Escrito por

10 tips para ser más organizados

El desorden es un estado natural de orden, aunque éste podría llegar a marcar un verdadero estado de confusión y tensión en nuestras propias vidas. Os compartimos 10 tips para ser más organizados que os pueden resultar útiles para vuestro día a día.

desorden

Son muchas las interpretaciones que se pueden hacer acerca del desorden, sin ninguna duda habrá que verlo en el caso por caso. Podemos encontrarnos orientaciones que hablan de que el desorden es meramente una conducta aprendida, como otras orientaciones que señalan más a la subjetividad y estado mental del individuo, lo que podríamos poner como un ejemplo muy burdo que cuando uno tiene un lío mental puede tener su habitación de la misma forma.

A todo se le puede encontrar una segunda lectura y ver el aspecto positivo. El dramaturgo inglés Thomas Middleton dijo que “una de las ventajas de ser desordenado es que uno está continuamente haciendo nuevos y excitantes descubrimientos”.

Sin embargo, la mayoría de las personas no suelen disfrutar del desorden. En ese desorden suelen ver reflejados el malestar que pueden sentir por dentro, puede provocar rechazo y, de ahí, que nos podamos encontrar con personas que ante mucha ansiedad necesitan limpiar u ordenar, como si fuera un reflejo de la necesidad de orden interna.

Por supuesto, en este artículo no estamos hablando de extremos. Ni de una necesidad completa de orden llevada a lo obsesivo o compulsivo, ni vivir entre objetos acumulados o basura que jamás se recoge. Hablamos de ese tipo de desorden más frecuente que suele estar relacionado con algo interno.

10 tips para ser más organizado

Tips ser mas organizado

Los tips para ser más organizado que os compartimos a continuación son algo muy general, que sirven para todo el mundo y que podéis poner en práctica con cualquier persona. No son tips subjetivos ni aspectos que os lleven a la reflexión personal, pero os pueden resultar útiles a nivel general para alcanzar ese orden que os satisfaga.

  1. Lo primero que puedes hacer es definir un lugar para cada cosa. Puedes etiquetar estos espacios para que luego puedas recordar con mayor facilidad dónde lo has colocado pero, lo que más puede costar, no es tanto dónde colocarlo sino mantener este orden una vez después de que haya sido utilizado el objeto ya que hay que volver a colocarlo en el lugar que se le había asignado.
  2. Cuando uno tiene la casa, habitación o su espacio de trabajo desordenado puede estresarse al no encontrar lo que necesita o cuando surge esa necesidad de tenerlo todo en orden y comienza como un loco a organizarlo todo. En este caso, lo mejor que puedes hacer es comenzar a ordenarlo poco a poco para que no se viva como una situación ansiógena sino con tranquilidad, por eso también puedes ponerte una música agradable que te motive.
  3. Si quieres, verdaderamente, llegar a ser una persona organizada lo mejor que puedes hacer es establecer una rutina. Estas ayudan a que se creen hábitos y cueste menos dejar las cosas tiradas en cualquier lugar.
  4. Ensuciar y limpiar acto seguido, es la mejor manera de que después no nos dé pereza ponernos manos a la obra. El ejemplo más claro es la cocina, una vez que terminas de comer ponte a fregar para evitar que se vayan amontonando los platos.
  5. Si eres una persona que tiene muchas cosas y muy poco espacio, puedes crear un documento o nota en el que escribas dónde se encuentran las cosas que utilizas habitualmente.
  6. “Muchas veces, cuando utilizamos algo y vamos a llevarlo a su lugar original, lo dejamos en una zona intermedia pensando que luego lo llevaremos con mayor facilidad a su lugar pero realmente acaba quedándose ahí la gran mayoría de las veces, por lo que la mejor solución es llevarlo directamente.
  7. En el caso en el que tengáis muchos documentos sueltos (facturas, papeles…) la mejor opción es que tengas un archivador o alguna carpeta donde puedas guardarlos de una forma sencilla según temática.
  8. Guarda un espacio para colocar un calendario en el que puedas poner los diferentes eventos, tareas pendientes, eventos familiares, etc.
  9. Igual que para estudiar hay personas que crean sus propios horarios, también puedes hacer lo mismo para la organización de la casa, señalando cada día pequeñas tareas que puedes hacer en los diferentes espacios de tu hogar.
  10. En el caso de que seáis varias personas en casa, tener un horario o un calendario siempre os puede ser más que satisfactorio para dividir las tareas y crear una especie de contrato que os comprometa a llevarlo a cabo.

A continuación, os compartimos otros artículos que os pueden resultar interesantes para continuar leyendo y reflexionando acerca del comportamiento, las emociones y la mente:

Vía | Zen Habits

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos