Escrito por Tendenzias

Si quieres vivir, sal de la zona de confort

Si quieres vivir, sal de la zona de confort porque la vida pasa dentro y fuera de ella, porque los sueños están lejos de esa zona donde nunca ocurre nada. Os contamos qué es la zona de confort, qué sucede cuando uno se queda y cómo salir de ella.

Zona confort

Uno de los mayores errores que comete el ser humano es acostumbrarse a las rutinas, a la falsa seguridad de una vida tranquila y conformarse con lo que alcanza, anulando sus propias aspiraciones hasta el punto de que quedan relegadas a los sueños de la infancia o al futuro, a eso que se sigue diciendo en la vida adulta “cuando sea mayor quiero ser…”.

Pero el tiempo pasa. La vida es hoy. Es este preciso y precioso instante en el que os escribo y en el que me leéis. Es el momento en el que uno decide abrir la caja de los miedos que tiene encajonada en el pecho y dejar que vuelen, que aparezcan ante uno porque, si una cosa os puedo decir con seguridad, es que los miedos jamás son tan grandes en la realidad como el tamaño que alcanzan en nuestra mente.

Y sé a ciencia cierta que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, escribirlo que abrir esa caja. Sé que la teoría la tenéis en vuestras manos cada día, que a veces la miráis de frente y otras necesitáis cerrar los ojos ante la evidencia que se presenta. Sé que no es fácil, pero quedarse a la mitad de un sueño sólo es eso, la mitad de algo que pudo haber sido y no se sabe si habría sido.

La balanza entre el realismo y el optimismo, como del pesimismo al realismo es relativa, porque las acusaciones vuelan desde ver la vida en color rosa esperar siempre lo peor de la vida. Las quejas vuelan, la incomprensión y la agonía pero sólo uno mismo puede decidir cómo vivir la vida.

Puede ser estupendo quedarse en la zona de confort y es un derecho que uno tiene. A nadie se le puede sacar del lugar en el que elige estar sino desea hacerlo, porque es su decisión, su elección y su deseo. Pero si uno realmente quiere hacer un cambio, si quiere volver a tener esa sensación en el pecho que acompaña a las posibilidades, a los sueños, a ese condicional que nos señala lo que podría ser… Si uno quiere saborear cómo a veces lo inalcanzable se vuelve alcanzable, no se puede conseguir sin hacer nada, sin arriesgar nada.

¿Qué es la zona de confort?

Por tanto, podríamos decir que la zona de confort es un “lugar mental” donde uno se encuentra seguro, cómodo y tranquilo. Puede que dicha zona de confort no sea satisfactoria pero no importa, porque es lo conocido y eso da seguridad.

A veces, dicha zona de confort se convierte en un obstáculo, en un límite que obtura el deseo. No hay riesgos pero tampoco hay ganancias. Es un sobrevivir en lugar de vivir, es ver pasar la vida sin vivirla para que todo siga igual porque esa rutina genera una sensación de control que calma.

Este lugar mental o estado mental abarca un amplio aspecto de la vida pues puede hacer referencia al trabajo, a la familia, a los amigos, los hobbies…

Son amplias las consecuencias que pueden darse si uno se queda únicamente en su zona de confort. Como siempre, dependerá de cada persona pero suele haber una sensación de apatía, de falta de ganas de vivir, desmotivación, falta de placer por las cosas y si algo de esa zona de confort cae o se mueve, parece que el mundo entero está a punto de derrumbarse, por lo que suele ir acompañado de falta de seguridad fuera de esa zona.

¿Por qué salir de la zona de confort?

Salir zona confort

Como hemos mencionado anteriormente, sólo uno mismo puede decidir qué es lo que quiere para su vida y dar los pasos necesarios para ello. A veces, esos pasos se pueden dar acompañado pero siempre es dicha persona la que tiene que querer caminar fuera de la zona de confort.

De forma personalizada cada uno puede encontrar sus propias razones o preguntas a cerca de por qué seguir o por qué salir de la zona de confort.

Algunas respuestas que os podemos ofrecer de forma orientativa para que continuemos pensando juntos acerca de lo ya mencionado anteriormente, es que una de las razones básicas es crecer como persona, como individuo único y subjetivo.

Si pensamos que, a veces, la zona de confort puede ser un límite, salir de ella puede generar deseos y ganas de alcanzar sueños u objetivos. Es dar rienda suelta a las posibilidades, a poder pensar en que uno puede lograr lo que desea con trabajo y esfuerzo, pero lograrlo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Generalmente, también suele aparecer una mayor sensación de seguridad que está asociada a uno mismo, no a esa rutina de la zona de confort.

¿Cómo salir de la zona de confort?

¿Salir de la zona de confort es algo sencillo? No me atrevería a deciros que sí. Cada persona lo vive de una manera diferente pero sí que podemos pensar juntos que supone un esfuerzo, que a veces da mucho miedo porque uno se ha acostumbrado a una vida tranquila y monótona para encontrarse con una vida excitante y llena de expectativas.

Pero, si os preguntáis si merece la pena, indudablemente sí. Es como ver una fotografía del mar o verlo por uno mismo, tener flores artificiales en casa o disfrutar del aroma de unas flores frescas, se ha pagado por unas flores que se marchitan pero su belleza es algo impagable.

Algunos consejos generales que os pueden resultar interesantes para esta labor de salir de la zona de confort es:

  • Permítete soñar una vez al día en algo que desees hacer. Recupera esos sueños que siempre creíste imposible de conseguir.
  • Apúntate en zonas visibles frases que te toquen la fibra y te motiven como “si tienes miedo, hazlo con miedo“, “Inténtalo una y otra vez, hasta que el miedo te tenga miedo” 
  • Uno de los aspectos más complejos, la aceptación. Aceptar que uno no tiene el control sobre todas las cosas pero no por ello hay que dejar de intentarlo; aceptar que uno no es perfecto, que aunque creamos que lo tenemos claro se suele pecar de omnipotencia con mucha facilidad.
  • Rodéate de los tuyos, de los tuyos de verdad. Deja que te apoyen y oblígate a dar pasos, tú escoges el tamaño de los mismos.
  • El trabajo más difícil de todos: conócete. En la medida que puedas, ve despojándote de todas las capas que te has puesto para encajar, para pasar desapercibido, para mantenerte en tu zona de confort sin pena ni gloria. Descubre quién eres y quién quieres ser.

Otros artículos que os pueden parecer interesantes:

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos