No quiero pensar en…

depsicologia.com

Basta que no quieras pensar en algo para que ocurra justo lo contrario. ¿Estás en pareja pero aún piensas en otra persona, aunque sabes que no deberías?, ¿has metido la pata  con alguien y no dejas de pensar en ello, aunque darle vueltas solo es una pérdida de tiempo?

thinking-woman-706737.jpg

Cuando estamos nerviosos y nos empeñamos en olvidar lo más probable es que fijemos aún más ese pensamiento, resulta paradójico pero sucede. En Depsicología.com te contamos más sobre porqué tratar de suprimir un pensamiento en realidad lo potencia, incluso se puede llegar a convertir en una obsesión.

Es por esto que las terapias psicológicas evitan la supresión del pensamiento y se centran en la distracción y la aceptación, por ejemplo si tienes que tomar una decisión difícil darle vueltas horas y horas no te ayudará, sino que te hará ponerte más tenso y por lo tanto poder equivocarte con más facilidad.

Estrés, emociones y pensamientos

Varias investigaciones han demostrado que cuando se está nervioso o estresado tratar de sacar un pensamiento de nuestra mente puede tener efectos contrarios, en realidad los hacemos más fuertes.

El ejemplo clásico es la investigación realizada por Wegner en 1987. A un grupo de personas se les dio una instrucción “no pienses en un oso blanco”. El resultado es que las personas instruida para suprimir un pensamiento suele pensar dos veces más en ello que los que no están instruido en suprimir el pensamiento.

No quiero pensar en...

A veces nuestras mentes nos juegan malas pasadas. Enumeramos algunos ejemplos donde queremos dejar de pensar en algo y ocurre que pensamos aún más…

Has metido la pata

Si has hecho o  dicho algo que no deberías haber dicho. Por ejemplo, acudes a una entrevista de trabajo y no quieres hablar mal de tu anterior empresa porque sabes que eso da mala impresión, sin embargo acabas metiendo la pata. Una vez terminada la entrevista no puedes dejar de pensar qué hiciste mal.

Esto sucede porque cuando se está en una situación de tensión, tratar de evitar mencionar algo puede hacer que lo tengamos más presente en la memoria y se nos escape.

En un estudio realizado por Lane en el (2006) fue observado este fenómeno, los participantes fueron más propensos a dar un dato concreto cuando se les había dicho que –no debían para nada dar ese dato-, que cuando no se les dijo nada en absoluto.

No quiero pensar en...

El romance prohibido

En un estudio realizado por Werner en 1994, a un grupo de personas que jugaban a la cartas se les dijo de  hacer algo (jugar con los pies del compañero o compañera que tenían cerca sin que  nadie lo supiera mientras que a otros no se les dijo nada.

El resultado mostró que después de jugar con los dedos de los pies de los compañeros de mesa en secreto, cuando luego trataron de reprimir su acción en realidad se volvió mas fuerte. Este es el fenómeno que explica porque no es fácil deshacerse de los pensamientos de una ex pareja en momentos que aparentemente no tendrían porqué surgir en nuestra mente. En este caso cuanto más trates de apartar esos pensamientos de la mente más fuertes los vuelves.

Los prejuicios

Quien trata de suprimir prejuicios como el sexismo, el racismo, a homofobia porque no resulta políticamente correcto, pero en el fondo no cree en lo que dice. Es muy probable que pueda cometer algún error que demuestre sus prejuicios…, justo lo que quiere evitar.

No quiero pensar en...

Macrae investigó en 1994. En en experimento se reúnen distintas personas de color y de piel blanca en una sala de espera. Se trataba de medir el prejuicio hacia la supremacía blanca. Los que habían sido instruidos en suprimir ese prejuicio les costaba tanto dejar de mostrarlo que inconscientemente se sentaba lejos de la gente blanca. Mientras que los que no habían sido aleccionados en evitar tal prejuicio se comportaban con mayor naturalidad.

No quieres estar triste

Nuestras emociones son propensas a las contradicciones. Cuando una persona trata de obligarse a estar alegre se encuentra a menudo sintiéndose tensa, quiere dejar de sentirse triste y sin embargo no sabe qué hacer para lograrlo. Las terapias psicológicas buscan desviar la atención o sustituirla. Se trata de que la persona aprenda a aceptar que durante un tiempo surgirán este tipo de pensamientos y luego irán disminuyendo.

Basta que quieras dormir para que no te duermas

Todo el que alguna vez haya tenido insomnio sabe a lo que me refiero. Es bastante difícil tratar de conciliar el sueño de forma controlada, uno se duerme generalmente sin darse apenas cuenta y no a voluntad. Esto precisamente se ha estudiado en experimentos como el de Ansfield en 1996.

Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo en Google +, Twitter o Facebook. Gracias por leer Depsicología.com

También te puede interesar

Fuente|www.spring.org.uk, autor| Elena Bellver

No quiero pensar en…
5.00 / 5
5.00 - 144 Votos

También te puede interesar

5 respuestas a “No quiero pensar en…”

  1. Esther dice:

    Hola, me está encantando tu blog por todo el material que ofreces. Sobre este tema me gusta indagar pues es cierto que lo que pensamos nos condiciona y mantener control sobre nuestros pensamientos es fundamental para ser feliz.
    Saludos

  2. vcitor * dice:

    hola mm.. yo creo que e realidad el ser humano nunca podra controlar sus pensamientos a un punto total…pero si podemos hacer lo posible para tratar de controlarlos y no dejar que ellos nos controlen de alguna forma…

  3. Juanita dice:

    Hola! Les agradecería mucho si me pueden orientar sobre una situación que tengo en mi casa desde hace tiempo. Las losetas del piso de la cocina me han aparecido inexplicablemente resquebrajadas, las esquinas y bordes de los muebles levantados, arañados, la masilla de los azulejos del baño picoteada, incluso ya se llegaron a despegar unos cuantos. Yo cuido a dos sobrinos y quisiera saber si es posible que alguno de ellos tenga algún tipo de obsesión compulsiva o si son sólo travesuras muy pesadas. Les agradezco de antemano

    • Tendenzias dice:

      Hola Juanita,
      La situación que nos comenta no tiene nada que ver con algún tipo de obsesión compulsiva, como usted la califica. No sé a qué se deberá la situación que está sucediendo en su casa, si se deberá a sus sobrinos como comenta, al uso o a qué situación pero no parece ningún síntoma de trastorno emocional alguno.
      Saludos!

      • Juanita dice:

        Tenía mucho pendiente porque otra de mis sobrinas, que viene siendo tía de estos niños, hermana de su mamá sufre de esquizofrenia y me da miedo que pueda ser hereditario y que fueran síntomas de esa enfermedad.Me quedo más tranquila. Mil gracias!