¿Cómo afecta la siesta al cerebro? 9 beneficios

¿Alguna vez te has planteado cómo afecta la siesta al cerebro? Las ventajas de dormir la siesta son importantes e interesantes, además de estar demostradas científicamente. Después de leer este artículo acabarás buscando la manera de poder cerrar los ojos un ratito cada día. Las siestas no solo son beneficiosas porque nos hacen sentir menos […]

¿Alguna vez te has planteado cómo afecta la siesta al cerebro? Las ventajas de dormir la siesta son importantes e interesantes, además de estar demostradas científicamente. Después de leer este artículo acabarás buscando la manera de poder cerrar los ojos un ratito cada día.

Beneficios siesta cerebro

Las siestas no solo son beneficiosas porque nos hacen sentir menos somnolientos y más alerta, sino porque mejoran nuestro funcionamiento cognitivo, los tiempos de reacción, la memoria a corto plazo e incluso nuestro estado de ánimo.

Una siesta reduce el estrés

Una siesta es dormir durante un plazo corto de tiempo y, en este caso, se ha mostrado que con una sola siesta de diez minutos podréis conseguir reducir el nivel de estrés. De esta forma, ese breve descanso que se da a la mente va a beneficiar que uno pueda sentirse con mayor energía y concentración para poder enfrentar la próxima tarea.

Mejora la salud mental

¿Sabías que se ha mostrado cómo dormir una siesta de forma regular puede favorecer una mejor salud mental? Es decir, disfrutar de mayor bienestar emocional. Esto se ha demostrado en personas de todas las edades, sobre todo en personas ancianas.

Fomenta la creatividad

Dormir bien incrementa la creatividad, al igual que dormir la siesta fomenta que la imaginación despegue. Los estudios han mostrado que un cerebro descansado combinado con una producción de hormonas equilibrada favorece que fomente la imaginación ya que la memoria funciona mucho mejor.

Por otra parte, otros estudios han mostrado que las personas que duermen la siesta y llegan a un sueño profundo, también despiertan esa creatividad para solucionar y resolver problemas.

Estar más despierto y vigilante

Cuando se puede descansar la mente durante una siesta, lo que se obtiene posteriormente es un estado de más alerta y con más facilidad para poder concentrarse. Así, según los estudios, lo que se consigue es estar en mayor alerta incluso en situaciones complejas o en las que uno se ha sentido perdido.

Aumenta la paciencia

Recientes estudios han mostrado que dormir una siesta puede aliviar la frustración y encontrar otras opciones de ser más resolutivo, lo que finalmente deriva en un incremento de paciencia.

Incremento de la energía

¿Sabías que hay estudios que afirman que una siesta incrementa mucho más la energía que el consumo de café o cafeína?

Ésta es la otra razón por la que cada vez que uno come le entra cierto sopor y, cuando uno se deja llevar por ese sueño en una siesta, las neuronas también se desconectan y uno recobra energía de forma natural.

Un estado emocional más positivo

Cuando se disfruta de una siesta en la que se puede llegar a alcanzar la fase REM (sueño profundo) se consigue que el estado emocional sea más positivo y más empáticos, incluso se puede ver de forma más optimista la situación.

Facilita el aprendizaje

Las siestas cortas pueden favorecer que la memoria y el aprendizaje funcionen al máximo rendimiento. Pensad en lo que hemos comentado anteriormente, una siesta facilita que el el nivel de concentración y el rendimiento mejore.

Reinicia el cerebro

Si disfrutáis de una siesta de 15 a 30 minutos podréis sentir que vuestro cerebro se refresca, se reinicia, como si hubiese disfrutado de un buen descanso.

Otros artículos que os pueden parecer interesantes son:

También te puede interesar