Escrito por

El suicidio como respuesta al acoso escolar

El 17% de los adolescentes que sufren acoso escolar homofóbico ha intentado suicidarse. A pesar de que muchos considerábamos que la sociedad había cambiado y las nuevas generaciones eran más abiertas de miras, hoy nos hacemos eco del reciente estudio de la FELGTB sobre el acoso escolar homofóbico que se está produciendo entre los adolescentes.

Los datos del estudio realizado por la “Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales” nos muestran que el acoso escolar por homofobia comienza entre los 12 y los 13 años, y no finaliza hasta el bachillerato. La realidad es que no se centra en ningún estamento social ni en determinadas comunidades, se extiende en toda la geografía española.

Y parece que las cosas tampoco han cambiado porque las personas que ejercen este tipo de violencia, en su gran mayoría, son los compañeros varones contra el propio género masculino pero también se han descubierto casos, un 11%, en los que son los mismos profesores los que hostigan a los alumnos por su condición sexual.

En los casos en los que el acoso del profesorado no es directo, se ha visto que tampoco intentan impedir que éste siga ocurriendo, lo que hace que la víctima se sienta todavía más desprotegida e impotente, lo que supone a su vez, que el silencio está reforzando que el resto de compañeros sigan la misma conducta homofóbica.

Las características de este tipo de acoso se centran en el acoso verbal en su mayoría pero muy seguido del aislamiento.

El riesgo de suicidio en adolescentes aumenta con el acoso homofóbico

Las secuelas emocionales del acoso escolar es amplio y desgarrador: Humillación, vulnerabilidad, incomprensión, ansiedad, aislamiento, soledad, nerviosismo, indefensión, miedo, rabia, impotencia, tristeza y culpabilidad.

Las consecuencias del acoso escolar por homofobia es claramente alarmante y preocupante ya que llegan incluso a sentir culpa por su forma de ser, llegando a considerar que a lo mejor son ellos los que no están bien.

Estas conductas autolesivas están fuertemente relacionadas con necesidad de autocastigarse que se relaciona directamente con las conductas autolesivas. Éstas están muy presentes en cualquier tipo de acoso pero nos asombra leer que más de la mitad de las personas que han sufrido acoso homofóbico, un 87% han pensado en suicidarse y lo han planificado detalle a detalle. Es ensordecedor saber que el 17% de los adolescentes lo han intentado.

En palabras de Jesús Generelo, secretario general de la FELGTB: “Nadie es más propenso al suicidio por tener una cierta identidad de género, pero sí por las condiciones de violencia en las que vive“.

Abrir los ojos para cambiar las cosas

La cruda realidad nos muestra que a pesar del paso de los años y que éste problema ya lleva sobreviviendo en el mundo escolar durante demasiado tiempo, todavía no han sabido ponerle remedio tanto al acoso como al silencio en el que se ven sumidos sus víctimas.

Nada más y nada menos que un 82% de las personas que sufren acoso escolar homofóbico no dice nada a su familia, sobreviven solos ante esta situación.

loadInifniteAdd(44636);

Es el momento de romper las barreras y los tabúes que a simple vista parecen inexistentes pero que siguen formando parte de esta sociedad que todavía no imparte clases de diversidad afectivo-sexual en sus aulas.

Si todavía tememos miedo la reacción de los niños y adolescentes es porque nosotros mismos no tenemos tan clara la libertad sexual. Hablar es la solución, es el medio para alcanzar el fin y terminar con el acoso escolar homofóbico.

¿Qué más necesitamos para abrir los ojos y comenzar a cambiar las cosas?

Fuente: FELGTB

Imágenes: blogs.vidasolidaria.com, ambienteg.com, chueca.com

depsicologia.com

Newsletter