?
  • ¿Estás perdiendo los estribos con tus compañeros de trabajo?
  • ¿Te sientes desvinculado de tu trabajo?
  • ¿Has perdido la ilusión por las cosas?

5 Formas de prevenir el síndrome del quemado

Según Christine Louise Hohlbaum, estos 5 pasos pueden ayudar a prevenir el bornout:

Reconozca cuando su pasión se ha convertido en veneno

Si antes sentías ilusión por tu trabajo, motivación, ganas de innovar y ahora sientes el trabajo como una carga, evitas a tus compañeros y te aislas a ti mismo, es momento de reflexionar, algo te está pasando en el trabajo que ha llevado a cambiar pasión por decepción.

Evalúe honestamente su situación y trabaje para encontrar soluciones

Pregúntate:

  • ¿Qué me apasiona?, ¿Estoy haciendo esas cosas?
  • ¿Porqué hago lo que estoy haciendo?,
  • ¿Cómo me sentiría si tuviera que cambiar de situación?, ¿Qué cosas puedo cambiar hoy?,
  • ¿Qué medidas puedo tomar para cambiar mi posición?
  • ¿Puedo permitirme tomar un descanso de mi situación actual?, ¿Cuánto tiempo necesitaré?

Sacar tiempo para uno mismo todos los días

Una caminata diaria, acudir al gimnasio, hacer bicicleta, sacar tiempo para escuchar música o leer tu libro favorito, hacer actividades manuales o crucigramas si te gusta. Ha de ser algo que te desconecte totalmente de los problemas y la tensión laboral.

Buscar apoyo

Habla con alguien cercano sobre cómo te sientes, tu pareja, algún amigo o familiar. Sacar de dentro de ti los sentimientos y emociones es positivo, recuerda “no acumules silencios, grita de vez en cuando”.

Muéstrate receptivo con tus propios sentimientos y necesidades

Estate pendiente de ti mismo durante el día, sobre lo que necesitas. Si por ejemplo, por las tardes en el trabajo te sientes decaído, planea un tiempo (aunque sean 5 minutos) para parar, respirar, tomar un poco de agua y pensar en  en situaciones placenteras que has vivido o te gustaría vivir.

loadInifniteAdd(44636);

Cuenta con un profesional

Éste es un punto extra, el número 6 y lo añadimos nosotros. Muchas personas esperan a que esta situación se acabe yendo con el tiempo, intentan restarle importancia y hacer como que no pasa nada, pues si no se hablan las cosas pareciese como que no existen ni están ocurriendo.

La realidad es que padecer los síntomas que hemos descrito anteriormente son un aviso claro de que algo no está yendo bien. Emocionalmente no siempre nos encontramos igual y el nivel de tolerancia también tiene un tope. Por ello, es importante tener en cuenta todo lo mencionado anteriormente para leer las señales y pedir ayuda a tiempo.

También te puede interesar

Fuente|psychcentral.com

depsicologia.com

Newsletter