Escrito por

¿Qué hacer si tengo dudas?

Tener dudas o incertidumbre en momentos difíciles es frecuente, pero hay quien por dudar, duda de todo, desde que se levanta hasta que se acuesta.

man-question-mistake.jpg
La “incertidumbre crónica” puede llevar a la persona a no actuar, a dejar las cosas para otro día,  a no enfrentarse  a la realidad o depender siempre de lo que otros le digan que tiene o no que hacer.

Las dudas son parte del día a día

“Me gusta pero es muy caro, y no estoy segura ¿me lo compro o mejor ahorro el dinero?”, “Me duele, ¿Tendré algo malo o son solo cosas mías?” “¿Le gusto o no le gusto?”, “¿Cojo el metro o mejor voy andando?” A diario tenemos que estar tomando decisiones, de forma constante y a veces imperceptible pero, hay personas para las que resulta una tarea completamente difícil.

¿Qué hacer si tengo dudas?
Cierta dosis de pensamiento crítico y analítico es positiva, sin embargo, dudar de nosotros mismos por sistema no resulta nada beneficioso.

El problema surge cuando la duda lo abarca casi todo pues hace que su actitud se ve afectada, ya que es difícil tomar decisiones acertadas. Concretamente, algunas personas se ven incapaces de tomar decisiones que afectan a su trabajo, estudios o vida amorosa.

Esta sensación de inseguridad, de no saber qué hacer, puede dejar a una persona en la sensación de estar en un limbo permanente, hasta que el exterior ha decidido por él o alguien le dice que hacer o se ve en la obligación de hacer lo que sea.

La realidad es que nunca podemos saber realmente cuál es el resultado de nuestras acciones, puesto que no controlamos el futuro. Ahora bien, si alguien nunca asume un riesgo, por pequeño que sea, nunca será capaz de llegar a ninguna parte.  En la vida, en algún momento, después de mirar hay que saltar.
¿Qué hacer si tengo dudas?

Estudio sobre la actitud de duda permanente

Los investigadores han descubierto que las personas que dudan de sí mismas de forma constante terminan involucrándose en una espiral de de postergación y miedo, dicho de otra forma, dejan de hacer cosas, dejan de vivir. Los propensos a dudar de todo son también más propensos a sufrir ansiedad social y depresión, reduciendo sus encuentros con amigos o cualquier tipo de encuentro social.

Un estudio del 2010, dirigido por Wichman, se centró en la actitud de duda o inseguridad permanente, escogiendo a un grupo de personas que se definían como inseguras de forma crónica. La intervención que propuso Wichman a cada uno de los integrantes del grupo es que comenzasen a tener dudas de su propia incertidumbre, es decir, que comenzasen a dudar de sus propias dudas.

El resultado de esta propuesta os la podéis imaginar vosotros mismos. Un alto porcentaje de las personas que formaron parte de este grupo describieron cómo el hecho de dudar de sus propias dudas hizo que se redujese su propia sensación de incertidumbre.

El mismo resultado se vio cuando a los participantes en un segundo estudio se les pidió que sacudieran la cabeza cuando tenían dudas en lugar de asentir. El hecho de sacudir la cabeza al pensar en la incertidumbre hizo que se redujeran sus niveles de dudas.
¿Qué hacer si tengo dudas?

Dudar de tus dudas

Se trata de un curioso efecto, como la falta de confianza en tus propios pensamientos (de duda, en este caso) puede ser beneficioso. En algunas personas la confianza en sus dudas las lleva al miedo, a no actuar. Aprender a dudar de la duda puede ser una forma de escapar de alguno de sus efectos paralizantes.

Aunque sacudir la cabeza para disipar las dudas no es un remedio milagroso es interesante saber que dudar de nuestras propias dudas puede ayudarnos a reducir nuestra propia inseguridad.

Al final, este tipo de propuestas desde una orientación cognitivo conductual son una tirita para aliviar la sensación de no poder hacer nada porque uno vive en una constante duda, después, habrá que investigar qué es lo que sitúa a cada persona en su historia concreta a no poder dejar de dudar, a no poder tomar las riendas de su vida, a ser esclavo de lo que los otros le indiquen en lugar de poder ser autónomo hasta en sus propios pensamientos.

loadInifniteAdd(44636);

Algunas ideas y frases que os pueden resulatr inspiradoras para hacerle frente a las dudas son:

  • Pregúntese, “¿Qué pasará si dudo de esta duda…?” Stubbs Gareth
  • “No hay nada más terrible que el hábito de la duda. Dudar separa a la gente.Es un veneno que se desintegra amistades y rompe las relaciones agradables.Es una espina que molesta y duele, es una espada que mata”. Buda
  • “El ambiente lleno de dudas que usted envía en el universo sólo crear más dudas. Reorientar y creer.” Tiffany Helton
  • “Tenga en cuenta que una duda es sólo una idea, no crea en ellas.” Rami Liesaho
  • “Mis habilidades siempre superan a mis dudas. El momento en que creo que no puedo en ese momento lo hago posible.” Lissa Rae
  • “Digas a si mismo “Si no lo hago siempre tendré la duda”, no dudes de ti mismo, recuerda que eres un perfecto ejemplo de talento y belleza.” Annie Pryatel
  • “Ante la duda, usted simplemente tiene que poner un pie delante del otro y seguir adelante.” George Lucas

A continuación, os dejamos un vídeo de Redes sobre el funcionamiento del cerebro y las dudas, que creo que os puede resultar tremendamente interesante:

También te puede interesar

Fuente|www.spring.org.uk, autor| Elena.B

depsicologia.com

Newsletter