Escrito por

Psicología infantil ¿Cuándo llevar a mi hijo a terapia?

¿Cuándo llevar a mi hijo a terapia? Es una de las grandes preguntas y complejidades a las que se enfrentan los papás y mamás, verse en la situación de tener que buscar a un psicólogo infantil para que pueda hacer una valoración profesional de lo que ellos o el colegio está percibiendo en el niño y, desde ahí, conocer cuál es la forma de proceder para ayudarle a estar mejor.

¿Cuándo llevar a mi hijo a terapia?

Acudir a un psicólogo infantil no siempre resulta fácil para los padres, pues suele haber mucho temor a ser juzgados como padres, porque hay ocasiones en las que puede doler sentir que uno no lo sabe todo como papá o mamá sobre su hijo y tiene que buscar ayuda externa, porque también puede costar ver cómo alguien externo tiene una relación tan íntima con el niño o la niña, de la que ellos no van a formar parte.

Son muchas emociones las que pueden surgir, tantas como individuos y subjetividades, pero si has llegado a este artículo es porque puede que te estés cuestionando por qué va a necesitar un niño un psicólogo o si será verdad que tu hijo o hija necesita ayuda profesional.

Como hemos mencionado en muchísimas ocasiones, todavía hay muchos mitos sobre la psicología que a veces dificultan la búsqueda de ayuda pero, con suerte, cada vez se va pudiendo acceder a este tipo de servicio con más regularidad.

Los niños muestran el malestar de una forma completamente diferente a como lo hace un adulto. Podríamos pensar que los adultos pueden utilizar las palabras para expresar las emociones y, cuando el malestar se pronuncia a través de algún síntoma concreto, uno puede realizarse preguntas o tener dudas acerca del mismo o qué significa. Sin embargo, cuando hablamos de infantes, la expresión del malestar puede cambiar radicalmente.

En la gran mayoría de los casos, el malestar emocional no es traducido con palabras, sino que se convierte en acción, un pasaje al acto continuo y repetitivo que se convierte en un lenguaje individual y personalizado acerca de su malestar.

Psicología infantil: Tipos de psicólogos

Psicologia infantil cuando llevar a mi hijo a terapia

Hay muchos tipos de orientaciones psicológicas, tal y como habréis podido descubrir en el blog, que suponen que cada psicólogo trabaja de una forma diferente. Las dos grandes ramas que hay ahora mismo son:

  • Terapia cognitiva conductual, hay psicólogos que trabajan el síntoma por el que se acude al a consulta a través de pautas y consejos a los padres.
  • Psicoterapia psicoanalítica infanto-juvenil: y otros psicólogos que buscan el origen de ese malestar emocional que aparece a través del síntoma para ayudar al niño a seguir creciendo sin tanta dificultad.

El ejemplo —un poco burdo, pero que sirve para hacerse una idea aproximada— que siempre suelo poner para explicar el método de trabajo de la psicoterapia psicoanalítica es que, si el síntoma es la infección que aparece en una herida abierta, ¿cómo vamos a poner tiritas a la herida si no se ha podido limpiar ni tratar? Primero hay que ver de dónde surge la infección, limpiarla, curarla y después se cierra para que pueda cicatrizar bien. Con el tiempo, la herida no sólo se cierra, la piel también se va regenerando.

Dicho esto, también dependiendo de la orientación del psicólogo veréis que se incluyen o no entrevistas con los padres. Desde mi punto de vista, el trabajo con padres se convierte en una de las piezas clave dentro de la psicología infantil, puesto que el niño es un sujeto en pleno desarrollo y que muchas veces es el portavoz de otro tipo de malestar que hay que poder escuchar.

Por supuesto, más que nunca, la psicología tiene que ser un caso por caso, sin soluciones generales, si no la escucha personalizada del niño y de su entorno. Habrá que tener en cuenta la etapa madurativa en la que se encuentra y el momento evolutivo que le corresponde. Será importantísimo conocer cuál es su entorno familiar, social y educativo. Conocer cuál es la historia de ese pequeño, la historia de sus padres, como es su vida, su entrada en la educación, etc.

¿Cuándo llevar a mi hijo a terapia? Causas

La conducta suele ser el modo de expresión de ese malestar, tanto la acción como la falta de ella.

Alguna de las conductas o manifestaciones del malestar infantil que pueden servir como ejemplo para poder entender en qué momento es necesario buscar un psicólogo infantil son (entendiendo que esto son meros ejemplos y que no suelen aparecer únicamente uno, si no la suma de varios aunque pueda ser imperceptible a simple vista y que, tal y como comentábamos antes, es importante tener en cuenta la historia de vida del niño, su edad y su madurez):

  • Agredir física o verbalmente a los compañeros, padres o educadores
  • No poder tolerar la frustración que supone recibir un “no” a algo que quiere
  • Dificultad relevante para concentrarse en las tareas o en clase
  • Cambio abrupto en las notas escolares
  • Conductas sexuales prematuras a su edad
  • Dificultad para dormir solo
  • Dificultad para poder separarse de los padres
  • Dificultad para relacionarse con otros niños
  • Enuresis, no poder controlar el pis
  • Abusos físico, abuso sexual, malos tratos
  • Terrores nocturnos
  • Insomnio o somnolencia excesiva
  • Fobias (hay una gran variedad de fobias y miedos)
  • Retraimiento social o aislamiento
  • Ser víctima o agresor de acoso escolar
  • Ansiedad y/o llanto incontrolado sin razón aparente
  • Mutismo
  • Duelo no elaborado por la muerte de un familiar o mascota
  • Conflictos o dificultades derivadas de un proceso de divorcio
  • Apatía o falta de interés por cosas que antes le gustaban
  • Problemas de aprendizaje
  • Cambio repentino o dificultades en la alimentación
  • Dolores físicos sin causa biológica
  • Sufrir una enfermedad crónica o aguda
  • Autolesiones

Otros artículos que os pueden resultar interesantes

A continuación, os dejamos un par de artículos que os pueden resultar interesantes para continuar leyendo:

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos