Escrito por Tendenzias

Los test proyectivos más importantes

Los test proyectivos son una de las herramientas más interesantes que nos podemos utilizar en la fase de psicodiagnóstico en clínica.

Los test proyectivos

Test proyectivos: definición

A pesar de que algunos de ellos también se utilizan en un ámbito laboral – recursos humanos y selección de empleados -, estos test suelen estar destinados a un ambiente clínico puesto que forman parte del psicodiagnóstico, es decir, sus resultados forman parte de un diagnóstico clínico.

Los test proyectivos podríamos definirlos como unos test en los que el sujeto o paciente puede proyectar tanto elementos de su personalidad como conflictos inconscientes que le pueden resultar desconocidos y, a su vez, proyecta elementos conscientes sobre sí mismo pero de forma inconsciente.

Dicho de otra manera, los test proyectivos se caracterizan porque se le presenta al sujeto un estímulo no estructurado (las manchas del test de Rorscharch) o se le pide que realice una tarea creativa (un dibujo y la creación de una historia).

Esa falta de estructuración hace que el sujeto proyecte su propia interpretación sobre lo solicitado, que muestre algo que ha creado por sí solo y que está más liberado de las defensas que pueden aparecer ante test más estructurados, que serían aquellos donde uno va marcando la casilla con la que se siente más identificado y donde puede aparecer la necesidad de marcar aquello que uno considera que es la respuesta deseable.

El hecho de que los test proyectivos tengan como objetivo conocer los aspectos más inconscientes de una persona, suele asociarse más a una orientación psicoanalítica, aunque se utilizan en diversas orientaciones psicológicas.

Con los resultados de estos test proyectivos uno puede conocer qué tipo de estructura psíquica tiene el paciente, por lo que también se puede prever qué tipo de trabajo terapéutica va a ser la más adecuado junto con el pronóstico.

Tipos de test proyectivos

Dentro del amplio mundo de los test, nos encontramos con la sección de los test proyectivos y estos, a su vez, se subdividen en dos tipos: verbales o gráficos. Ambos tipos de test nos permitirán conocer elementos inconscientes porque en esta creatividad y sentir, el sujeto está poniendo elementos de su propia existencia.

Test proyectivos verbales

Los test proyectivos

Los test proyectivos verbales, también conocido como técnicas proyectivas verbales, se caracterizan por la presentación de estímulos ambiguos que requieren de respuestas verbales y éstas pueden ser ilimitadas.

Dentro de este tipo de test nos encontramos con una clasificación en función de la edad del sujeto, presentando láminas que pueden estar adaptadas para la edad del mismo. En ambas se solicita al sujeto que describa lo que ve o tiene que inventar una historia.

Un ejemplo sencillo, el TAT – Test de Apercepción Temática – sería para adultos, mientras que el CAT – Test de Apercepción Infantil – sería para niños.

En gran parte de estos test proyectivos al participante se le muestra una imagen ambigua, es decir, que puede ser  interpretada de varias maneras y es ahí donde cada uno pone parte de sí mismo, de qué es lo que ve y qué le hace sentir.

Se le pide que dé la primera respuesta que le viene a la mente. De acuerdo con la teoría al proporcionar un estímulo poco claro a la persona se le puede incitar a definir cuestiones que tienen soterradas de forma inconsciente.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Tenéis más información en este artículo “Test: técnicas temáticas proyectivas

Test proyectivos gráficos

A grandes rasgos, podemos decir que los test proyectivos gráficos consisten en solicitarle al sujeto que dibuje algo (una persona, una casa, un árbol, una pareja…) de la manera que él quiera, indicando que no se va a evaluar la calidad del dibujo sino lo que se expresa en él.

Los test proyectivos gráficos son muy utilizados en ámbitos de psicología clínica, educativa y laboral. Se podría aplicar a grupos pero se estaría perdiendo parte de la información que puede resultar interesante para su interpretación, todo depende de qué es lo que realmente se esté buscando en el test.

A su vez, estos test pueden aplicarse tanto a adultos como a niños, en todos los casos va a brindar información muy interesante.

Tenéis más información en el artículo “Test proyectivos gráficos: qué son y los más importantes

Test proyectivos más conocidos

A continuación, os vamos a citar algunos de los test proyectivos más conocidos (el Rorschach es conocido hasta por las series televisivas) y frecuentes que hoy día se siguen utilizando diariamente en la clínica.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

En este ámbito clínico es importante conocer que para una buena interpretación de los resultados obtenidos se requiere de pasar una batería de test al paciente. Se suele comenzar por una batería de test un poco más estructurada, dentro de los proyectivos, para que no genere una gran ansiedad en el paciente y se avanza hasta pruebas más ambiguas como puede ser el Rorschach.

De esta manera, si uno cuenta con una buena batería de test (una selección gráficos y verbales) será mucho más fácil obtener una interpretación más certera de qué es lo que le ocurre al paciente y cuál es el mejor tratamiento para él.

Dicho esto, es fundamental que se escojan los test en función del paciente, su conflictiva y la estructura que ya se ha ido percibiendo en las primeras sesiones de la entrevista diagnóstica, no es pasarle a todos los pacientes los mismos test.

Test de Rorschach

Los test proyectivos

El test de Rorschach es uno de los test más famosos y también de los más complejos de interpretar. Este test es conocido como el test de las manchas de tintas a nivel popular, ya que consiste en la presentación de una serie de láminas que se caracterizan por presentar manchas de tinta inestructuradas que pueden ser en blanco y negro o en color.

El sujeto debe de decir qué es lo que ve en esa lámina, debe describirlo y el psicólogo lo transcribirá literalmente, tal y como lo va definiendo. A su vez, también se escribirá algunos detalles del lenguaje no verbal como las reacciones, tono de voz, etc. y los comentarios que realice al ver cada una de las láminas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

Hay mucho que decir sobre este test, podéis encontrar más información y todas las láminas en el artículo “Test Rorscharch

Test de Apercepción Temática (TAT)

Los test proyectivos

A la hora de aplicar este test tenemos que tener en cuenta tanto la edad del sujeto como su género, ya que pasaremos diferentes láminas en función de si es hombre-mujer, niño o niña.

En esta ocasión, nos encontramos con un test proyectivo que está formado por veinte láminas en blanco y negro, que presentan diferentes escenas. Como no hay un antes y un después, será el propio sujeto el que proyecte sus sentimientos y pensamientos sobre qué es lo que ha ocurrido o qué es lo que ve en la escena, cómo se sienten los personajes y cómo termina la historia.

Por ello, la consigna que se le va a dar es que cuente la historia que cree que ha sucedido y describa la escena. El psicólogo deberá analizar tanto el discurso del paciente (debe copiar literalmente lo que dice), como el cómo lo dice y con quién se siente más identificado a la hora de describirlos, a quién le da el papel de personaje principal de la historia, cuáles son sus motivaciones, miedos e inquietudes.

Test proyectivos gráficos

test casa htp

Este tipo de test hace referencia a aquellos en los que se indica al sujeto-paciente que dibuje algo en concreto. Los dibujos siempre son libres pero con una sencilla indicación en la que se le pide que dibuje un árbol, una familia, una persona, etc. Todo dependerá de qué es lo que queremos saber y qué tipo de paciente tenemos ante nosotros.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Algunos de los test gráficos más importantes son:

Cualquier tipo de test no ha de tomarse a la ligera. Requiere de un contexto para poder interpretarlo de la manera adecuada y con la mayor concreción posible, adecuando la interpretación a la persona y su historia.

depsicologia.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos