Pensamiento blanco o negro – Pensamiento dicotómico

depsicologia.com

Polarización o pensamiento dicotómico, todo o nada, blanco o negro, bueno o malo. El pensamiento dicotómico clasifica lo que le rodea en este tipo de categorías, lo que provoca que la persona siempre vea la parte negativa de todo lo que le ocurre.

Pensamiento blanco negro dicotomico

¿Qué es el pensamiento dicotómico?

Pensamiento blanco o negro ¿Te has fijado cuántas veces puedes pensar sólo en extremos? Se llama pensamientos dicotómicos. Hay momentos en los que pensamos la vida en blanco o negro, no vemos colores ni vemos matices, sino que todo está basado en un “sí” o un “no”, en es “bueno” o es “malo”, en “blanco” o en “negro”.

Cuando somos niños tendemos a dividir el mundo en categorías absolutas (todo o nada, bueno o  malo), conforme crecemos esto va cambiando. El pensamiento dicotómico forma parte de las distorsiones cognitivas o formas erróneas de interpretar la realidad. El pensamiento dicotómico es una forma que tiene nuestra mente de convencernos de algo que no es real. Estos pensamientos erróneos se usan sobre todo para reforzar pensamientos negativos y emociones negativas.

Este tipo de pensamiento se califica como un pensamiento rígido, puesto que uno no tiene en cuenta el contexto, ni la persona, ni la forma de pensar de los demás, ni las diferencias ni subjetividades para traducir la realidad. Por ello, desde también está considerado como una distorsión cognitiva que dificulta la interpretación de la realidad.
Es importante tener en cuenta que no se trata sólo de un pensamiento rígido dirigido hacia los demás, sino que también es rígido para entenderse a uno mismo.

Uno de los aspectos importantes es tener en cuenta que todos, en algún momento de nuestra vida, podemos encontrarnos con una etapa en la que nuestra forma de pensar y entender el mundo se base en un tipo de pensamiento absoluto, dicotómico, o en blanco o negro. Sin embargo, para muchas personas no se trata de una etapa sino de una forma de pensamiento predominante, con la que traducen el mundo y así mismos

Pensamiento blanco o negro – Consecuencias

Esta rigidez de pensamiento puede dificultar muchos aspectos y ámbitos de la vida:

Estado de ánimo bajo

Cuando este tipo de pensamiento se convierte en una constante es muy posible sufrir un estado de ánimo variable, pues o la vida es de color blanco o es de color negro, la vida es entendida desde los extremos y, por tanto, cada uno de ellos se vive con gran intensidad.

En el momento en el que uno vive la vida desde su extremo más negativo, puede llegar a sentir el peso de una certeza que le afirma que no va a poder salir de dicha situación, que no vale para nada y que siempre será así. Este tipo de pensamiento puede derivar en un estado de ánimo realmente bajo, incluso pudiendo llegar a un estado o pensamiento depresivo.

Ejemplos “me voy a quedar sola toda la vida”, “No voy a poder superar esto”, “Nadie volverá a enamorarse de mí”, “No hago nada bien”. Son frases que pueden resultar cotidianas en un momento de bajón pero, para muchas personas que funcionan con pensamientos dicotómicos, se convierte en una realidad constante y no solo es un momento o etapa. Les puede resultar difícil o inverosímil creer a alguien que les cuente que hay un lado positivo o les brinde una esperanza. Si las cosas van mal, van realmente mal y no hay otra opción.

Dificultad en sus relaciones sociales

Las relaciones sociales también se pueden ver dañadas a la hora de entender la vida en estos términos absolutos, ya que puede dificultar en gran medida poder entender a los otros en toda su complejidad, poder ser tolerante con las diferencias, con personas que no entienden la vida de la misma forma.

Frustración ante los objetivos

Si hablamos de tolerancia también tenemos que hablar de frustración y, de esta manera, también se pueden ver afectados los logros y los objetivos que cada uno se proponga.

Si hablamos de blanco o negro podemos hablar de una gran ilusión o una gran decepción, y ante un error o un fracaso solo queda la posibilidad de ver lo terrible de la situación. “Si he fallado hoy, fallaré siempre”, pues no tiene cabida otra opción.

¿Resolutivos?

No hay escala de grises cuando hablamos de un pensamiento blanco o negro, por lo que también resulta muy difícil encontrar soluciones u otras opciones a los problemas de la vida. Esto es algo que nos puede ocurrir a todo el mundo en un momento de angustia pero, lo dicho, cuando hablamos de un pensamiento en blanco negro que se repite de manera constante, al final hablamos de personas que les cuesta mucho poder ver más allá y que pueden tener la sensación de no encontrar un camino que les haga felices, que les aligeren la carga del peso de la certeza.

La perfección no existe

El pensamiento dicotómico se basa en creencias poco realistas, en categorías absolutas. O blanco o negro, ganador o perdedor,  no existen los matices. Esta forma de pensamiento es poco realista ya que las categorías absolutas no existen, el mundo no se rige por el “blanco y negro” y el comportamiento de las personas tampoco.
Sin embargo, hay algunas personas les puede conducir a verse a sí mismas como absolutos perdedores, alguien que no vale nada.

El pensamiento dicotómico distorsiona la realidad y la persona tienen unas expectativas tan alta sobre lo que debería ser (y no es) que se deprime.

Advertisement

Otros artículos que pueden parecerte interesantes son:

Pensamiento blanco o negro – Pensamiento dicotómico
5.00 / 5
5.00 - 203 Votos

También te puede interesar

3 Comentarios en “Pensamiento blanco o negro – Pensamiento dicotómico”

  1. PsicoParidas dice:

    No solo el pensamiento dicotómico es un factor de riesgo para el suicidio. Lo son en general todas las distorsiones cognitivas.

  2. Luis Palma dice:

    Estos pensamientos también son llamados automáticos y se eliminan mediante la terapia cognitiva conductual.

  3. Hialmary dice:

    Buenissimo