¿Qué patologías puede tratar un psicólogo?

Si te estás planteando acudir o no a un psicólogo pero no te decides porque no sabes si puede ayudarte, en este artículo te contamos algunas dificultades o sufrimientos emocionales que se pueden tratar en una terapia psicológica. A su vez, os contaremos otros detalles sobre la terapia psicológica que os puede resultar interesante.

Terapia

A pesar de que aún siguen existiendo resistencias importantes para hablar abiertamente de la salud mental y de valorar el tratamiento del sufrimiento humano, cada vez son más personas las que se preguntan si no necesitarán poder hablar con un psicólogo.

Dicho esto, vamos a nombrar algunos de los diagnósticos o dificultades emocionales más frecuentes en la consulta para responder a qué patologías puede tratar el psicólogo:

Depresión

La depresión es uno de los trastornos mentales más frecuentes en esta sociedad, una enfermedad que además suele generar mucha incomprensión y frustración a las personas que se encuentran junto a la persona depresiva, lo que puede aumentar la sensación de soledad, desgana y apatía.

Por otra parte, también es importante tener en cuenta que la palabra depresión o “estoy deprimido” se utiliza hoy con gran ligereza en la población general, por lo que es importante poder diferenciar entre “estoy triste o estoy deprimido” tal y como vimos anteriormente en el artículo Estoy triste: cómo saber si es tristeza o depresión.

Ansiedad

En una sociedad en la que todo tiene que ser “ya, deprisa y corriendo”, en la que todo tiene que ser perfecto y controlable, la humanidad y la vida que es exactamente lo contrario parece que lleva a muchas personas a sufrir un estado de nervios regular y muy angustioso.

Sin duda, la ansiedad se puede tratar. La medicación a veces puede ser importante para el tratamiento pero no ha de ser lo único, hay que darle valor a la palabra, a la exploración, para tratar qué hay más allá del síntoma ansiógeno y ver por qué sucede. Si os interesa, podéis continuar la lectura en “Tipos de ansiedad: cuáles son sus síntomas y causas“.

Estrés

El estrés va ligado muchas veces a la ansiedad y a la angustia, sólo que parece que el estrés está mejor visto socialmente y uno dice con más facilidad “estoy estresadísimo” frente a “me ha dado un ataque de ansiedad esta mañana yendo al trabajo”. Sin duda, el estrés ha de tratarse pues tiene efectos físicos como psíquicos.

Terapia de pareja

La terapia de pareja es un espacio donde dos personas pueden tratar y exponer las cosas que le suceden, las dificultades que están teniendo y que un profesional les pueda ayudar a ver cuáles son las dinámicas que están dañando la relación para ponerle solución. Una terapia de pareja no implica que la relación vaya a continuar o se vaya a romper.

Adicciones

En la sociedad actual podemos hablar de diferentes tipos de adicciones: drogas, ludopatía o la tecnología (móvil, internet, redes sociales, videojuegos, etc.). Más allá del síntoma que puede ser la adicción a uno de estos objetos, es importante poder escuchar qué valor y papel ocupa ese objeto adictivo en la vida de dicha persona, pues esa puede ser la clave para poder generar el cambio emocional que necesita para salir de ello.

Bloqueos sexuales

La sexualidad es parte importante de cualquier relación y también del individuo en sí mismo. Cuando hay una dificultad en este ámbito se requiere de un profesional que pueda ayudarle a comprender qué es lo que está ocurriendo para que aparezca y se sostenga ese bloqueo, para que la sexualidad sea vivida como un espacio de malestar en lugar de placer.

Psicología infantil y juvenil

Los niños pueden mostrar dificultades a la hora de relacionarse con otros niños, de aprender, de poder admitir las normas o los límites que se le señalan, al igual que también puede haber otras dificultades más sonoras como el autismo, el asperger o trastornos del desarrollo. Pinchando en este enlace podréis completar la información con ¿Cuándo llevar a mi hijo a terapia?.

En cuanto a los adolescentes, están inmersos en una etapa de muchísimos cambios emocionales y físicos, se adentran en preguntas tan grandes como ¿Quién soy?, ¿Quién quiero ser?, ¿A qué me quiero dedicar? La adolescencia es un momento de construcción y a veces necesitan ayuda para poder ordenar todo ese caos interno. En este artículo ¿Qué le pasa a mi hijo? ¿Y a mí como padre o madre? podéis continuar leyendo y pensando con nosotros.

¿Qué es la psicología Cognitivo Conductual?

Como os hemos comentado en otros artículos, existen diferentes orientaciones psicológicas desde las que se pueden tratar las dificultades emocionales: psicoanálisis, gestalt, sistémica, cognitivo conductual, humanista, entre otras.

Para poder hablaros de qué es la psicología cognitivo conductual nos vamos a basar en www.ags-psicologosmadrid.com. Este tipo de orientación psicológica se centra en el síntoma, en su desarrollo y mantenimiento, por lo que el tratamiento está basado en aprender unas pautas y técnicas de intervención para poder controlar mejor el síntoma o hacerlo desaparecer. Por tanto, estamos hablando de una orientación psicológica que se centra en el pensamiento y en la conducta, por ello podemos decir que habla de aprendizaje, modificación de conducta y entrenamiento de habilidades.

Una sesión con un psicólogo va a variar mucho en función del tipo de psicólogo del que estemos hablando, pues en función de la orientación del mismo trabajará y escuchará de una manera diferente.

Sé que es una respuesta muy abierta pero la realidad es que difiere mucho desde una orientación a otra, aunque sí que me voy a atrever a generalizar que todos los psicólogos somos profesionales que escuchamos de una manera libre de juicios y de forma confidencial, por lo que todos vamos a intentar que os sintáis cómodos en la terapia para que os podáis ir abriendo poco a poco, a vuestro ritmo, y así crear un buen vínculo que permita tratar el sufrimiento.

Leed esto con un poco de humor pero con toda la realidad del mundo: los psicólogos no tenemos varitas mágicas. Al igual que tampoco existe la pastilla mágica que retire el dolor sin más, pues la medicación psiquiátrica no cura, únicamente apacigua el síntoma.

Por tanto, cuando hablamos de cuántas sesiones son necesarias es importante deciros que no hay un número de sesiones concretas y absolutas. Cada proceso terapéutico es diferente, al igual que también va a depender del tipo de trabajo terapéutico que queráis hacer en vuestra terapia.

A su vez, no es un trabajo unidireccional. Cuando uno se encuentra en terapia con un profesional descubrirá que es un trabajo terapéutico en conjunto. Esto es importante tenerlo en cuenta porque el paciente forma parte activa del proceso terapéutico, no es “que me quite usted este dolor” sino que “usted pueda entenderse para que pueda cambiar o desaparecer ese dolor”.

¿Qué son las Terapias de Tercera Generación ?

Las terapias de tercera generación dan un paso más de las terapias cognitivo conductuales pero provienen de las mismas, por lo que hay muchísimas similitudes. La diferencia de esta nueva generación es que intentan intervenir desde una perspectiva más contextual y funcional, procurando adaptarse más al sujeto y que sean más flexibles.

¿Qué patologías puede tratar un psicólogo?
3.50 / 5
3.50 - 2 Votos

También te puede interesar