Escrito por Tendenzias

Técnicas de manipulación

Las técnicas de manipulación se utilizan diariamente y en todo tipo de situaciones pero el problema comienza cuando uno no sabe relacionarse sino es manipulando a los demás o cuando uno está siendo manipulado sin ser consciente.

Tecnicas manipulacion (1)

A veces puede ser tan sutil la manipulación que uno ni se plantea que la decisión que ha tomado no ha sido manipulada o influenciada por otra persona, sino que se cree que ha sido una elección personal. A veces, hablamos de dinámicas de manipulación en las relaciones de pareja, en situaciones laborales, en esos amigos que siempre consiguen lo que quieren o podemos hablar de política y estrategias de marketing.

Las técnicas de manipulación están ahí, incluso es posible que tú hayas manipulado a los demás sin ser consciente de ello o sí, para poder conseguir ser aceptado u obtener algún tipo de beneficio.

¿Qué es la Manipulación?

La manipulación es como un acto de seducción donde se embauca al otro para un fin particular y de interés personal para el manipulador. Ésta aparece de forma constante a lo largo de la vida y con todo tipo de personas, desde los más pequeños a los adultos, en todo tipo de circunstancias vitales que propicien el alcance de un objetivo que interese a uno.

Cuando hablamos de manipulación no nos podemos centrar únicamente en los casos graves de psicopatología, sino que está en nuestro día a día.:

  • Anuncios que le llevan a uno a plantearse en dónde acaba la persuasión y comienza la manipulación para que uno compre un determinado producto que no pensaba adquirir o que ni si quiera necesita.
  • Políticos como Hitler o Mussolini que manipularon a poblaciones enteras para que les siguieran en sus fines personales.
  • Medios de comunicación que olvidan la objetividad del periodismo.
  • Y un largo etcétera.

Habría mucho que decir sobre cada uno de estos tres ejemplos que hemos mencionado pero, para no escribir tres artículos dentro de uno mismo e irnos del tema, los dejaremos únicamente mencionados y podemos comentarlos si queréis en los comentarios.

Dicho esto, también tendríamos que hablar de estafadores y delincuentes pero no lo hemos querido incluir en esa pequeña lista ya que su perfil psicológico suele corresponder con personalidades psicopáticas.

Y, antes de meternos con las técnicas de manipulación en profundidad, ¿sólo las personas con trastornos emocionales graves pueden manipular? La respuesta es un rotundo No. Todos, en algún momento de la vida (o en muchos), manipulamos para alcanzar hasta nuestros objetivos más superfluos, desde salir a cenar a un determinado restaurante o viajar a un lugar en concreto.

Técnicas de manipulación

La base de las técnicas de manipulación está ligada directamente al manejo de las emociones de los demás. Se suelen utilizar o provocar aquellas que más conflictos éticos generan o se intenta potenciar las debilidades personales de la persona para hacerla más voluble a la influencia.

Técnicas de manipulación: La culpa

Una de las emociones más intensas y que más moviliza al ser humano es la culpabilidad. La culpa es una experiencia difícil de gestionar para la gran mayoría de las personas, puesto que aparece desde los primeros años de infancia y está asociada al código ético de cada uno, la ética familiar y también la social.

Generalmente, cuando una persona se siente culpable está inquieta y necesita remediar cuanto antes lo que ha provocado dicha emoción para poder estar de nuevo en equilibrio. Esta necesidad imperiosa de dejar de sentirse culpable hace que uno sea más voluble y, por tanto, la culpabilidad va a ser una de las emociones que se exploten en las técnicas de manipulación.

Otra forma de generar esta situación sería con frases como “Deberías haber echo”, “Debes hacer”, de esta manera proyectan culpabilidad y sentimiento de vergüenza en la otra persona que por incomodidad puede hacer lo que le dicen cuando en el fondo no está de acuerdo.

Técnicas de manipulación: Inseguridad

La inseguridad en uno mismo va a ser otra de las emociones que van a jugar un papel decisivo en la manipulación.

Esto no quiere decir que las personas seguras de sí mismas no puedan sufrir manipulación o que todos aquellos que han sido manipulados no sean seguros de sí mismos, sino que un buen manipulador es aquel que sabe desentrañar los puntos débiles de cada uno y exprimirlos al máximo en su propio beneficio.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Un buen observador sabe cuáles son los aspectos a los que cada uno es más sensible y sólo hay que decir las palabras adecuadas para crear un estado de confusión o inseguridad en la persona, que provoque que ésta sea más receptiva a lo que diga el otro.

También puede utilizar la crítica, llegar a tejer una red mentiras o lo necesario para ridiculizarle o hacerle sentir molesto (hacerle sentir culpable o sentir vergüenza) o ante terceras personas en el trabajo, amigos, familia.

Técnicas de manipulación: Compasión

Generar compasión en los demás o dar pena, es una de las claves fundamentales para conseguir lo que uno quiere. Ese pobrecito o pobrecita puede hacer que uno acabe haciendo algo que no le apetece para intentar alegrar a la otra persona, aliviar la culpa por tener una vida más plena que el otro o querer hacer algo por ese alguien que parece que está tan mal.

Técnicas de manipulación: Aumentar el ego del otro

Una de las técnicas que suelen ser efectivas para conseguir lo que uno quiere es aumentar el ego del otro a través de alabanzas (falsas o reales) que consigan que se sienta cómodo con el manipulador, valorado por el mismo y finalmente, que le guste escuchar lo que el otro dice.

Si acaba dependiendo de dichas alabanzas, estará poniendo su autoestima en manos de otra persona y no de sí mismo, dependiendo de la imagen que le devuelva el otro y, en este caso, influenciable a lo que el manipulador tenga que decir.

A su vez, no suelen pasar desapercibidos, pueden llegar a ser muy generosos haciendo favores, obsequiando con regalos; es una táctica luego en base a lo regalado pedirán tú hagas otras cosas que ellos necesitan. Pueden resultar encantadores, simpáticos, excelente personas. El problema es que suele ser una apariencia y lo que más les importa es el beneficio que uno pueda aportarles.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Técnicas de manipulación: Intimidación sutil

Una de las características clave de una buena manipulación es la invisibilidad o ser sutil. El lenguaje es amplio, rico y sin ser conscientes nos marca por dentro, por eso son tan importantes las palabras que se utilizan.

El miedo es una emoción inherente al ser humano y generar dicha sensación en una persona es un arma perfecta para poder generar recelos o que esté predispuesta a escuchar soluciones cuando comienzan aparecer los efectos del mismo, como angustia o temor.

Además, fijaros en la importancia del lenguaje en estos casos porque a veces ya no se apela a la individualidad, sino que se apela al bienestar del grupo y de los efectos que puede tener en los compañeros, en la familia o se incluye el propio manipulador. “No lo hagas por ti, hazlo por nosotros (por tus hijos, por tus compañeros, etc.)”.

También hay que decir que a veces no tiene nada de sutil. La manipulación por miedo, las amenazas, la coacción, si no se hace lo que dice, se sufrirán las consecuencias. No respetan la libertad de decisión de nadie, ha de hacerse lo que el manipulador marca.

Técnicas de manipulación: Discordia

Los manipuladores suelen ser personas muy bien aceptadas y generan cierto magnetismo en los demás, por lo que la gente suele prestarles atención cuando hablan y la seguridad con la que lo hacen suele generar confianza así que ¿qué pasa si empiezan a meter cizaña entre unos y otros? Que se les da credibilidad.

Para conseguir lo que uno quiere nada hay más lucrativo que generar la discordia entre los demás y así convertirse en una figura que puede manejar a las personas, mientras están enfrascados en las luchas provocadas por él mismo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Sólo hay que escoger a un objetivo (persona) para conseguir que dude de sí mismo a través de presentarle una interpretación de la realidad completamente desdeñosa e irreal pero que le haga estar raro con sus compañeros de trabajo (por ejemplo), más taciturno, borde, sarcástico y conseguir que él mismo se vaya alejando o cerrando. Acabará sintiendo que la única persona que tiene a su lado es el propio manipulador y ante el miedo de estar completamente solo, caerá en sus dominios.

Técnicas de manipulación: Hacerse el tonto

Las personas manipuladoras no suelen tener ni un pelo de tontas pero nada como hacerse el tonto, el despistado o el pobrecito, que no se ha dado cuenta para que se le exija menos o se le perdone alguna de las faltas que haya podido cometer con toda la conciencia del mundo.

Técnicas de manipulación: Mentiras por omisión

La mejor manera de mentir no es crear historias paralelas que uno pueda olvidar, sino omitir las cosas, modificar pequeños detalles de la historia que generen una sensación de ambigüedad o cambiar de tema sutilmente para que la otra persona se olvide de lo que se estaba hablando.

Otra forma es alargar las respuestas, hacerlas tan rocambolescas que al final uno deja de prestar atención porque no va al meollo de la cuestión, sino que narra una historia en lugar de dar una respuesta clara.

Técnicas de manipulación: Chantaje emocional

El chantaje emocional es una de las técnicas de manipulación más claras y de las que a veces no se espera que haya un mensaje sutil en sí misma.

Pensemos en una relación de pareja “Si me dejas, me suicido“. Claramente, tenemos una técnica de manipulación basada en un chantaje emocional directo, puede tener o no un efecto positivo para el manipulador.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Técnicas de manipulación en las relaciones de pareja

Manipulacion pareja

Muchos nos habéis escrito para comentarnos cómo han sido vuestras relaciones de pareja y cómo os habéis sentido manipulados durante la relación pero ¿siempre es manipulación o también puede haber persuasión?

Cualquier relación que se establezca, y no sólo las relaciones de pareja, puede haber ocasiones en las que pueda darse una situación donde la manipulación aparezca pero es importante conocer la diferencia entre manipulación (manejar a alguien por un interés propio) y persuasión (inducir a creer o hacer algo).

A su vez, también habría que diferenciar la manipulación y el ser manipulado de las personas que se someten a dicho trato por elección propia y no porque estén siendo manejados por otra persona.

Centrándonos en la manipulación, un ejemplo de manipulación en la pareja es cuando uno va a recriminarle algo a la pareja y al final es el que recrimina el que acaba disculpándose: “Cómo has sido capaz”, “ con lo que yo he echo por ti”, “no me esperaba esto de ti”,  “si yo te importara no harías eso” son frases típicas que tratan de hacer sentir culpable a quien las recibe. Hacerse la victima es algo que muchas personas manipuladoras usan a menudo.

¿Cómo son las personas manipuladoras?

El manipulador tienen una visión particular de sentir y comportarse, el primero es él, y los demás son instrumentos que puede usar para lograr sus propósitos. Se podría decir que el manipulador tiene un marcado rasgo de egoísmo y son muy hábiles haciendo lo que hacen, realmente puede haber una falta de conciencia de que se relacionan de una forma insana o que pueden estar causando daño porque para ellos es básico, es como son.

Es por esto que muchas veces uno se plantea que los manipuladores no tienen empatía (artículo recomendado “claves para ser más empático“), es decir, no pueden ponerse en el lugar del otro y de ahí, el no saber que puede estar causándole daño, puede haber faltas de respeto y entender que él es quien sabe, quien tiene la verdad de su lado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

No establecen relaciones igualitarias. Ellos hablan o deciden que no lo harán y tampoco escuchan a los demás. Imponen, o se hace lo que dicen o no hay conversación. Ellos son los que han decidido  llevar el control en esa relación. A menudo piden a otros que hagan cosas y ellos se llevan el mérito.

Tenéis más información sobre cómo descubrir a las personas manipuladoras en este artículo “¿Cómo son las personas manipuladoras?

¿Qué hacer frente a la manipulación?

Como señalábamos al principio del artículo, la manipulación más sutil está marcada por el lenguaje y es ahí donde podrás encontrar las claves para saber si estás sufriendo o no manipulación.

A veces puede resultar muy difícil salir de este tipo de relación, ya que se ha ido produciendo una manipulación de forma progresiva, minando la autoestima y la confianza de la persona hasta el punto en el que uno puede sentirse vacío y dependiente de dicha persona. Por lo que muchas veces va a ser imprescindible recibir apoyo de amistades -si es que todavía se conservan- y de psicólogos para volver a reconstruirse después de haberse perdido tanto a uno mismo dentro de esta relación.

Lo ideal es poder alejarse de este tipo de personas, lo cual a veces resultará sencillo porque cuando uno resiste las primeras veces al sentimiento de culpa de decirle que “no” a una persona de este tipo, parece que a uno le dan las llaves de la libertad porque ya no insiste más. En otras ocasiones, va a ser un trabajo arduo de entereza y pasos pequeños porque seguirá demandando, haciendo dudar y hostigando para que uno vuelva al redil.

Analiza y escribe cómo te sientes a menudo con esa persona, si te hace sentir culpable a menudo, se hace la víctima, te critica, te invita hacer cosas que no deseas y cuando dices que “no” hay un problema, son señales para empezar a pensar en la salud de esa relación. Ahí te darás cuenta si tú estás permitiendo a alguien que te manipule usando la culpa, el miedo, la vergüenza, el chantaje emocional etc.

loadInifniteAdd(infinite_adv_6);

Un manipulador siente que tiene todos los derechos, pero no concede los mismos a los demás, aunque nunca debes olvidar que tú también tienes tus propios derechos ¡hazlos cumplir!

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos