Escrito por

La importancia de decir “No” a los hijos

Estamos en un momento social en el que el padre o madre que dice que “no” a sus hijos se ha convertido  el padre o madre “malo”, y ese adjetivo asusta muchísimo a los padres de hoy. Entonces ¿Cómo poner normas o marcar límites?

Estamos en un contexto social en el que impera el trabajo, en contrapartida, no se puede dedicar tanto tiempo a los hijos. Este hecho puede provocar que uno intente rellenar ese vacío con objetos (juguetes, muñecos, videojuegos…) y que el tiempo que pasa con ellos sea lo más agradable posible, sin discusiones ni peleas, sin noes. Porque, además, parece ser que aquel padre o madre que dice que “no” a sus hijos es aquel que ocupa el lugar de malo o mala, como si el hecho de decir “no” fuese una forma de castigo en lugar de entender que un “no” también es una forma de educar, de marcar unos límites que son estrictamente necesarios para los hijos. Decir que “no” es una forma de decir “te quiero”, en un momento donde parece que todo vale y se puede todo, cuando no es real. Ni se puede todo por mucho que se quiera, ni se vale todo.

Esta dificultad para decir “no”, frustrar, o marcar límites a los hijos también se refleja en el tipo de relación que se establece con ellos. Cada vez se ven más relaciones horizontales, donde los hijos son tratados como iguales y los padres no tienen un lugar -necesario para los hijos- de autoridad. Por ello, en este momento social donde las normas y los deberes parece que se pierden por el alcantarillado, es fundamental poder decir un “no” con convicción y tranquilidad, acompañado de una serie de razones que resulten comprensivas para el niño, porque un “no” también educa y ayuda al pequeño a manejarse con la frustración.

La realidad es que los niños necesitan que alguien les marque el camino, un adulto responsable que les contenga y que les guíe, pero también que sepa retirarse de vez en cuando para que el niño pueda ir aprendiendo a resolver sus problemas y responsabilizarse de sus acciones.

Hoy día nos encontramos con que la palabra del padre y/o de la madre carece de valor, puesto que no se sostiene. De la misma forma que de poco vale que un papá diga “A” como consecuencia y la madre diga “nada de A”, o viceversa. Uno de los dos estará perdiendo su valor, su respeto, su autoridad.

Decir no hijos

En la consulta vemos un aumento de papás preocupados porque sus hijos no les hacen caso. Por ejemplo, han llegado a la adolescencia y llegan cuando quieren a casa, consumen sustancias o no estudian. En la infancia también nos encontramos con niños que ya no es que se peleen con el hermanito o hermanita, es que pegan a papá y mamá o se pillan tal rabieta cuando algo se les niega que acaban accediendo a pesar de no haber querido hacerlo en un principio.

Con todo esto en la cabeza es cuando hablamos de permisividad, no porque los padres no quieran educar o cuidar a sus hijos, no porque no les quieran o no quieran lo mejor para ellos. Además de la subjetividad de cada padre o madre, de su historia de vida como hijo de sus padres y padre o madre de sus hijos, también se suma que estamos en una sociedad donde parece que todo vale y los límites se difuminan a pasos agigantados. Los niños necesitan límites y esto, muchas veces se olvida.

Los padres han dejado de ser padres para convertirse en colegas. Es maravilloso poder tener una relación buena con los hijos, que haya confianza y establecer un lugar seguro en casa donde se sientan protegidos, queridos. Otro tanto es la situación que hayamos ahora donde se establecen relaciones simétricas con los hijos, donde son un colega más en lugar del padre o madre que necesitan. Una figura de sostén, de apoyo, pero también de autoridad que dice “no” porque muchas veces, lo que nos encontramos, son niños y adolescentes que están reclamando un “no” de forma exagerada pero se ha convertido en una palabra que parece tabú.

Decir no hijos limites

La importancia de los límites, de que existan y se mantengan, es que aportan seguridad al niño para enfrentarse y vivir en el mundo.

Otros artículos que os pueden parecer interesantes son:

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos