Terapia EMDR: Qué es y cómo funciona

¿Has escuchado hablar alguna vez de la terapia EMDR? Se trata de una técnica terapéutica que puede ser utilizada por profesionales especializados en EMDR, la cual consiste en la estimulación bilateral y que puede ser utilizada para tratar diferentes tipos de sufrimientos psíquicos.

¿Qué es EMDR?

Concretamente, las siglas EMDR responden a “Eye Movement Desensitization and Reprocessing”, la traducción más cercana al castellano sería “Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares”.

Esta técnica terapéutica fue desarrollada por la Dra. en psicología Francine Shapiro, quien en 1987 observó que los movimientos oculares podían rebajar la intensidad de pensamientos angustiosos.

Está considerada como una forma de abordaje científicamente probada y de éxito en el tratamiento de traumas (desastres naturales, violencia y violación, abusos, asalto…). Dicho esto, también es utilizada ante otro tipo de síntomas como los ataques pánico, o cambiar creencias limitadoras acerca de uno mismo o desensibilizar emociones. Según describe la Organización Mundial de la Salud, esta técnica puede ser utilizada en niños, adolescentes y adultos, para el tratamiento de trastorno de estrés postraumático.

Con este tipo de técnica lo que se pretende es favorecer el procesamiento de experiencias traumáticas a través de la estimulación bilateral, que es la herramienta que caracteriza este abordaje. Con este tipo de estimulación afirman que se produce una conexión entre los dos hemisferios cerebrales de forma más sencilla, lo que tiene como resultado que disminuye la carga emocional y se produce el adecuado procesamiento de la información.

Cómo funciona EMDR

Desde la Asociación EMDR España explican que este tipo de técnica está centrada en el paciente favoreciendo, a través de dicha técnica, que se produzca la estimulación de los mecanismos de curación propios de él mismo, con el fin de que su cerebro pueda procesar la información.

En un principio, terapeuta y paciente mantendrán una serie de entrevistas para poder identificar un problema concreto a resolver, por lo que hablamos de una terapia de tipo focal o de objetivos. Una vez que se ha seleccionado dicho problema, será el momento de describirlo arduamente para poder discriminar cuáles son los datos más relevantes y los instantes de mayor angustia.

El terapeuta decidirá qué tipo de estimulación bilateral es la más adecuada, pudiendo ser visual (el paciente ha de mover los ojos de un lado a otro en función de lo que indique el psicólogo), auditiva (escuchará sonidos alternos en cada uno de sus oídos) o kinestésica (el psicólogo da un toque suave sobre las manos o los hombros del paciente, de forma alternada).

Esta estimulación será guiada por el psicólogo con el fin de que se pueda ir procesando las emociones que ha generado aquel hecho traumático, así como las sensaciones físicas y las creencias. De vez en cuando, el psicólogo parará la estimulación para comprobar que el paciente está procesando todo nuevamente.

Como antes comentábamos, no sólo se utilizarían para tratar esas emociones y pensamientos ligados a los traumas; en el centro Hernández Psicólogos señalan que también utilizan EMDR para trabajar la relajación, el Trastorno obsesivo compulsivo, la ansiedad y su aplicación con niños.

¿Cualquier psicólogo puede llevar a cabo esta técnica?

Tal y como señalan en Hernández Psicólogos Málaga, para poder llevar a cabo este tipo de técnica dentro de un proceso terapéutico es necesario haber realizado una formación adecuada y homologada. Desde la Asociación nacional e internacional de EMDR se afirma que ha de seguir una metodología estandarizada y estructurada, estando al día de las actualizaciones pertinentes para poder contar con la mayor formación de calidad.

Por ello, a la hora de escoger un profesional con el que iniciar un tratamiento o un tipo de terapia específico es fundamental asegurarse de que se trata de un psicólogo o un profesional de la salud especializado.

3.70 / 5
3.70 - 48 Votos

También te puede interesar