Cómo es la situación de la salud mental en España

El 10 de octubre se celebra el Día de la Salud Mental. Esta fecha fue promovida para concienciar de su importancia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Según datos de la OMS, cerca de 1.000 millones de personas viven con algún tipo de trastorno mental.

Salud mental

Los datos referentes a la salud mental en el mundo, y en España en particular, bien merece que se preste más atención a este problema. Concretamente en nuestro país, uno de cada 10 adultos y uno de cada 100 niños tienen algún problema de salud mental, según la información recogida por el gobierno a través de varias encuestas. Por este mismo trabajo se sabe que las mujeres sufren este tipo de mal casi el doble que los hombres, sin embargo, son los niños los que superan a las niñas.

Un problema que va en aumento

Los problemas relacionados con la salud mental, en más ocasiones de las deseadas, no reciben la atención que se merece. Según datos de la OMS, el 6,7% de la población española está afectada por la ansiedad y la misma cifra se da en personas con depresión. En ambos casos, la cantidad de mujeres afectadas es del doble que los hombres. Entre el 2,5 y el 3% sufre algún trastorno mental grave, lo que significa más de un millón de ciudadanos, solo en este país.

Con estas cifras sorprende que estas personas no sean atendidas por expertos. El 88% de las labores de atención y apoyo las llevan a cabo no profesionales, como la familia o los amigos.

Estos datos, ya de por sí bastante alarmantes, lejos de ir en descenso se prevé que vayan en aumento. Según la guía para periodistas Las palabras sí importan, que ha sido elaborada por la Confederación Salud Mental España en colaboración con Fundéu BBVA, se prevé que para el año 2030, los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo.

A los problemas laborales o la falta de empleo, principales causas de la depresión en España, se le han ido a sumar otros factores con el impacto de la reciente pandemia vírica del coronavirus, que ha afectado negativamente el bienestar emocional y psicológico de la población.

Haz click aquí para más información sobre este asunto en el articulo Efectos Psicológicos en la Salud Mental en tiempos de Pandemia (Covid-19) del blog del IEPP (Instituto Europeo de Psicología Positiva). Se trata de un texto realizado por los expertos del Instituto de formación que ofrece Titulaciones Universitarias acreditadas por el Centro Universitario de La Salle y desde el año 2010 han sido pioneros en técnicas de Psicología Positiva.

La falta de inversión es el principal lastre

El principal problema al que se enfrenta España para frenar el avance de las enfermedades mentales es la falta de inversión en este entorno de la salud.

Según señala el informe de la plataforma Headway 2020, creada para que los expertos puedan intercambiar experiencias y conocimientos sobre la prevención, el diagnóstico y la gestión de problemas de salud mental, España solamente dedica el 5% del gasto total de sanidad a la salud mental. Para verlo mejor, con cifras más claras baste decir que mientras en países de la Unión Europea, como Alemania, dedican 316 euros por persona, España tan solo destina alrededor 80,7 euros.

Otro dato preocupante según datos del Consejo General de Psicología de 2016 es que, mientras España tiene una ratio de 4,3 psicólogos clínicos por cada 100.000 habitantes, la media en la Unión Europea posee 18 por cada 100.000 ciudadanos. En relación al número de psiquiatras, España se sitúa como el cuarto país con menos de la Unión Europea (10 por cada 100.000 habitantes), donde la media es de 18.

A estos datos tan negativos en cuanto a inversión pública por parte del gobierno dentro de los presupuestos de sanidad destinados a salud mental, se le suman los temores de los expertos por la recesión económica que se avecina, lo que puede acabar teniendo un impacto a la baja en la ya de por sí reducida inversión destinada a este ámbito de la sanidad.

Según los expertos, las crisis económicas siempre vienen acompañadas de recortes en los que espacios como el dedicado la salud mental quedan muy mal parados, precisamente en un momento en el que las tensiones económicas y la falta de empleo hacen que la atención sea más necesaria que nunca. En este sentido, cabe destacar que, en España, según el Instituto Nacional de Estadística, más de 8 de cada 10 personas con problemas de salud mental no tienen empleo (83,1%) y entre el 11 y el 27% de estos males se pueden atribuir a las condiciones de trabajo, según apunta la Secretaría de Salud Laboral y Medio ambiente UGT-CEC, 2013.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar