El síndrome de la mamá gallina

¿Alguna vez has escuchado hablar del Síndrome de la mamá o papá gallina? Lo han denominado cómo síndrome pero realmente no es ningún tipo de trastorno ni aparece en ningún libro donde se describan los diferentes síndromes o trastornos psíquicos, más bien, el síndrome de la mamá gallina se utiliza popularmente para describir a aquellos […]

¿Alguna vez has escuchado hablar del Síndrome de la mamá o papá gallina?

sobreproteccion

Lo han denominado cómo síndrome pero realmente no es ningún tipo de trastorno ni aparece en ningún libro donde se describan los diferentes síndromes o trastornos psíquicos, más bien, el síndrome de la mamá gallina se utiliza popularmente para describir a aquellos padres que resultan ser excesivamente sobreprotectores con sus hijos.

La imagen que nos ofrece la «mamá gallina«, literalmente, es una gallina que incuba los huevos y cuando nacen los acoge bajo sus alas dándoles su calor, su protección y su cuidado. Esta imagen nos ayuda a pensar en esos padres sobreprotectores como aquellos que, metafóricamnete, les ponen bajo sus alas sin que tengan libertad para explorar cuando la curiosidad les atenaza o que le transmitan a sus hijos la ansiedad por la separación.

Aquellos padres que son sobreprotectores en extremo y que encajan bajo esta etiqueta, no quiere decir que sean unos malos padres, si no que la función de cuidados que tienen que llevar a cabo está siendo exagerada a causa de sus propios miedos y angustias.

madre-sobreprotectora

Es importante que los padres se paren a pensar en todo esto ya que están transfiriendo unos sentimientos de ansiedad y angustia a sus hijos que no deberían de pertenecerles, deberían de vivir y sentir por sí mismos, aprendiendo de las experiencias que la vida les vaya ofreciendo y con la inocencia de su edad.

Cuando un niño está sobreprotegido en exceso puede perder la curiosidad necesaria para desarrollarse socialmente, para descubrir por sí mismo que puede separarse de los padres unos metros sin que implique nada grave; por tanto, puede haber dificultades para separarse a la hora de ir al colegio derivando en ansiedad o en temores; problemas para relacionarse con otros niños o con adultos.

sindrome mama gallina

Con el paso del tiempo, este tipo de padres comienzan a solucionar los problemas de sus hijos, a decirles qué es lo que tienen que hacer y cómo llevarlo a cabo, cuáles son los pasos correctos impidiendo que sean ellos mismos los que puedan tomar parte en las reflexiones o impidiendo la posibilidad de que aprendan de sus propios errores.

Los niños necesitan salir al mundo, a la vida. Necesitan saber que separarse de los padres no implica que se acabe una relación o que se rompa o se termine el amor. Los hijos han de tener su propios espacio y su propia vida ¿no créeis?

El síndrome de la mamá gallina
4.33 / 5
4.33 - 6 Votos

También te puede interesar

5 Comentarios en “El síndrome de la mamá gallina”

  1. Ana dice:

    Eso es lo peor que se puede hacer,hay que enseñale a los hijos a ser independientes con una libertad controlada.
    SLDS.

  2. jose manuel dice:

    Hay que entender que LA INDEPENDENCIA ES UNO DE LOS MAYORES TESOROS DEL SER HUMANO. JMMS

  3. Monica dice:

    Si..me pasó!!! Es terrible tener padres sobreprotectores…Te limitan el crecimiento personal. despues es muy duro poder desligarse de esa sobreprotección. Se necesita una gran autonomía y, a veces, un apoyo profesional…se logra con mucho esfuerzo

  4. Mary dice:

    A mí me pasa constantemente, sobre todo siendo yo la pequeña de la familia y encima chica. Mi madre tiene el defecto de «hablar por mí» cuando estamos, por ejemplo, en el médico, de negarme independencia a la hora de moverme a ir a un sitio u otro por hacer un viaje o, como vivo fuera de casa por estudios, se cabrea a menudo si digo que una semana me quedo y no voy a casa.

    De hecho, estoy pendiente de una confirmación para un trabajo y me está dando aunténtico terror decirle que voy a dejar un año aparcada la carrera por irme a trabajar.

    1. angeles dice:

      Hola Mary,
      Podemos pensar, por lo que cuentas, que a tu madre le cuesta mucho darte un poco más de cuerda para que puedas comenzar a extender tus alas y iniciar un camino propio pero, piensa un instante ¿cómo llevas tú el separarte de ella? Qué tipo de relación tenéis? Eres capaz de poner un límite y demostrarle que ya has crecido, que necesitas tu espacio?