¿Qué es el sindrome de Asperger? Síntomas, características y tratamiento

En el mundo hay muchas personas con síndrome de Asperger. pero sigue siendo un síndrome que bo se conoce en profundidad o no se sabe a ciencia cierta en qué consiste. Este es un síndrome que dura toda la vida y algunas veces las personas saben que lo tienen desde que son niños, mientras que […]
depsicologia.com

En el mundo hay muchas personas con síndrome de Asperger. pero sigue siendo un síndrome que bo se conoce en profundidad o no se sabe a ciencia cierta en qué consiste. Este es un síndrome que dura toda la vida y algunas veces las personas saben que lo tienen desde que son niños, mientras que otras lo descubren cuando son adultos. Las personas con síndrome de Asperger pueden hacer muchas cosas y aprender muchas habilidades por lo que debemos saber bien a qué corresponde. Veamos a continuación; ¿Qué es el sindrome de Asperger? Síntomas, características y tratamiento.

¿Qué es el sí­ndrome de Asperger?

Las personas que son diagnosticadas con el síndrome de Asperger se caracterizan por tener dificultades para interactuar con otros y tienen patrones de comportamiento inusuales, además de tener intereses limitados.

Esta enfermedad tiene algunos puntos en común con el autismo sin retraso mental, pero desde 1994, después de una serie de pruebas en niños con trastornos del desarrollo, se considera una categoría separada. Ya en los años cuarenta, un pediatra vienés, Hans Asperger , habló de esta condición , de ahí que la enfermedad reciba su nombre.

Todavía poco conocido, la ciencia sigue estudiando y profundizando el cuadro clínico de los niños que tienden a vivir en un mundo propio debido a una especie de incapacidad o retraso en el aprendizaje de habilidades sociales comunes. Estos niños, además de tener problemas de interacción social, en algunos casos tuvieron dificultades para comunicarse y demostraron tener patrones de intereses limitados y característicos.

El síndrome de Asperger afecta a más hombres que mujeres y, a pesar de que las causas son desconocidas, existe cierta familiaridad genética en el desarrollo de esta enfermedad, en particular cuando el padre se vio afectado. Este síndrome no siempre nos impide convertirnos en adultos con una vida casi normal en términos de trabajo y matrimonio, tanto que, según algunos médicos, muchos de los adultos con síndrome de Asperger nunca han sido evaluados adecuadamente y no han recibido un diagnóstico exhaustivo acerca de eso.

Los síntomas del sí­ndrome de Asperger

Al igual que el autismo, el síndrome de Asperger se suele manifestar en la infancia (aunque a veces no es diagnosticado hasta que una persona es adulta) y se caracteriza por problemas graves como las habilidades de comunicación y la interacción social. También se le llama autismo de alto funcionamiento . Éstos son algunos de los principales síntomas:

  • dificultad para comprender el significado de un discurso que no sea el literal, a pesar de tener un coeficiente intelectual en la norma o, a veces, una capacidad superior para el lenguaje desarrollado;
  • relaciones sociales limitadas hasta el aislamiento;
  • incomodidad en el manejo de la empatía, falta de atención a los puntos de vista de los demás (egocentrismo);
  • falta de investigación espontánea y reciprocidad social y emocional en el intercambio de entretenimiento e intereses con otras personas (poca preocupación por su reacción de respuesta);
  • Interacciones incómodas con los compañeros y falta de comprensión de las normas sociales;
  • mala comunicación no verbal : pequeños gestos, ausencia de contacto visual, anomalías en las expresiones faciales;
  • Postura torpe del cuerpo, anomalías de la marcha y movimientos incómodos;
  • Patrones de comportamiento repetitivos y estereotipados , actividades e intereses muy restringidos;
  • movimientos corporales estereotipados y repetitivos (como estrechar manos y dedos u otros movimientos), rápidos, rítmicos e imitativos;
  • Interés persistente y excesivo en partes de objetos.

Las características del sí­ndrome de Asperger

Según estudios médicos, entre las características típicas del síndrome de Asperger se encuentran: pobre capacidad empática ; interacción social inapropiada; capacidad limitada para hacer amigos ; aislamiento social; lenguaje monotono; dificultad en la comunicación verbal y no verbal; interés obsesivo por cuestiones circunscritas; capacidad de memorizar una serie de información de forma mecánica; Movimientos torpes y posturas incómodas; respeto por los curiosos y a menudo inútiles rituales ; y por último fragilidad emocional.

A partir de estas características, ¿Quién está calificado para diagnosticar el síndrome de Asperger y por qué medios? Los psicólogos, psiquiatras  y  neuropsiquiatras infantiles, y aunque no hay herramientas de diagnóstico que puedan dar certeza. Existen muchas pruebas disponibles que pueden respaldar el diagnóstico y siempre es importante verificar si existen trastornos de aprendizaje, hiperactividad u otras afecciones asociadas con frecuencia. El juicio clínico se forma sobre la base de pruebas , de  observación y entrevista con los padres y posiblemente profesores. El diagnóstico se puede hacer con buena precisión en niños después de 5 años,tras aplicar herramientas y criterios para el diagnóstico en la edad adulta, mientras que en niños más pequeños no es lo suficientemente confiable.

El tratamiento contra el síndrome de Asperger

Dada la particularidad del trastorno, es difícil hablar de terapia ya que no existe una cura real y sí, un camino útil que va desde el enfoque educativo y socio-relacional hacia la terapia cognitivo-conductual . Hay muchas personas que con gran compromiso pueden aprender ciertas reglas sociales y controlar sus propios estímulos. A menudo, es precisamente el interés especial, perseguido con una determinación tan obsesiva, las cualidades particulares como una buena memoria eidética (una variante de la memoria visual y fotográfica) y una velocidad notable en el aprendizaje, lo que les permite realizarse tanto profesionalmente como en la vida.

Por otro lado, las personas diagnosticadas con síndrome de asperger suelen recibir  tratamientos farmacológicos con los que se pude intervenir en los síntomas conductuales específicos, como la hiperactividad (generalmente tratada con medicamentos antidepresivos) o los rituales obsesivos (tratados con medicamentos antipsicóticos). También se interviene con el entrenamiento cognitivo-conductual que mejora las habilidades sociales de los niños.

Con la ayuda de la psicoterapia cognitivo-conductual, si son adultos, o con una intervención psicoeducativa cognitivo-conductual , si son más pequeños, la persona con síndrome de Asperger debe aprender intelectualmente qué hacen las personas neurotípicas espontáneamente, por ejemplo, hacer amigos , regular sus emociones , permanecer en un grupo , conversar de la manera correcta … En realidad para tratar el asperger no hay cura, no hay terapia, solo hay educación que además no se abandona nunca por parte de la persona que lo sufra para que pueda acabar llevando una vida completa.

Artículo de interés:

También te puede interesar